Menú
Teatro / 19 de marzo de 2019

Un instante sin Dios: descollante duelo actoral

Por

Foto: Gentileza Varas Otero

****  La dramaturgia del también novelista y guionista argentino Daniel Dalmaroni (1961) siempre es cautivante. Su manejo de los tiempos y el uso del lenguaje con certero impacto teatral, brinda a sus piezas la eficacia de un mecanismo de relojería. “New York”, “Una tragedia argentina”, “Maté a un tipo” y “El secuestro de Isabelita”, por mencionar solo algunas de las más elogiadas, son un claro ejemplo.

“Un instante sin Dios”, no le va en zaga. La historia parece seguir un camino aunque en realidad, como si se tratara del mítico caballo de Troya, encierra un final inesperado que, por supuesto, conviene no revelar.

Como en la máquina de guerra imaginada por Odiseo, el artilugio se inicia cuando Rodolfo (Nelson Rueda), joven ejecutivo de una empresa bioquímica, se presenta ante la pequeña iglesia del norte argentino, para hacerle una donación al sacerdote del pueblo (Arturo Bonin). El clérigo tiene una trayectoria intachable, y ha vivido dedicado a socorrer a los más humildes y desposeídos. Ante la suculenta oferta, desconfía de manera inmediata del origen de los fondos, sobre todo, cuando el empresario le dice que la dádiva sólo será concedida bajo una condición: conocer en profundidad algunas circunstancias del pasado de este hombre fiel a Dios.

Así, el encuentro da pie a la aparición de un sinnúmero de temas, relacionados con los misterios de la vida, aunque el hincapié está enfocado en la falta de compromiso de cierto sector de la Iglesia católica ante diferentes hechos de la historia argentina. Precisamente, el mayor reproche del mecenas vendrá con el recuerdo de 1976, cuando esa actitud indolente y contemplativa de los años de plomo, reflejó la cuestionable manera de actuar de gran parte de la sociedad civil durante la última y atroz dictadura militar. La trama mixtura actualidad, suspenso y un crescendo que se enrarece lentamente hasta el amargo final.

El duelo actoral es impecable y permite el lucimiento de sus intérpretes; tanto Bonín como Rueda descuellan en su sincera e intensa entrega, muy bien dirigidos por el mismo Dalmaroni.

“Un instante sin Dios” escrita y dirigida por D. Dalmaroni. Con Arturo Bonín y Nelson Rueda. Nün, Ramírez de Velazco 419.