Menú
Personajes / 14 de noviembre de 2018

Paula Selby Avellaneda: “Nadie va al shopping a buscar diseño”

Creó una marca de ropa éxito en la escena independiente. Copias, nombre irónico, alta costura a distancia y diseños para Tini Stoessel.

Foto: Marcelo Escayola

La del diseñador que saluda al final del desfile de negro minimalista, contrastando con la explosión de colores de sus creaciones, es una imagen recurrente. Y aunque no estamos en un desfile sino en su atelier y ella tampoco va de negro, la impronta de Paula Selby Avellaneda tiene algo de ese despojo, de ese manejo práctico de las prendas, porque la creatividad está puesta en otro lado: al servicio de su trabajo. Con apenas un retazo de tela anudado como una pollera, una camisa y unas chatitas es, sin embargo, pura prestancia. Lo rupturista queda para su marca, House of Matching Colours, que creó a los 24 años en Europa e instaló hace dos en Buenos Aires. Desde adolescentes hasta señoras y las más variadas celebridades, son muchas las que caen rendidas ante sus camperas de cuero, su colección prêt-à-porter y su segmento especial de novias.

En sus diseños se respira el aire fresco de quien crea fuera del molde y no escucha a la moda, un poco gracias a su formación en la Academia de Arte de Amberes, en Bélgica, y otro tanto a su historia familiar, con una madre que importaba telas desde Bali y en Buenos Aires creó el local de ropa usada Juan Pérez. “Nací en Brasil, vivíamos en un pueblito cerca de Buzios. Mi mamá tenía en el garaje una mesa de corte, otra de estampería y unas máquinas. Ahí fabricaba ropa para vender en Uruguay en locales de temporada”, relata. Para cuando terminó el colegio y debió comenzar a estudiar, eligió hacerlo en Milán y luego en Bélgica.

Noticias: ¿Tenía la idea de volver o pensaba en quedarse?
Paula Selby Avellaneda: Todo el tiempo pensaba en volver. ¡El primer año casi me vuelvo diez veces! Me sentía trabada… Pero siempre supe que iba a volver porque siento que acá hay mucho por hacer.

Noticias: Comenzó su carrera en el contexto ideal europeo. ¿Cómo fue volver y abrir su negocio aquí, donde el panorama es más incierto?
Selby Avellaneda: Un caos. Pero mientras vivía en París y Londres ya producía la mercadería acá. Volvía a Buenos Aires, producía durante seis semanas y lo mandaba. Luego vine a instalarme porque necesitaba tener una dirección y una oficina, un lugar donde tributar. Si bien la Argentina es un caos, es un lugar donde las cosas pueden hacerse mientras que viviendo afuera, en lugares tan organizados, a veces hay más limitantes.

(Lea también: Javier Saiach: “No sé hacer lo típico, quiero impactar”

Noticias: Además hizo un master en Management en París. ¿Cómo complementó eso su carrera?
Selby Avellaneda: Me dio el lenguaje para expresar estrategias y armar una estructura de trabajo. Pero siendo más creativa que empresaria, me confundió mucho. Tardé en sacarme de encima esa formación y volver a sentirme diseñadora. Cuando tenés una empresa chiquita, estás mucho en los imprevistos, y cuesta entrar en una sintonía donde las ideas buenas se desarrollen.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: Muchos creativos buscan un socio comercial. ¿La marca es sólo usted?
Selby Avellaneda: Sí, pero arranqué House of Matching Colours muy chica, a los 24. Lo empecé en Londres, después fui a París, vine a Buenos Aires, hice diseños para músicos, camperas de cuero, una colección de prendas especiales… Tomo cada temporada como un proyecto distinto. Cambio la propuesta según el termómetro de lo que me pasa.

Noticias: ¿Por qué el nombre?
Selby Avellaneda: Porque cuando arranqué, no tenía la intención. Venía haciendo trajes a medida para músicos. Me invitaron a mostrar eso y mi colección de graduación en Amberes en la Semana de la Moda de París y le tenía que poner un nombre. Pensé qué hacía y vi que lo más básico era combinar colores. Le sumé el “House of” como un chiste porque me parecía un disparate estar armando una marca; no me lo tomaba en serio. Y las marcas top alrededor eran “House of” o “La maison”. Fue una ironía porque lo mío era un perchero y una tarjetita. En Amberes te inculcan ser contracorriente y me parecía poco interesante meterme en la moda.

Noticias: ¿Con qué músicos trabajó y cómo fue lidiar con esos egos?
Selby Avellaneda: No hubo grandes cuestiones de egos. Uno de los trabajos más lindos fue en Londres para la banda The National. Hicieron una ópera y habían invitado a TV On the Radio y a Kelley Deal de The Breeders. Fueron tres funciones en las que tuve a mi disposición todo el atelier de The Barbican, un centro de arte espectacular. Lo que más disfruto es cuando me gusta la música de ese artista, como en este caso.

