Menú
Noticias Uruguay / 14 de febrero de 2019

Mercosur: otra vez, sin pena ni gloria

La Presidencia pro tempore de Uruguay que recién se cerró vuelve a mostrar un resultado anodino. Hay esperanzas de revitalizar el bloque con los cambios políticos recientes en la región.

Por

La LII Reunión Ordinaria del CMC del MERCOSUR se llevó a cabo en Montevideo. //AFP

A mediados de diciembre último se realizó en Montevideo la LII Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común del MERCOSUR (CMC), y la Cumbre de Presidentes del MERCOSUR con la presencia de los presidentes de los cuatro países fundadores del bloque regional.  El CMC es el órgano político máximo del MERCOSUR, y se integra con los ministros de Relaciones Exteriores y ministros de Economía de los países que conforman el proceso de integración (actualmente coinciden con los países fundadores dado que el otro miembro del MERCOSUR, Venezuela, está suspendida en sus derechos).

La reunión se desarrolla preceptivamente al finalizar el semestre durante el cual uno de los países miembros (en orden alfabético) culmina el ejercicio de la Presidencia pro tempore del bloque regional, y en esa oportunidad le transfiere dicha presidencia al próximo país que la ejercerá durante 6 meses, y así sucesivamente. En esa ocasión tiene lugar la Cumbre y la Reunión de los Presidentes del MERCOSUR con los Estados Asociados del MERCOSUR. La finalización del semestre de la Presidencia pro tempore de un país y la evaluación de los resultados de las actividades desarrolladas durante ese tiempo, es una instancia sumamente importante para el proceso de integración, así como para el país que tuvo a su cargo el ejercicio de la Presidencia pro tempore. De hecho, las Presidencias pro tempore, se preparan con mucha antelación y los Coordinadores Nacionales de las distintas instancias orgánicas institucionales del MERCOSUR procuran obtener resultados tangibles de las actividades desarrolladas durante la Presidencia. Ello se ve reflejado en la Normativa MERCOSUR (Decisiones, Resoluciones y Directivas) que se han ido aprobando durante el transcurso del semestre. Pero esta no es la única forma de evaluar el proceso de integración, y en ese sentido, en cátedra y doctrina hemos resaltado la importancia que revisten las Declaraciones Presidenciales y los Comunicados Conjuntos que se aprueban en ocasión de las Cumbres Presidenciales de los Estados parte del MERCOSUR, y en forma conjunta con los Estados Asociados.

La recorrida de los documentos antes señalados en las sucesivas Cumbres Presidenciales desde la primera del año 1991 hasta la fecha, permite al lector conocer claramente el “estado de situación del proceso de integración”, en términos de logros obtenidos y de la proyección futura.

Esa visualización permite al estudioso del MERCOSUR reconocer a lo largo del tiempo la evolución del proceso con sus luces y sombras, en función de los objetivos trazados en su Acto fundacional, esto es, el Tratado de Asunción.

Esta introducción era necesaria, dado que considero que el MERCOSUR es esencialmente un proceso de integración económica y comercial entre los países signatarios del Tratado de Asunción, y desde esa óptica puede observarse el resultado de la Presidencia pro tempore del Uruguay.

Pues bien y en resumen, de la lectura del Comunicado Presidencial solamente encontramos –relacionado con el contenido económico y comercial del proceso una mención genérica a la importancia de la profundización del proceso de integración (numeral 2) y al finalizar se valoran los logros obtenidos durante los años 2016 y 2018 en la celebración de acuerdos bilaterales en el seno de la ALADI.

Es un escaso resultado para un proceso de naturaleza económica y comercial, sin desmedro de la importancia de los otros temas que se incluyen en el Comunicado Conjunto, y sin perjuicio del informe de la Coordinadora Nacional del Uruguay. El MERCOSUR requiere otra dinámica, proyección y profundización, que esperemos la Presidencia pro tempore Argentina y la de Brasil con su nuevo Presidente asuman definitivamente para impulsar la verdadera integración económica y comercial y un adecuado relacionamiento externo del que fuera un exitoso bloque regional en los primeros cinco años desde su creación.

*ABOGADO. Director de la Maestría en Integración y Comercio Internacional de la Universidad de Montevideo. Profesor titular de la Cátedra de Derecho de la Integración de la Universidad de Montevideo.