Menú
Salud, Sociedad / 22 de noviembre de 2018

Emile Ratelband, el caso testigo para demostrar que existe más de una edad

El hombre holandés, con una edad cronológica de 69 años, una edad biológica de 45 años y una edad autopercibida de 49 años, pide que se le cambie la fecha de nacimiento.

Por

Emile Ratelband

Emile Ratelband, holandés, con una edad cronológica de 69 años, una edad biológica de 45 años y una edad autopercibida de 49 años, sorprendió al planeta solicitando ante un tribunal del sudeste de Holanda. Les pide, nada más ni nada menos, que reconsideren cambiar el año de su nacimiento para adecuarlo a esa edad que el hombre percibe que, en verdad, tendría.

(Lea también: Envejecimiento: no hay una, sino tres edades)

Emile le pide a los jueces que digan oficialmente que tiene 49 años, y no los 69 que su partida de nacimiento declara. Las razones del hombre no son estéticas, sino vitales: asegura “no soportar estar jubilado en virtud de su edad” (la cronológica), y hasta asegura que sus relaciones amorosas se ven seriamente perjudicadas porque, al decir su edad las mujeres más jóvenes pierden interés en él.

El casi septuagenario quiere que la fecha de nacimiento de su pasaporte pase del 11 de marzo de 1949 al 11 de marzo de 1969. “Me siento joven, en forma, delgado, y quiero que todo esto sea reconocido legalmente ya que me siento ofendido, perjudicado y discriminado por mi edad”, aseguró, en declaraciones a medios de comunicación holandeses.

Ratelband, que se desempeña como “coach’ personal especializado en el desarrollo y la conciencia de sí mismo”, es padre, está soltero, y alegó ante el tribunal de Arnhem que su solicitud “es totalmente legítima, como lo son las de personas del mismo sexo”, que obtuvieron el derecho de ser inscriptos con otro sexo. “Ellos no se sentían cómodos con sus sexos -ejemplificó-, yo no me siento cómodo con mi edad”.