Noticias: ¿Acá le interesaría vestir a alguien en particular?
Selby Avellaneda: Siempre se acercan figuras. El año pasado le hicimos el vestuario a Tini (Stoessel). Sabe lo que le queda bien y es perfeccionista. Viajé con ella e hice el principio de la gira, en la Argentina y España.

Noticias: ¿Con qué clase de clienta se encontró acá?
Selby Avellaneda: Son mujeres seguras y excéntricas. Me divierto un montón. Tengo clientas que son casi parte del proyecto porque me llevan a hacer cosas distintas. Hago vestidos sobre el cuerpo, así que aprendo de los físicos, gustos y el calce.

Noticias: ¿La inspira cómo se visten las mujeres en la calle?
Selby Avellaneda: No tanto porque somos básicos. Bastante clásicos, deportivos, cómodos. Somos tranquilos y nos arriesgamos poco. Nadie se pone algo que llame la atención. No me parece que en la Argentina la ropa sea un medio de expresión creativo. Pero el diseño es un lujo y no tiene por qué ser para todos los días. Pero acá sí hay marcas e identidad. Hoy la fidelidad de una persona por una marca no tiene tanto que ver con diseño como con el lifestyle que vende. Nadie va al shopping a buscar diseño.

Noticias: Pero dice que acá sí ve diseño.
Selby Avellaneda: Sí y buenísimo. Lo primero que hice cuando llegué a Buenos Aires fue montar Panorama, una multimarca. Teníamos a Bandoleiro, Vanesa Krongold, Sagrada Buenos Aires, Dubié estaba a dos cuadras… Lo interesante fue que un montón aparecieron a raíz de que tenían un lugar para vender.

Noticias: ¿Cómo le gusta vestirse?
Selby Avellaneda: En mi placard casi no hay nada de House of… Me visto siempre con un pedazo de tela atada a la cintura, una remerita y un sweater de cashmere o una camisa. Muy práctica. En las prendas me llama la atención que el género sea bueno, que esté bien cosida, que tenga buena forma y sea cómoda.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: ¿Cómo maneja los precios para no hacer ropa invendible?
Selby Avellaneda: Se complica mucho porque hay que pensar en lo que está pasando hoy, pero estar alerta a lo que va a pasar en seis meses porque no se pueden cambiar los precios durante la temporada. Además hay que especular cuánto te va a costar reponer esa tela, que a veces ni siquiera te venden porque ni los importadores saben qué precio ponerle. En ese sentido, mi dificultad al volver a Buenos Aires fueron los géneros. Compro a revendedores que importan, pero no hay tanto como me gustaría para expresarme.

Noticias: ¿La han copiado mucho?
Selby Avellaneda: Creo que sí. Me frustra porque copiar indica una falla en el sistema educativo. Cuando no pudiste encontrar en tus estudios las herramientas para expresar algo nuevo y único, mirás al otro. Es lo mismo que copiarte en un examen. Me da bronca porque hay un montón de creatividad en el país y me encantaría ver más apoyo educativo. Tuve la suerte de estudiar en un lugar increíble y me encantaría encontrar la forma de transmitir un poco de eso. Ahora estoy dando clases en la UP y me gusta mucho; algún día podría dedicarme sólo a eso. Lo que me hizo la diferencia en encontrar la seguridad para expresarme y darle sentido a lo que hago fue que me dieran herramientas. Si puedo darle eso a alguien, estaría encantada.

Noticias: ¿La moda le interesa?
Selby Avellaneda: No, no le presto casi nada de atención. Me interesa la ropa, me encanta estar en mi taller y me abre la cabeza ver el desfile de un estudiante recién graduado, pero no voy a leer una entrevista a un diseñador.

Noticias: ¿Qué se viene para House of Matching Colours?
Selby Avellaneda: Estoy copada con este interés de Texas. Estoy desarrollando un sistema para trabajar sobre el cuerpo a la distancia. Estos últimos seis meses estuvimos dedicados casi exclusivamente a estandarizar nuestra moldería y hacer pruebas de cómo se estira la tela y cómo es el calce y la medida perfecta para ver después cómo reproducir eso en proporciones particulares. Como alta costura, pero a la distancia y al por mayor.

Noticias: Vive muy cerca del taller, ¿logra desconectarse?
Selby Avellaneda: Me viene bien estar cerca porque voy y vengo. Desde chica conviví con un taller en casa… Cuando vivía en París, tenía un cuartito mínimo y por arriba de la cama tenía una mesa en la que diseñaba. Porque además de estar estudiando el master, apliqué a un concurso y quedé. Tuve que hacer una colección mientras estudiaba. ¡Hasta cosía en clase! Me es natural no disociar.

Vicky Guazzone di Passalacqua
@misskarma