Menú
Noticias Uruguay / 1 de febrero de 2019

Julio María Sanguinetti: la gran sorpresa

El expresidente vuelve a ser protagonista. Su regreso generó efecto positivo en la intención de voto a los colorados. No confirma su precandidatura pero es favorito en la interna colorada.

Por

Julio María Sanguinetti hace crecer en las encuestas al Partido Colorado. Fotos: Javier Calvelo / ADHOC.

Noticias: Los analistas lo señalan como responsable del crecimiento del Partido Colorado. ¿Lo atribuye a un “efecto Sanguinetti”, como dicen?

Julio María Sanguinetti: La salida de Batllistas fue la consecuencia de un estado del Partido Colorado de desvanecimiento en la escena pública. La salida de Pedro Bordaberry, que había sido el líder hasta ese momento y el candidato en dos elecciones, había dejado al partido sin conducción y lentamente estaba afuera de las conversaciones. Paralelamente se iba generando una situación de pesimismo en el posible electorado colorado y en su dirigencia, que fue generando una situación compleja. Estaba la expectativa de Talvi, pero su estrategia era totalmente un movimiento distinto y no aceptaba apoyos de nadie de la mayoría de la estructura tradicional. En ese ínterin un conjunto grande de gente, encabezado por el intendente de Rivera (Marne Osorio) y Tabaré Viera, y otros, me vienen a ver diciendo: “o te ponés adelante o esto se va a dispersar, y el partido no va a levantar”. Y yo que venía con la situación angustiosa de ver que si el partido no estaba más fuerte no iba a haber alternativa de cambio al Frente, me decidí, les dije que sí, y ahí salimos. Y a partir de allí se generó un movimiento interesante que se reflejó rápidamente en las encuestas, y sobre todo en el humor.

Noticias: Ha dicho que su aspiración es que el partido tenga un papel decisivo en las elecciones. Pero la torta de votos es una sola, los blancos parecen tener un piso de 30 puntos (ahora Equipos les dio 34), el Frente Amplio un poco más, y por más crecimiento colorado, parece difícil hacerlo por encima de eso. ¿Cuál sería la meta?

Sanguinetti: No hay una meta cuantitativa. Hemos fijado una meta cualitativa: aspiramos a ser la mayoría o la minoría mayor. Lo importante es ser decisivo para la alternativa de cambio del Frente hacia un gobierno de coalición de los que hoy somos oposición.

ESTADO DE ÁNIMO. “Hoy soy un dirigente alegre que mira el futuro con optimismo”. Foto: Diego Ituño

Noticias: ¿Se imaginaba protagonista de esta competencia hace un año y poco atrás?

Sanguinetti: En el mes de abril de este año, o en mayo, si me hubiera preguntado me hubiera reído. Porque sí estaba activo en el periodismo político, en las conferencias, activo internacionalmente, con los libros, y activo dentro del partido también, participando en el debate; en los medios estaba presente, no en actitud electoral, pero sí en actitud de debate. La verdad es que no me imaginaba estar metido en esto. Fue una especie de sorpresa para mí mismo, pero respondió a ese estado de ánimo y a esa situación política.

Noticias: Usted dice que no está definido, pero el precandidato Ernesto Talvi asegura que usted se comporta como precandidato, y él y el sector Ciudadanos asumen que será pre­candidato. ¿Se siente así?

Sanguinetti: Yo siento que estoy luchando por recuperar el partido; hemos llegado a fin de año y en seis meses cambió la situación del partido. Hoy soy un dirigente alegre que mira el futuro con optimismo, y ya veremos qué decisiones se toman el año que viene.

Noticias: ¿Pero actúa como pre­candidato, o no?

Sanguinetti: No actúo como pre­candidato. Actúo simplemente como vocero o portavoz de un grupo de gente del Partido Colorado que no había encontrado ubicación y que me vino a buscar. Y además, eso sí, siento que represento el pensamiento y el sentimiento batllista. Eso sí, autén­ticamente.

Noticias: Se lo pregunto porque he ido a más de un acto suyo, y es notorio que los dirigentes o militantes van por usted, dicen que van a verlo a usted, y tienen la expectativa de ver al precandidato del sector Batllistas.

Sanguinetti: Que haya una expectativa es halagador. La definición política de quién o cuál será nuestra fórmula electoral se definirá el año que viene, alrededor de marzo. Así que no tengo nada para anunciar ni para descartar.

