Menú
Personajes / 8 de diciembre de 2018

Nacho Figueras: “No va más el zapato lustrado en el polo”

Es uno de los argentinos más conocidos del jet set mundial. Intimidad con la realeza, polirrubro con sello propio y confianza Pro.

Cuando uno se va a encontrar con quien The New York Times nominó como el “David Beckham del polo” por haber popularizado el deporte elitista en el país del Norte con sus apuestos looks, la pregunta de rigor es ¿qué puede tener de especial para convertirse en la cara de la firma Ralph Lauren desde hace casi dos décadas, acarrear una carrera como embajador de varias marcas de lujo, ser nominado como uno de los hombres más lindos del planeta por Vanity Fair y además de ser íntimo del príncipe Harry y embajador de su ONG, compartir intimidad fraternal con celebrities como Chris Martin de Coldplay o Ellen DeGeneres? La respuesta es sencilla: nada en particular. Porque una descubre que su poder encantador no está en las partes sino en el todo. Quien por lógica espera una actitud altiva y snobista, se encuentra con un tipo pintón sin estridencias, de modos suaves y educados y que se deshace en disculpas por haber llegado tarde. Pero lo que más sorprende es su compromiso para entablar un diálogo de mirada sostenida y una charla apasionada, lejos de cualquier narcisismo. El combo perfecto para ese amigo que todo famoso quiere tener y que cualquier marca de lujo quiere auspiciar… casi nada.

Noticias: Pasó la barrera de los cuarenta y comanda un equipo de polo (Cría Yatay) en la Argentina. ¿Se acabó la vida nómade de la familia Figueras?
Nacho Figueras: Al contrario, cada vez viajo más. Tengo partidos en distintos lugares del mundo y estoy con proyectos de diseño con SPG. Empecé con las caballerizas de Yatay y estamos haciendo un club ecuestre en San Francisco. Con Yatay todo viene desde hace tres años, cuando me vino a ver “Magoo” Laprida para ofrecerme hacer algo juntos con un equipo que no tenía cancha, camiseta, ni nombre. De repente clasifican para el Abierto, llegan a la semifinal y se convierten en un boom. Les sirve más a ellos que a mí, pero me divierto.

Noticias: Su figura es atractiva para muchas marcas.
Figueras: El polo es una excelente plataforma para contar historias. Hay un mundo cargado de tradición pero de sangre joven, animales, competencia, riesgo. Hay mucho para contar. Lo hago en el exterior, pero acá se me complicaba porque no tenía un arraigo. Pero la presencia de Yatay en el Abierto se convirtió en una plataforma para que pueda desarrollar este tipo de alianzas en la Argentina.

Noticias: ¿Las marcas ven “Nacho Figueras” y lo siguen?
Figueras: ¡No tanto! En este caso surgió porque soy amigo de Adam Neumann, el cofundador de WeWork, y conocí a Pato Fucks, su CEO de Latinoamérica. Hace un año le conté de Yatay y pensó que podíamos ser una buena plataforma para que la marca entrara en el polo. Es el Uber de mundo del trabajo. A Adam lo conozco desde que jugaba al polo en los Hamptons, mucho antes de que se les ocurra WeWork, es impresionante ver lo que logró.

Noticias: Acá hubo una movida del polo para aggiornar al público. Se hacen fiestas, afters, recitales. ¿Es necesaria esta apertura o es mejor que el polo siga como algo lujoso y exclusivo?
Figueras: Me gusta este cambio, es fundamental. Lo exclusivo está bueno, pero si no dan los números, no funciona. El polo no está pasando por su mejor momento y si queda exclusivo, se aísla. Las nuevas generaciones detestan eso. No va más la corbata y el zapato lustrado. El polo tenía una imagen de ser para pocos y lo perjudicó.

Noticias: ¿Le gustaría tener un cargo en la Asociación de Polo?
Figueras: Por ahora no, es mucho trabajo. Edu (Novillo Astrada) se lo tomó con un compromiso impresionante. La Asociación ya sabe que no quiero cargo, sino ayudar desde afuera.

Noticias: Fernet, mate, dulce de leche, asado, malbec… ¿Qué es lo que más extraña cuando está afuera?
Figueras: No extraño nada porque lo consigo o encargo. El mate es fundamental y el fernet me puede. No puedo contar mucho pero estoy armando algo groso con el mate y estoy estudiando hacer un tipo de fernet, que se va a llamar Amargo o Bitter. Acá no puedo competir, pero afuera me tengo fe.

Noticias: Mujer y cuatro hijos. ¿Cómo es la movida de una familia que vive viajando por el mundo?
Figueras: No es fácil ni glamoroso, pero le damos mucha importancia al estar juntos. Los chicos van al colegio acá. Pero casi la mitad del año viajamos, así que tenemos una maestra que viene con nosotros para que sigan con el año escolar.

Noticias: Afuera debe escuchar críticas sobre la Argentina, ¿qué es lo que más le molesta que critiquen de los argentinos?
Figueras: Reconozco que muchas de esas críticas tienen un fundamento. Me molesta que no hagamos nada para cambiarlas.

