Menú
Opinión, Política / 4 de abril de 2019

Por qué Mauricio Macri puede ganar

Si fuera por la economía, casi tendría asegurada su derrota. Por suerte para él, es probable que sus potenciales votantes no se guíen sólo por eso.

Por

Macri Duran Barba
vehemente. Macri levanta la voz en sus apariciones para demostrar que sigue en la pelea. Durán Barba confía en él: aún conserva un 30% de imagen positiva.

Es lógico que el Presidente tenga temor de perder las próximas elecciones. No estaría en su sano juicio si no lo tuviera.
¿Cómo podría estar seguro de ganar, después de cuatro años en los que consiguió la mayor tasa de pobreza, crisis e inflación desde 2001?

Si fuera por la economía, casi tendría asegurada su derrota.
Por suerte para él, es probable que sus potenciales votantes no se guíen sólo por eso.

En principio, el votante de Cambiemos no es “el” votante de Cambiemos. Son personas con intereses que en algunos casos pueden coincidir y, en otros, ser opuestos; que defienden valores que varían según la edad o el lugar donde viven. Se trata de una alianza social que incluso es más compleja que la del peronismo y muchísimo más que la del radicalismo, y en la cual conviven conservadores con progresistas, religiosos tradicionalistas con militantes new age, abortistas y antiabortistas, individuos de alto poder adquisitivo con habitantes de barrios marginales.

Es una alianza policlasista en la que los resultados económicos no afectaron a todos por igual y en la que, además, no todos miden a Macri por los resultados que prometió y no cumplió.

Porque para ellos hubo promesas (tácitas o explícitas) con las que él sí cumplió. Por ejemplo, ese votante está tan convencido como el kirchnerista de que el Gobierno está detrás del avance de las causas por corrupción que tienen en la mira a Cristina Kirchner.

No importa que Macri se canse de repetir que eso no es cierto: una mayoría está segura de que los jueces y fiscales actúan al ritmo del poder de turno y que es el Presidente el que impulsa esas investigaciones. Lo que para los kirchneristas es un motivo más para no votarlo, para los antikirchneristas es un justificativo clave del voto anticorrupción.

(Leer también: Ni Macri, ni Lavagna, ni Cristina: en el 2019 ya ganó el dólar)

Otros interpretan como un logro las “formas” de funcionarios que no gritan, ni dan discursos largos e impostados, ni atacan a los periodistas. Son sectores de clase media y media alta que creen que una institucionalidad amigable debería ser la norma, pero que en este país es un atributo. Son los mismos que también valoran la apertura de relaciones con el mundo, la exitosa recepción del G20, las críticas contra Maduro y el reconocimiento de Guaidó como presidente de Venezuela. O los que aplauden la recargada dureza de la ministra Bullrich en su cruzada mediática contra la inseguridad y el narcotráfico.

Son valores que el PBI no mide, pero que para muchos pueden representar una medición del crecimiento de una sociedad. El Gobierno dice que justamente son los sectores que mejor reciben esas políticas los más afectados por la crisis.

En cuanto a los más pobres, estiman que pueden soportar mejor la crisis a fuerza de planes sociales, una red de contención oficial bien aceitada en las zonas carenciadas y el beneficio de cierta obra pública que mejoró su calidad de vida.

Mientras que de los empresarios y de los que están en la cima de la pirámide social, Macri hoy no espera demasiado. Se siente defraudado por quienes, sostiene, no apoyan como debieran “la profunda transformación” que está haciendo. Pero igual está convencido de que, a la hora de votar, en ellos primará la memoria de lo que significó el kirchnerismo y que no se dejarán engañar por “falsos profetas” como ven a Lavagna.

(Leer también: Roberto Lavagna: el nuevo tapón del peronismo)

A unos y otros les propondrá el plan “Ahora sí”, instándolos a que crean que ahora sí están sentadas las bases económicas e institucionales para un crecimiento sostenido. Les dirá que los precios relativos de la economía se acomodaron tras la devaluación y que eso ya se nota en una balanza comercial positiva y en la reducción del déficit. Hablará de la liberalización del mercado aéreo, del éxito de las compañías low cost, del boom del turismo interno, del fenómeno Vaca Muerta, del freno al aumento de tasas en los Estados Unidos, del impulso de Brasil y del giro ideológico en la región. En fin, el miedo a perder por culpa de los resultados del PBI económico intentará ser mitigado por los argumentos que muestren el crecimiento del PBI social y la promesa, otra vez, de un futuro mejor.

Que el Presidente conserve, según las encuestas, más del 30 % de imagen positiva en medio de estos meses sombríos indica que hay un electorado que evidentemente no vota sólo teniendo en cuenta sus bolsillos y la cotización del dólar.

La duda es hasta cuándo puede resistir esa fe si los bolsillos y el dólar la siguen poniendo a prueba cada semana.