Menú
Ciencia / 11 de abril de 2019

Criaturas paleolíticas: los orígenes de la vida

Fósiles de 500 millones de años fueron hallados en China. El 53% de los 4.351 animales pertenecen a especies desconocidas hasta ahora.

Por

¿Cuándo y cómo evolucionaron los animales? ¿De qué manera llegaron los seres humanos a ser lo que son? Parte de las respuestas, las que remiten a los pasados más primitivos, está un poco más cerca a partir de un descubrimiento hecho por paleontólogos y geólogos.

Un grupo de investigadores encontró fósiles preservados en rocas a lo largo de las márgenes del Río Danshui, en el sureste de China: un total de 4.351 restos animales de 101 especies petrificadas. De todas ellas, un 53 por ciento no habían sido nunca catalogadas. y abarcan desde algas hasta medusas, moluscos y muchos artrópodos, a la cual pertenecen los insectos y los crustáceos. Entre las maravillas halladas hay algunas especies de cordados, representados por los seres que poseen espina dorsal entre los cuales se sitúan los seres humanos. Ellos eran muy raros durante el período Cámbrico, comprendido entre los 542 millones y los 488 millones de años atrás. Los hallazgos ayudarán a los científicos a responder a una pregunta que todavía no tiene respuesta certera: ¿cómo es que los seres vivos se multiplicaron tanto durante ese período?

En el Cámbrico la temperatura media era siete grados superior a la actual, había cuatro continentes estériles y la superficie del planeta estaba casi totalmente cubierta por agua. A lo largo de aquél periodo hubo una eclosión de vida, a la que los especialistas denominan “explosión cámbrica” o “radiación evolutiva del Cámbrico”. Algo ocurrió en los océanos, que condujo a una inmensa y muy veloz diversificación de las plantas y de los seres acuáticos y a la aparición de más de treinta ramas de animales. Por primera vez en el registro fósil se distinguen organismos pluricelulares más complejos que las esponjas o las medusas. Entre las criaturas del período se cuentan, por ejemplo, las algas verdes de tipo Volvox, de apenas unos milímetros de diámetro, y los trilobites, un grupo de artrópodos ya extinto.

(Leer también: Medio ambiente y política: seres verdes y humanos)

Toda la vida que existe, incluyendo a la humana, tiene raíz en aquella explosión. Sin embargo, casi nada se había descubierto hasta ahora, más allá de unos pocos datos.

los origenes de la vida
variedad. Los fósiles descubiertos corresponden a 101 especies diferentes, y van desde las algas hasta los crustáceos, pasando por medusas y artrópodos.

Un sitio único. El sitio arqueológico de los descubrimientos chinos, dados a conocer en la revista Science, se llama Qingjiang, fue identificado por primera vez en el año 2007 y los investigadores tuvieron que excavar hasta a diez metros de profundidad para poder recuperar vestigios orgánicos.

Los animales están tan bien preservados en los fósiles que el tejido blando de sus cuerpos, incluyendo músculos, intestinos, ojos, bocas, agallas son claramente visibles. “La región nos aporta indicios inéditos que nos llevarán a repensar cómo fue la Tierra asegura el geólogo chino Xingliang Zhang, de la Universidad Northwest, en los Estados Unidos. Creo que son los fósiles más antiguos del Cámbrico que hallamos encontrado hasta el momento”. Se estima que los ítems relevados tienen más de 500 millones de años.

“La explosión cámbrica fue un suceso de enorme importancia para la vida terrestre. Fue cuando aparecieron los organismos que sirvieron de base para todos los animales que habitan el planeta en la actualidad”, explica la paleontóloga canadiense Allison Daley, de la Universidad de Lausanne (Suiza), que elogia la gran calidad de preservación de los animales hallados en el sitio chino. “Hay muy poco efecto del clima sobre los restos, que se ven prístinos. Mirando una de las medusas halladas, diría que si uno busca dar con una en una roca así es como debería lucir”, describe la experta.

los origenes de la vida
Ilustración artística de cómo eran la flora y la fauna marina en el periodo Cámbrico.

Los descubridores del sitio describen en su trabajo cómo los organismos de Qingjiang fueron engullidos por un derrumbe de barro y arrastrados hacia aguas más frías y profundas. Cubiertos por una fina capa de sedimentos, permanecieron allí a cobijo del proceso de descomposición normal.

Preguntas preliminares. Aunque prometedora, la novedad publicada en Science es apenas el comienzo, todo es preliminar y falta llevar adelante un extenso trabajo para analizar y describir todos los fósiles hallados en el sitio. La región de Burgess Shale, descubierta en Canadá en 1909, por ejemplo, sigue dando sorpresas aún 110 años después de haber sido encontrada: en 2018 investigadores del Museo Real de Ontario hicieron nuevos descubrimientos, incluyendo a una rara criatura con forma de escudo a la que denominaron “madre nodriza”.

Entre las hipótesis científicas para explicar lo que gatilló la explosión cámbrica está la posibilidad de una transformación crucial en la composición química de los mares, cambios genéticos que fueron construyendo los cuerpos de los animales, movimientos en las placas tectónicas y una carrera evolutiva para salvarse de los predadores. “Cuanto mejor comprendamos cómo fue que se diseminaron los animales y las plantas de aquellos tiempos, mejor entenderemos la biodiversidad de la Tierra y el proceso evolutivo que se produjo a partir de ella”, enfatiza Daley.

Los expertos piensan que si logran dilucidar los motivos que posibilitaron el fenómeno de aquél estallido de nuevos organismos y especies estarán más cerca de responder la más intrigante de las preguntas: ¿qué originó la vida?