Menú
Personajes / 3 de julio de 2019

Mike Amigorena: “Mi filosofía es quedarme en la meta”

Se define como dandy y ciruja: un distinto. Por primera vez protagoniza un musical, “Cabaret”, y lanza su segundo disco, “Daa”.

Mike Amigorena
Foto: Juan Ferrari

Vive con “Cabaret”, junto a Florencia Peña, el gran éxito de la cartelera teatral porteña. Su primer musical, aunque como él insiste, cantó desde que tiene memoria. Fue el canto el que lo llevó a la actuación. Y ahora le roba horas a su trabajo para relanzar su gran pasión. Mike Amigorena presenta por estos días “Daa”, su segundo disco, del que ya suenan “Picaflor” y “Babe”.

Picaflor es lo mejor, hasta que aparezca el amor, como decía Luis Miguel, ‘vamos directo al corazón’”, entona enfundado en un traje negro y un casco con cuernos de carnero, como el Ig Perrish de “Horns”, la novela de Joe Hill. Un disco que habla del vínculo con la naturaleza y algunos placeres mundanos. “El único oasis que nos queda para el futuro es la naturaleza y los vínculos. Eso nos va a salvar. Ni los avances de la tecnología ni nada. Que te resguardes bajo un árbol con tu familia y tus amigos. Las letras hablan de eso. De la comida también. Cuando querés a alguien, le cocinás. Y eso genera un vínculo. Y los cuernos tienen que ver con eso, con un líder carnero”, señala.

Noticias: ¿Cómo llega al nuevo disco? ¿Se plantea la música cíclicamente?
Mike Amigorena: La prioridad siempre la tiene la música. Pero en el medio aparecen proyectos a los que no se les puede decir que no, como este “Cabaret”, que nunca pensé que me iban a ofrecer. Es fuerte y significa mucho para mí. Entonces la música pasa a un segundo lugar. Pero este disco lo tenía en mente desde octubre del año pasado. Pero entre ensayos y la obra no pude ir a festivales con el disco.

(Te puede interesar: Teatro: crisis y oportunidad)

Noticias: ¿Cuánto tiempo le demanda la obra?
Amigorena: Mucho. “Cabaret” es un desgaste emocional y físico. Dos funciones los viernes, dos funciones los sábados. Canto y bailo. Me cambio mil veces. Es una rutina exigida. Y hay que cuidar la voz. La descanso. Tengo clases de canto y vocalizo.

Mike Amigorena
SU PRIMER MUSICAL. Protagoniza “Cabaret” con Florencia Peña: “Tengo pensado hacer la obra hasta que dé. No puedo

Noticias: ¿Es su primera vez en un musical?
Amigorena: Sí. Pero siempre me gustó la música y el teatro juntos. Por la música soy actor, desde chiquito imitaba a los que escuchaba.

Noticias: ¿Qué se escuchaba en su casa?
Amigorena: Mi mamá escuchaba Armando Manzanero o Tom Jones. Mi papá, la orquesta de (Juan) D’Arienzo. Mis hermanas más grandes sumaban con (Luis Alberto) Spinetta y Charly (García). Pero también Banana (César Pueyrredón) o Alta Tensión. No eran melómanas.

(Te puede interesar: Luis Alberto Spinetta, el surrealismo y la vuelta a un clásico del rock nacional)

Noticias: ¿Y qué le gustaba?
Amigorena: Lo primero fue la música inglesa: ABC, Pet Shop Boys, Depeche Mode. Me gustaba la música experimental. Nunca el rock. Sí el rock sinfónico a lo Yes, The Alan Parsons Project. Lo electrónico como Kraftwerk… No se usaba en esa época escuchar música generada por computadoras. Era un distinto. Siempre fui eso que soy.

Noticias: ¿El rock vino después?
Amigorena: No. Nunca me gustó lo análogo… de la carne. Nunca me interesó en esa época el rock local. Se escuchaban los Enanitos (Verdes), Soda (Stereo), Virus me volvía loco. Pero nunca los vi en vivo. Vivía en Mendoza…

Noticias: ¿Cuándo se vino a Buenos Aires?
Amigorena: Llegué acá a los 19 y me la banqué solo. Nunca me dio miedo nada. Eso es lo que soy yo.

Noticias: ¿Cómo fueron esos años?
Amigorena: De insistir. Toda mi vida fui actor, pero me dieron pelota recién a los 15 años de estar en Buenos Aires… No confiaban en mí. En el ´98 empecé mi carrera. Son ya 21 años. Mi camino es lento pero con pasos firmes. Todo lo que hice y lo que haré debe ser paulatino. Hasta que tenés un salto. Como me sucede hoy con “Cabaret”.

Mike Amigorena
PRIORIDAD. Para él, es la música. Quiere tocar en La Tangente y el año próximo, estar en Lollapalooza.

Noticias: Pero ya tiene un nombre…
Amigorena: Mi nombre es impune. Pero eso tiene sus pros y sus contras. La gente puede pensar que es un berretín… “Ahora quiere cantar”. Y canto desde que soy chico. De a poquito.

(Te puede interesar: Mike Amigorena: “A veces me gustaría desaparecer”)

Noticias: ¿Cuánto tiempo llevó el disco?
Amigorena: El disco llevó cinco meses. Lo grabamos en Estudio Romaphonic con Martina Fontana, Dante Saulino y Manuel Sahagun.

