Menú
Teatro / 12 de diciembre de 2018

Eficaz recreación del mundo de Puig

Por

Foto: Carlos Furman

***  Unos pocos libros convirtieron a Manuel Puig (1932-1990) en uno de los narradores más originales que alumbró Argentina en la segunda mitad del siglo XX. Su escritura, audaz y por momentos irreverente, refleja de manera notable el tono coloquial del habla, al punto que su literatura es básicamente oral. Al leer, se escucha a los personajes y ese fue uno de los flancos que más le criticaron en su época. Se les endilgaba un culto a los estereotipos de la cultura popular, la pasión por el estilo folletinesco y la típica representación de la mujer que enriquece su vida a través de la de los otros. Como nadie es profeta en su tierra, todo lo que se le reprochó lo transformó en escritor de culto. El mundo irreal que habitan sus personajes es sugerente y contribuye a mantener vigente y atemporal una obra fascinante.

En 1988 publicó “Cae la noche tropical”, donde narra la historia de Luci y Nidia, dos hermanas que se acercan al ocaso de sus vidas. Una reside en Río de Janeiro y la otra la visita, tras la muerte de su hija, porque asevera que el clima carioca le sienta bien a sus problemas de presión arterial. Los días dorados han pasado hace rato y sus vidas se han vuelto monótonas. Ya no tienen más emoción que estar pendientes de la vida y milagros de la joven del piso superior, una psicóloga que concita la atención de las octogenarias. Como buenas compinches, se la pasan chismorreando sobre los avatares amorosos de la muchacha, sacan buen partido a situaciones que imaginan y proyectan sus propios deseos e inquietudes sobre la existencia de los hombres que rondan a la vecina. Los diálogos también dejan espacio para entrever el pasado de estas mujeres, las circunstancias que llevaron al distanciamiento geográfico y el grado de insatisfacción con que sobrellevaron sus matrimonios.

La versión escénica de Santiago Loza y Pablo Messiez (también eficaz director de la propuesta) es bastante fiel al libro y logra darle vitalidad a la relación fraterna aunque peca por su extensión. Una buena poda no le vendría mal. Y, ¿qué decir a esta altura de los trabajos de Leonor Manso e Ingrid Pelicori? Ambas son estupendas actrices y juegan a componer unas viejecitas caricaturescas, enclenques y adorables, que más de uno querría atesorar.

 

“Cae la noche tropical” de Manuel Puig. Con Leonor Manso, Ingrid Pelicori y F. Orazi. Dirección: P. Messiez. San Martín, Av. Corrientes 1530.