Sanguinetti lidera las encuestas del Partido Colorado pero todavía no definió si será precandidato. //Foto: Diego Ituño

Noticias: ¿Qué le dijo usted a Talvi cuando él prefirió seguir la carrera hacia la interna sin el respaldo de lo que hoy es Batllistas?

Sanguinetti: Hablamos muchas veces de ese tema, no es que hablamos una conversación simplemente. Después de la muerte de Jorge Batlle yo lo llamé, y le dije que así como conversaba con Jorge podía hacerlo conmigo, de los temas políticos del partido. Y así lo hicimos. Es más, la semana antes de que él saliera a la escena lo fui a visitar a Ceres, y fue la última conversación de fondo que tuvimos. Él tenía su idea. Yo no la compartí, nunca; me parecía que era una idea forma­lista, equivocada, pero uno tiene que respetar las decisiones de los demás. Yo no pretendí imponerle nada. Simplemente quería, desde afuera, apoyar una eventual candidatura de él en la medida en que la veía interesante. Él definió otra cosa y lo respeto. Es su decisión. Cada uno tiene derecho a definir su estrategia.

Noticias: ¿Talvi cometió un error al no aceptar el apoyo de quienes hoy integran Batllistas?

Sanguinetti: Eso ya pasó. Él tomó la decisión que tomó, y yo tuve que tomar la que tomé (risas).

Noticias: Usted insiste con un gobierno de coalición. Uno de sus primeros movimientos fue reunirse con los líderes blancos. ¿Su objetivo en esta campaña es transformarse en el arquitecto de un gobierno de coalición para el próximo período?

Sanguinetti: Los dos objetivos míos eran la recuperación del partido como fuerza electoral y ayudar a la construcción de un gobierno de coalición. Sin ninguna duda es un gran objetivo contribuir a eso.

Fui a ver a los blancos primero porque en aquel momento no tenía representación de nada. Fui a título personal. Después se lo dije al señor Mieres, intenté decírselo al señor Novick, y esa es mi idea. Creo que todas las fuerzas de la oposición hoy, los que creemos que Venezuela es una dictadura y no una democracia como cree el Frente Amplio, debiéramos reforzar nuestras coincidencias para ofrecerle al país una alternativa. La tradición del país es esa. Lo que ocurre es que estos gobiernos de mayoría absoluta del Frente Amplio han desacostumbrado a los gobiernos de coalición, que fue la historia. Nadie tuvo, muy pocas veces, gobiernos absolutos.

Noticias: ¿Es más importante eso, un gobierno de coalición, que el hecho de que gane el Partido Colorado? Lo digo porque Talvi insiste con que usted habla de un gobierno de coalición poniendo a los blancos como ganadores.

Sanguinetti: Eso no es verdad, yo nunca puse a los blancos como ganadores. En todo caso, con Ernesto no discuto del tema. Basta verme a mí en el escenario para darse cuenta de que estoy dando todo lo que tengo y un poco más para el triunfo colorado. No creo que nadie esté haciendo más. Por suerte hay otros que están haciendo mucho también. Nadie está dando más que yo para el triunfo colorado. Discusiones adentro del partido ni tengo ni voy a tener.

Noticias: En la campaña electoral de 2014, Luis Lacalle Pou dijo que si llegaba al gobierno formaría un “consejo de ancianos”; lo dijo refiriéndose a los ex presidentes, como consejeros para eventuales circunstancias o temas. ¿Usted estaría dispuesto a cumplir ese rol? ¿Cuál es el rol que quiere jugar en un eventual gobierno blanco?

Sanguinetti: Voy a trabajar desde donde sea; desde el Parlamento, desde el partido, o desde el gobierno o desde donde sea, para afirmar un gobierno de estas características y que funcione. El lugar no lo sé. Ya lo veremos.

Noticias: ¿Cuáles son los acuerdos que sí o sí tiene que haber en un eventual gobierno de coalición?

Sanguinetti: La política exterior, la inserción internacional, la seguridad ciudadana, la educación, como asuntos primordiales y esenciales. Me parece que esos son muy urgentes. Y naturalmente hay que compaginar una visión económica y social, sin la cual nada tiene sentido.

Noticias: El plenario del Fren­te Amplio sancionó al ex vicepre­sidente Raúl Sendic. ¿Cree que eso tendrá efecto en la campaña?