Noticias: Verdades y mentiras sobre los argentinos.
Figueras: No sé tanto lo de agrandados, sino nuestra falta de compromiso: arrancar y terminar las cosas como corresponde. Esa picardía de hacerlo más o menos. Creemos que es gracioso atarlo con alambre hasta que se convierte en un problema.

Noticias: ¿Le dan ganas de volver o hacer negocios en un país que es “poco serio”?
Figueras: Soy patriota a morir. Tenemos que ponerle mucha garra porque no se sale así nomás. Nos encanta criticar, pero tenemos un país increíble. No tenemos catástrofes naturales tremendas, tenemos tierra donde crece de todo, somos creativos y pocos, lo que significa que con no tanto podríamos arreglar este despelote. Cuando sos Filipinas, con millones de personas en un espacio chico sin tantos recursos naturales y tenés muchísimos pobres… te entiendo. Ni hablar del gobierno anterior que fue un desastre y se aburrieron de robar, pero prefiero hablar del hoy. Este gobierno cometió errores, pero las intenciones son buenas. Desde nuestro lugar, hay que ayudarlos. Hay que depurar una mentalidad anquilosada de afano, vagancia y corrupción. Hay que poner el pecho a las balas.

Noticias: ¿Cambió nuestra imagen como país de Cristina a Macri?
Figueras: ¡No sabés cuánto! Antes no nos respetaba nadie. Éramos el próximo Venezuela. Hoy nos ven cómo un país serio, con ganas de salir, aunque nos cueste más de lo que pensamos. También esa mentalidad fantástica de los argentinos que piensan que en dos años pasás de ser Venezuela a ser Australia, sin esfuerzos.

Noticias: Tiene llegada directa a celebrities y a la realeza, ¿qué cree que les impacta de usted?
Figueras: No sé, habría que preguntarles a ellos. Nuestra relación con Ellen (DeGeneres) se dio de casualidad. Tengo muchos amigos a los que quiero, de los que aprendo y me siento honrado.

Noticias: ¿Quiénes serían estas amistades queridas y admiradas?
Figueras: Amigos de verdad, que quiero y admiro, son Harry (de Inglaterra), Chris Martin (Coldplay) y Ellen: voy a su programa cada vez que me pide. Con mis amigos soy incondicional.

Noticias: Con usted, el príncipe Harry se permite salir del protocolo. Posteó una foto en una entrega de premios de polo donde él se besa con Meghan y lo dejan pagando con la copa. Escribió “Cuando querías que el trofeo se convirtiera en un violín. Qué increíble historia de amor”.
Figueras: Es que Harry es lo más normal que hay. Cuando estamos en África con la fundación (Sentebale) es el primero en despertarse y todo el tiempo pregunta cómo se puede hacer más y mejor. Es muy generoso, como era su mamá.

Noticias: Ha dicho que le gusta pintar…
Figueras: Muy autodidacta lo mío. Me gusta lo abstracto, pero pinto cualquier cosa. Siento que nadie me puede juzgar, es un espacio donde no hay otro propósito que el de relajarme. Pero desde hace unos años que no agarro un pincel. Si me pongo a pintar, tengo que abstrarerme dos o tres horas por día que prefiero dedicárselas a Delfi o a los chicos.

Noticias: Está con Delfina (Blaquier) hace más de dos décadas. ¿Ella tiene celos de estar con alguien al que la revista Vanity Fair nominó como uno de los hombres más sexy del mundo?
Figueras: ¡Para nada! ¡Yo tendría celos por lo que la miran! Delfi es mi gran compañera, tiene ojo e instinto. Cuando me proponen algo, la llevo conmigo y nunca falla. Además de sus fotos y jardinería, está muy metida con una marca de ropa, Acheval Pampa, que representa el lifestyle del campo argentino, y los chicos demandan con sus actividades.

Noticias: Entre las cosas insólitas que le tocaron, hubo una novela romántica, “High Season”, ¿se viene un segundo tomo o vamos por una autobiografía?
Figueras: ¡Mío no era! Fui como un “curador” de la historia y los personajes. Pero tengo dos ideas de libros en el tintero. Novela romántica no va más, me gustaría hacer un thriller donde maten a un polista, una onda “Revenge”. Autobiografía no porque no me gusta hablar de mí, pero si me gustaría contar la historia de Kareem Rosser, un chico afroamericano que salió de la calle gracias a la fundación Work to ride, una pequeña caballería de Filadelfia que ayuda a chicos de pocos recursos trabajando con caballos. Por el polo, Kareem tuvo una beca en la Universidad de Colorado y salió adelante. Churchill (Winston) decía que hay algo en el exterior del caballo que le hace bien al interior del hombre. Tengo como 300 caballos y conozco a cada uno. No necesitás terapia, ellos son tu terapia.

Noticias: Por años, ha sido el emblema de las fragancias de Ralph Lauren, ¿es verdad que no se puede cambiar el color ni el corte de pelo?
Figueras: Aunque no creo que lo haga, a partir del 31 de diciembre me puedo teñir de violeta o raparme porque se acaba mi contrato. Voy a dejar de ser el “Ralph Lauren guy”, como me dicen afuera, para ser más Nacho Figueras. Estoy listo para contar mis propias historias.

Gabriela Picasso