Menú
Clásica / 19 de junio de 2019

La traviata, con una gran protagonista

Por

La traviata
Fotos: Prensa Juventus Lyrica

**** En el año de celebración de su vigésimo aniversario, Juventus Lyrica abrió su temporada con “La traviata”, una de las óperas más populares y más representadas en todo el mundo. La genial creación de Verdi, basada en “La dama de las camelias” de Alexandre Dumas (hijo), volvió a ejercer su magnetismo en estas funciones en el Teatro Avenida.

La profunda transformación que atraviesa Violetta, la protagonista de la ópera, al experimentar el desenfreno, el amor y el dolor, se refleja en momentos de enorme exigencia vocal y dramática: coloraturas, frases de largo aliento, pasajes de profundo lirismo, dúos extensos, un gran concertante y mucho más. En una actuación deslumbrante, la soprano Carolina Gómez encaró con naturalidad y soltura todos los desafíos de la partitura. Dueña de una voz de volumen imponente y de registro parejo, plasmó en sus gestos y en su canto la intensidad de las emociones que atraviesa el personaje, con musicalidad y entrega. Fue vivaz en “Sempre libera” y conmovedora tanto en su dúo con Germont como en “Addio del passato”.

En el papel de Alfredo, el tenor Sebastián Russo fue ganando aplomo con el transcurso de la función tras un comienzo inseguro, y Juan Font supo expresar tanto el rigor como la humanidad de Germont, con su voz de timbre cálido y fraseo expresivo. El coro, preparado por Hernán Sánchez Arteaga, se destacó en todas sus intervenciones, y la orquesta exhibió solidez y precisión, con la dirección de Antonio Russo.

La propuesta escénica de Ana D’Anna comenzó mientras el público ingresaba a la sala. A telón abierto, se podían ver los muebles y objetos de la casa de la protagonista a la venta, como en la novela de Dumas. La ópera se vivió entonces como una suerte de flashback, una evocación tras la muerte de la desdichada cortesana. Ese recurso le aportó particular intensidad al planteo, que incluyó detalles sorpresivos y eficaces, como la aparición del personaje de Flora acompañando a Violetta en sus momentos finales. La ambientación de cada escena fue también un hallazgo, logrado a partir de escasos objetos y sutiles proyecciones. Así, con espíritu minimalista y mucho talento, la trágica historia de una de las heroínas más entrañables de la historia de la ópera emocionó al público una vez más.

“La traviata”, de Giuseppe Verdi. Con Carolina Gómez, Sebastián Russo, Juan Font y elenco. Dirección escénica: Ana D’Anna. Dirección musical: Antonio María Russo. Juventus Lyrica. Teatro Avenida.