Noticias: ¿Cuál es el proceso? ¿Cómo lo arma?
Amigorena: Primero hago la música, escucho lo que quiero hacer. Muchas veces escucho algo que no conozco, voy a Shazam y anoto. Después me junto con un amigo y él me devuelve algo que tiene ese espíritu pero es otra cosa, y a eso le vuelco mi estilo. A través de esa pista empiezo a tararear. La improvisación me va sugiriendo la letra. Me gustaría componer solo, por mi cuenta, pero no se me da. Tengo un teclado y la guitarra, pero la toca más Sofía (Vitola, 33 años, y su novia desde hace un año y medio).

Noticias: ¿Spotify más que vinilos?
Amigorena: Soy más de Spotify que los discos de vinilo. Tengo CDs pero no los escucho enteros. Soy un impermanente. Está bueno, pero tiene su cárcel. Tengo 20 años de carrera. Pero puedo no estar. Estoy y no.

Noticias: ¿Tiene manager?
Amigorena: No. Nunca tuve suerte con los managers. Ni en la actuación ni en la música. No se quieren comprometer. Les doy miedo o no les interesa. Y no es que estoy loco, soy irascible. Capaz que es mentira lo que te estoy diciendo… Pero sí soy muy exigente con el trabajo.

(Te puede interesar: Virginia Innocenti: “Todos tenemos la inocencia herida”)

Noticias: ¿Cómo es con el dinero?
Amigorena: Soy muy medido con el dinero. Sé lo que cuesta ganarla. Nunca tuve guita. Cuando tengo, un poco la hago mierda pero hasta cierto punto. Y después la cuido. Soy más ordenado que lo que podés imaginar. Tengo todo en débito automático. Tengo una cuenta sólo para los impuestos. No tiro manteca al techo. Soy un tipo medido en todo.

Noticias: ¿En qué cosas gasta?
Amigorena: Me gusta invertir en viajes. A Europa. Tengo ganas de vivir un tiempo afuera. En Madrid. Me encanta. El año pasado fui a hacer teatro y estuve un mes. Me vuelve loco. Y me gusta muchísimo comer afuera. Levantarme y no tener nada que hacer. Y que los planes sean fumarme un porro y después ir a comer. No tener compromisos. Eso, para mí, es lo más.

Noticias: ¿Esa falta de compromisos se traduce a las relaciones?
Amigorena: Ahora soy más comprometido con la pareja. Antes era un desastre. Nunca malo. Nunca jugaba con el sentimiento del otro. Pero como no jugaba tampoco estaba dispuesto a comprometerme. Soy un cómodo, re cómodo. Pero con el tiempo estoy un poco más maduro y sé cuándo tengo que mover las cachas y ponerme en el lugar del otro. Y cuidarlo. Dentro de mis posibilidades. Porque siempre fui cómodo. No vago ¡ojo! Trabajé toda la vida. Me rompí la cabeza solo.

Noticias: ¿Le gusta estar solo?
Amigorena: Sí, pero solo soy un ciruja. Me tomo una cerveza y me quedo mirando a la gente pasar. Feliz. Viajo en subte, soy un dandy pero también soy un ciruja. Soy una mezcla de lo conservador de una familia mendocina y el barro de la calle. Me crié en la calle. La calle me dio todo.

(Te puede interesar: Flâneurs y literatura: se hace camino al narrar)

Noticias: ¿Un ejemplo de ese dandy?
Amigorena: Mi papá era enólogo, trabajó en distintas bodegas. Y mi sueño de dandy ahora es tener mi vino en algún momento. Tengo muchos amigos con bodega (se ríe).

Noticias: ¿Y entre los objetivos musicales?
Amigorena: En un momento dije que quería tocar en Wembley… pero de la misma manera que decís “Quiero ser millonario”. Después vas viendo los caminos que te conducen a eso y prefiero hoy tocar donde la realidad me ponga. Presenté el disco en Palladium, y la próxima presentación la pienso en La Tangente. Y quiero estar el próximo año en el Lollapalooza. Pero uno por vez. Ya me va a tocar.

Noticias: De a una por vez…
Amigorena: Tengo 47 años. Y no pensé que íbamos a estar así. Si me preguntabas cuando era chico cómo iba a ser el 2020, te decía que iba a haber un ente que te solucionaba los problemas. Pero acá estamos, con hambre, egoísmo y falta de autocrítica. Y cada vez es más difícil para aquel que desea tener. Una casa, un auto o un saco. ¿Entonces qué haces? Mi filosofía es quedarme en la meta. No partir enseguida por una nueva. Disfrutar esto. Me di cuenta de eso hace diez años y desde entonces son otras las prioridades.

Noticias: Orden de prioridades hoy…
Amigorena: Tengo pensado hacer “Cabaret” hasta que dé. No puedo permitirme que otro haga ese personaje. Y tengo ganas de cantar. Pero si viene “Rey Lear” lo hago. Tanto cuando hice “Hamlet” como “Cabaret”, cuando vino el año pasado Alberto Negrín a sugerírmelo, son personajes que te vienen a buscar. Por eso no me sale decir que no. Nunca me pasó, por otro lado, que venga un productor a decirme: “¿Qué querrías hacer?”. “La naranja mecánica”, pero ya la están haciendo. Cuando pare con la obra, quiero cantar. Con un concepto. Con una puesta que sea teatral. Más que actuar un clásico.

Maximiliano Sardi
msardi@perfil.com
@maxi_sardi