Menú
Motores / 27 de julio de 2019

Vacaciones de invierno: viaje seguro

Por

Llegaron las vacaciones de invierno y muchas familias aprovechan el receso escolar y deciden trasladarse para vivir unos días fuera de la ciudad. Pero antes de salir a la ruta es necesario revisar algunos componentes del vehículo teniendo en cuenta las bajas temperaturas, además de tener presente la documentación necesaria para circular y algunos consejos para que las vacaciones familiares sean lo más segura y placentera posible.
A tener en cuenta las siguientes recomendaciones para viajar seguros y evitar siniestros.

– Todos los integrantes del vehículo tienen que llevar puesto su cinturón de seguridad. Los niños deben viajar siempre en las plazas traseras y con las sillitas correspondientes según su edad.

– Respetar (sin ningún tipo de excepción) las velocidades máximas indicadas, (calles, 40 km/h; avenidas, 60 km/h; en rutas 110 km/h y autovías es de 120 km/h, salvo que se indique lo contrario.

– Es muy importante parar a descansar cada 2 horas o 200 kilómetros recorridos (las paradas deben ser de al menos 15 minutos) y conducir como máximo 8 horas.

– No hay que perder la paciencia si la ruta se encuentra congestionada. Mantener la ubicación en el carril, no realizar sobrepasos y nunca utilizar la banquina como vía de tránsito. Por otra parte, se recomienda usar ropa holgada y cómoda.

– Una vez en el camino, en caso de tener algún desperfecto, parar lo más lejano a la ruta posible (si es factible, en lugares destinados para detenerse) y colocar las balizas a 75 metros del vehículo en cada sentido de la ruta. Si es una autovía, colocar la primera a 75 metros del vehículo y la segunda baliza a 150 metros. En zonas montañosas y de bajas temperaturas, particularmente en las primeras horas de la mañana, se debe prestar especial atención a las sombras que se reflejan sobre el pavimento dado que suelen formarse capas de hielo o escarcha.

Las bajas temperaturas afectan al vehículo. Tips para tener en cuenta, y poner en práctica, antes, durante y después de conducir.

– Revisar la batería: si está vieja o defectuosa puede descargarse completamente con el frío. Si vive en una zona con frío persistente lo recomendable es cambiarla cada cuatro o cinco años. Ante el frío intenso, se puede proteger la batería cubriéndola, bajo el capot, con una manta o forro polar.

– Paciencia al arrancar. No insista si ve que el motor de arranque lo intenta, pero no puede. Probar un par de veces, no más de diez segundos, y esperar luego unos minutos para repetir la operación.

– Después de arrancar, de tiempo al motor para que se caliente sin aceleraciones bruscas para que vaya adquiriendo temperatura poco a poco. Una vez en marcha, no enciendas inmediatamente la calefacción: dejar que el calor haga efecto antes sobre el motor.

– Usar líquido limpiaparabrisas con anticongelant,: es muy fácil que se congelen y obturen los conductos plásticos.

– Cheque el líquido refrigerante, un líquido turbio o de color oscuro puede estar pidiendo un cambio. Y podría congelarse. No deje que eso ocurra: el líquido refrigerante también lleva anticongelante.

– Mantener el nivel de combustible el mayor tiempo posible al máximo, no sabe si estará detenido o en situación de tener que dejar el motor del auto encendido para calefaccionar el habitáculo.

– Dejar levantados los limpiaparabrisa,: es la mejor forma de que las gomas de las escobillas no se congelen y queden pegadas al cristal; podrían romperlas al intentar despegarlas.

– Mantener limpios los vidrios por dentro, cuando se empañen afectan y mucho a la visibilidad.

Documentación para circular:

– Licencia de conducir vigente al momento del control.
– Documento Nacional de Identidad.
– Cédula verde del auto.
– Cédula azul, si conduce un vehículo que no es de su propiedad y la cédula verde se encuentra vencida.
– Seguro del vehículo.
– Última patente paga.
– Verificación Técnica Vehicular o revisión técnica si el vehículo está radicado en una jurisdicción que lo exija.
– Cédula amarilla en caso de vehículos equipados con GNC.
Equipamiento de seguridad para circular
– Juego de dos balizas reflectivas triangulares de color rojo.
– Extintor de un kilogramo que tiene que estar al alcance del conductor dentro del habitáculo y sujeto a un soporte metálico. Recordá que su contenido debe ser recargado una vez por año.
– El botiquín de primeros auxilios y el chaleco reflectivo son recomendados, pero la Ley Nacional de Tránsito no los exige.