Menú
Teatro / 12 de marzo de 2019

La maldad del mundo: cabal disección del espíritu humano

En un elenco de homogénea calidad, dirigido por Staffolani con suma precisión, ingeniosas acciones y múltiples recursos expresivos, sería injusto no destacar la notable interpretación de Fabiana Falcón.

Por

Fotos: gentileza Mutuverría PR (fotos Alejandra Del Castello)

**** . “En el mundo, no existe la maldad. Todo mal está en nuestras almas, y puede ser destruido”, afirmó León Tolstói. La frase viene a la memoria al presenciar la última pieza del actor, dramaturgo y director argentino Alfredo Staffolani (1982). Porque este axioma parece guiarlo en una propuesta que supera lo puramente verídico y localista hasta erigirse en cabal disección del espíritu humano y el vendaval de pasiones que lo agitan desde la noche de los tiempos.

Durante la década del sesenta, en Florencio Varela, una joven operaria fabril se hace cargo del bebe abandonado por Célica, una prostituta de la zona y lo lleva a vivir a la casa familiar junto a sus padres y nueve hermanos. Años después, esta mujer aparece con la idea de recuperar a su hijo ya adolescente y ofrecerle un mejor porvenir en el centro porteño donde aún ejerce su oficio. La primera parte de la historia es real, le ocurrió a Luisa Acosta, la madre del autor, cuando era adolescente; lo demás remite libremente y sólo en parte, al argumento de la mítica película “Mamma Roma” (1962) del cineasta italiano Pier Paolo Pasolini. Un bienvenido aliento de piedad y nobleza atraviesa los diferentes testimonios vertidos y las escenas desplegadas que componen su bien estructurada trama.

En un elenco de homogénea calidad, dirigido por Staffolani con suma precisión, ingeniosas acciones y múltiples recursos expresivos, sería injusto no destacar la notable interpretación de Fabiana Falcón. Actriz todo terreno, en la piel de Célica, construye una criatura visceral que recuerda, sin imitarla, a la inolvidable Anna Magnani, protagonista del citado film.

Tubos de neón distribuidos en los estantes de madera vacíos de lo que fue la biblioteca de esta entidad, más una cortina corrediza que crea ámbitos y sirve como eventual pantalla donde se proyectan imágenes, le bastan a la talentosa escenógrafa Magali Acha para diseñar una ambientación sugerente.

Sin temor a exagerar, estamos ante una sólida obra que debería continuar sus representaciones, aquí y, por qué no, en el extranjero.

“La maldad del mundo” escrita y dirigida por Alfredo Staffolani. Con Fabiana Falcón y elenco. Centro Cultural Rojas, Av. Corrientes 2038.