Menú
Empresas / 4 de julio de 2019

Hublot: el reloj marca estilo

La empresa creada por el italiano Carlo Crocco se ha asociado con Boca, la Champions League, Ferrari, Nicky Jam y Bar Rafaeli.

Por

Rick de la Croix es el presidente de Hublot para Latinoamérica y el Caribe.

Pocos elementos han sobrevivido en el tiempo como símbolo de status. Hay relojes que solo dan la hora, algunos registran nuestro ritmo cardíaco, reciben mensajes y hasta cuentan las calorías pero, más allá de las prestaciones, todos dicen mucho de quien los usa. El reloj es uno de los grandes fetiches masculinos así como los zapatos y las carteras lo son para las mujeres. Si bien el aprecio femenino por la relojería creció muchísimo desde el primer reloj pulsera inventado a principios del 1800 (por encargo de una mujer), no tiene el mismo significado simbólico que para un hombre. Es el regalo favorito de un padre a su hijo que se gradúa, es un objeto que pasa de generación en generación y para muchos, con el devenir de los años, es un legado que se transforma en pasión.

Hublot nació en 1980 como una marca de lujo. Creada por el italiano Carlo Crocco jugó siempre con sus propias reglas, entró a un mercado dominado por marcas reconocidas y de enorme tradición y se posicionó como un símbolo de lujo y vanguardia. “Hublot combina tradición con innovación, tratamos de aplicar a todo lo que hacemos el lema de la compañía: ‘el arte de la fusión’, diseñamos relojes elegantes, únicos y diferentes con personalidad y distinción”, explica David Tedeschi, director regional para Medio Oriente y África, en su paso por Buenos Aires, luego de haber quedado bajo su órbita también los mercados de Latinomérica y el Caribe.

(Te puede interesar: Barbas canosas, el look preferido de los hombres maduros)

En los últimos años, con la crisis en su máximo esplendor, la Argentina tuvo que cerrar todos sus puntos de venta salvo uno. Para Rick de la Croix, presidente de Hublot Latam & Caribbean, es una medida temporal: “En la Argentina las cosas pueden cambiar, ya ha pasado antes”. El mercado local es muy pequeño, no mueve la aguja financiera de la compañía pero tiene su público. “Hace unos días hicimos una cena con empresarios y clientes argentinos de Hublot y nos sorprendió ver que todos tenían modelos distintos”, explica, “si bien es un mercado muy chico tiene su clientela fiel”. El año pasado diseñaron una edición limitada de Boca Juniors que prácticamente está agotada y no descartan este año hacer un acuerdo similar con otro gran equipo argentino. Pero hoy el jugador más importante de la cancha es Asia.

Una de las características diferenciales de Hublot fue la utilización de materiales nuevos. Fueron los primeros en desarrollar correas de caucho, una importante decisión que los posicionó como una marca moderna y vanguardista dentro de un mercado súper competitivo. Además, su línea de correas intercambiables permite renovar el reloj todos los días. Llevaron el arte de la joyería a una nueva dimensión en sus modelos más lujosos y hasta diseñaron un reloj con 1.282 diamantes por el que Beyoncé pagó 5 millones de dólares para regalárselo a su marido, Jay-Z.

(Te puede interesar: Encuesta de Informe Confidencial: los argentinos y la pasión por la pelota)

También la asociación con el escultor Richard Orlinski para su línea Aerofusion Chronograph expandió sus límites ya que tradujo el colorido universo pop del artista en una línea de diseño innovador y joven sin resignar elegancia. “Contamos con un gran equipo de relojeros y diseñadores, un verdadero laboratorio de creación donde se exploran diariamente nuevas opciones, ninguna idea es tan loca como para desecharse, todas se escuchan y se analizan, y el resultado son colecciones originales y diferentes, con el sello propio de Hublot”, cuenta Tedeschi.

También han desarrollado una estrategia propia para la selección de sus Brand Ambassadors. “Nuestros embajadores son personas que tienen una relación previa con Hublot, ya eran clientes de la marca”, cuenta Tedeschi, “como nuestros relojes, son únicos y distintos, algunos han dejado un legado, otros lo están construyendo. Trabajamos con Usain Bolt, recientemente sumamos a Kylian Mbappé y tenemos una larga relación con Ferrari”.

Maradona. Otra de las estrellas de su portfolio es Pelé y hasta Maradona estuvo asociado a la marca. En el último Mundial de fútbol se lo vio a Diego con dos relojes, uno seteado en cada huso horario, dicen algunos, aunque otros solo lo atribuyen al capricho del jugador argentino.

(Te puede interesar: Maradona prolífico: el juego de tener hijos)

Pero uno de los grandes desafíos que deberá enfrentar tanto Hublot como otras marcas de relojes de lujo es atraer a las nuevas generaciones. “Nuestro target está entre los 25 y los 50 años”, explica, “los jóvenes buscan tecnología y diseño y nuestra tarea es dar respuesta a esas necesidades”, dice De la Croix. La colaboración de la marca con artistas que son referentes es una estrategia que funciona ya que el reloj se convierte en un objeto aspiracional por asociación. En el mundo de la música eligieron al cantante latino Nicky Jam; también trabajan en colaboración con el tatoo artist & director creativo Maxime Buchi, fundador del estudio Sang Bleu; y con la modelo y ex novia de Leonardo DiCarpio, Bar Rafaeli.

También es el reloj oficial de la Copa UEFA y de la Copa Mundial Femenina de Fútbol y tiene contrato con la FIFA hasta Qatar 2022.
Pertenecer tiene sus privilegios y, al comprar un reloj de la marca (en la Argentina puede implicar alrededor de 10.000 dólares), la persona tiene la llave a acceso a un mundo exclusivo reservado solo para miembros del mismo club. “Comprando un reloj y registrándolo en la sección de nuestra web, Hublotista.com, además de tener una extensión de la garantía, tienen acceso a los lanzamientos antes de que lleguen a la prensa y podrán ser parte de una extensa agenda de eventos en distintas partes del mundo”, explica Tedeschi.