Sanguinetti: Yo diría que el efecto Sendic ya está instalado y no va a desaparecer. Porque el Frente expulse a Almagro por hablar mal de Venezuela y le dé 17 meses de suspensión a Sen­dic para que vuelva a tener futuro, no parece ser algo muy congruente desde el punto de vista ético.

O sea que esto va a seguir dando que hablar, porque el propio Sen­dic sigue hablando y tiene sus debates con Astori, por ejemplo, donde van y vuelven las acusaciones de tipo ético. Esto el Frente desgraciadamente no lo procesó bien, y digo desgraciadamente porque al sistema no le hacen bien estos debates.

Noticias: ¿Lo nota cambiado al Frente Amplio?

Sanguinetti: El Frente Amplio tiene un cambio cualitativo sustancial que se verá en la elección, que es la declinación del grupo de Astori. Es un cambio cualitativo de enorme consecuencia. Nosotros lo estamos viendo. Hacia allí fueron muchos colorados; de allí están volviendo muchos colorados. No sé cuántos, pero están volviendo algunos que uno va viendo. Supongo que puede ocurrir lo mismo con otros partidos. El sector moderado del Frente declina; ya no ofrece aquel razonamiento que uno oía con cierta frecuencia y que decía “yo no soy frentista, pero voto a Astori porque me asegura que algunas locuras de los sectores radicales no van a pasar”. Eso creo que hoy ya no va a estar.

Noticias: Lo que usted está diciendo es que aquel muro que había entre los partidos tradicionales y el Frente Amplio se bajó.

Sanguinetti apuesta a la unión de la oposición para ofrecer una alternativa al Frente Amplio. //Foto: Diego Ituño

Sanguinetti: Exacto. Yo no creo que haya ahora ningún votante de un partido tradicional que se pase hacia el Frente. Y veo muchos votantes del Frente que han pasado a la indecisión. O aún, en algún caso, retorno a su viejo partido. O bien, no veo en los jóvenes la automaticidad que había hace 10 años en virtud de lo cual, todo joven de 18 o 20 años tenía que ser frentista o era un fascista o se sentía muy mal en la oficina, donde se le reían los compañeros. Hoy eso ya no está.

Noticias: ¿Cuáles considera que han sido los logros del Frente Amplio en estos períodos?

Sanguinetti: Los mayores logros del Frente Amplio están ubicados en lo que no hizo. Y en el entierro que produjo del grueso de sus viejas consignas: no pagar la deuda externa, nacionalizar el comercio exterior, nacionalizar la banca, la tierra para el que la trabaja, etc. Para mí lo más importante que hizo el Frente fue abandonar su propuesta de revolución de las estructuras básicas del país. Y eso ha sido también su mayor contribución, porque ha quitado eso del escenario y ha sido lo que le ha permitido transitar: cuando el Frente hacía propuestas como las anteriores no ganaba. Ganó el día en que enterró todo eso. Y luego podemos hablar de aciertos parciales, pero no de grandes logros en el conjunto de los grandes temas porque no los ha tenido.

Noticias: ¿Cómo calificaría este segundo gobierno de Vázquez?

Sanguinetti: Ha sido un periodo sin mayores novedades, sin mayores iniciativas. Está terminando los últimos dos años del gobierno como esos cuadros de fútbol que van ganando uno a cero y el otro cuadro los asedia, y mira al juez deseando que termine, pidiendo la hora.

LIDERANDO LA INTERNA

Casi seis de cada diez votantes (59%) colorados eligen al ex presidente Sanguinetti como candidato, según la última encuesta de Equipos Consultores (dic. 2018). Su precandidatura lidera la intención de voto en la interna colorada. Segundo en las preferencias está el economista Ernesto Talvi (16%), del sector Ciudadanos, y tercero, a un punto, el senador José Amorín, de Uruguay Batllista. En comparación con la medición anterior (ago. 2018), Sanguinetti pierde ocho puntos pero mantiene una ventaja considerable respecto a sus adversarios en la interna.

También mejora la intención de voto al Partido Colorado. Respecto a la medición de octubre sube dos puntos. A lo largo del año la intención de voto a los colorados creció casi constantemente. Pero si bien crece, hace cinco años, en diciembre de 2013, también año preelectoral, la intención de voto a los colorados era de 14 puntos.