Menú
Personajes / 30 de julio de 2019

Fabián Zitta: “No me interesa ser un personaje mediático”

Anestesiólogo y diseñador de alta costura, le gusta salirse de los lugares de confort. Jurado riguroso, docencia y estilo.

Foto: Juan Ferrari.

“’Corte y confección’ es mi primera incursión en la televisión abierta. Las grabaciones pueden durar hasta cinco horas diarias porque los chicos necesitan tiempo para coser”, explica Fabián Zitta, que va por la segunda temporada del reality de El Trece. Antes de convertirse en un prestigioso diseñador, Fabián se recibió de médico anestesiólogo, profesión que todavía ejerce.

Nacido en Concordia, Entre Ríos, creció en una familia de clase media. “Me recibí de perito mercantil en una escuela pública súper exigente. Tuve una infancia divina y vuelvo a Concordia seguido porque allí viven mis hermanos”. A los 18 se mudó a la Capital para estudiar en la Universidad de Buenos Aires: seis años de Medicina y cuatro de la especialización. Inquieto, en 2001 resolvió que le gustaba lo que hacía, pero necesitaba algo más.

Noticias: Con la tele, ¿cuánto cambió su rutina?
Fabián Zitta: Tuve que rearmar mi agenda. Ya no le dedico tanto tiempo a la medicina. Hasta cambió mi vida personal. Pero estoy entusiasmado porque me gusta el desafío. Nunca había hecho televisión de esta forma. Apenas hice participaciones. Lo que más me interesa es la formación y que un participante puede dedicarse al diseño, con herramientas para mostrar y discutir.

(Te puede interesar: Vuelve el concepto de la moda “a medida”)

Noticias: Es el jurado que pone notas bajas. ¿Ser riguroso, fue una propuesta suya o del programa?
Zitta: Eligieron tres perfiles y en el mío buscaban a una persona que no viniera de la tele y con un costado docente. Fui ayudante de cátedra, jefe de trabajos prácticos y docente adjunto de anatomía humana en primer año de Medicina, en la UBA. En diseño di varias charlas y contrato a chicos que salen de la carrera, crudos, y los coacheo y formo en mi tienda. Lo difícil es enseñar a pensar. Podés ser técnico y hacer bien una prenda pero quizás no es temporal.

Noticias: Cuando terminó Medicina, ¿pensó en volver a Concordia?
Zitta: Nunca me pregunté si iba a volver o no a Concordia. En la residencia prácticamente vivía en un hospital, después hice el posgrado y salía de casa a las seis de la mañana y volvía a las diez de la noche. Vengo de una familia de clase media, mi papá tenía campos, mi mamá era ama de casa. No les fue fácil mantener mis estudios, aunque acá vivía con dos amigos y compartíamos gastos. Me recibí un 21 de diciembre y el 2 de febrero estaba trabajando arriba de una ambulancia.

Noticias: ¿Por qué decidió hacer diseño, con una trayectoria interesante ya en Medicina?
Zitta: A los 35 empecé a estudiar Diseño con una docente de la UBA que trabajó muchos años en París, con Karl Lagerfeld. Hago lo que me enseñó: a pensar y a formarme un estilo. El problema que tienen los diseñadores es dejarse llevar por las tendencias y no pensar tanto las colecciones, que quedan con poco estilo. La moda sigue las tendencias y el diseñador las crea para que la gente las use. No me gusta quedar atrapado en la decisión de las clientas, pretendo que ellas decidan en función de mi estilo. Soy detallista, tengo recursos con los que puedo jugar, que a veces se repiten y son una pertenencia. Por ejemplo: la repetición de un color, un plisado, la geometría, la arquitectura, eso se une en un collage y forman tu ADN. Eso es lo que busco. Por otra parte, me fue y me va muy bien en Medicina: coordino un grupo de 15 anestesiólogos en una clínica en Olivos. Es lindo dormir a los pacientes, despertarlos y que se sientan bien. Curar y aliviar te llenan muchísimo. Estaba hecho pero no sabía si me veía haciendo lo mismo toda mi vida. Tenemos una sola vida y una sola profesión me parecía poco. También pensé en ser chef porque me gusta cocinar pero fui a buscar telas a Italia y armé una colección que hoy veo desastrosa.

(Te puede interesar: Jorge Rey: “Soy juvenil, soy aire fresco en la moda”)

Noticias: Dijo que le atraen los desafíos, ¿por eso aceptó hacer tele?
Zitta: La tele es un nuevo desafío. Me gusta salir de mis zonas de confort. No me quedo quieto ni me conformo haciendo siempre lo mismo. Los diseñadores presentamos una colección cada seis meses: primavera-verano y otoño-invierno. Además presento una colección de novias con 25 vestidos y otra resort que se presenta en todo el mundo, para la temporada de verano alta. También estoy lanzando una colección para vender online, más simple y ponible, de 18 artículos. Me reparto los tiempos.

Noticias: ¿Cómo se siente hacer dormir y despertar a un paciente?
Zitta: Muy bien. Siempre pensé que si un día no me interesaba brindarle un buen servicio al paciente, entonces dejaba la medicina. Un anestesista tiene que contener al paciente porque están aterrados. Hay angustia y ansiedad. El paciente se entrega y sabe que depende de otro.

Noticias: ¿Qué le dicen los pacientes cuando lo reconocen?
Zitta: Se sorprenden. Una vez tuve una urgencia con una paciente con un embarazo detenido. Resultó ser una clienta, una novia que se casaba en un mes y medio. Cuando se despertó, la acompañé a la habitación donde la esperaba su mamá, que me reconoció porque me había visto en las pruebas del vestido. La gente reacciona en función a la seguridad que les das. Me gusta sacar las dudas como médico y diseñador.

Noticias: ¿La televisión va a eliminar al médico?
Zitta: Por ahora voy a seguir con todo. No me interesa es ser un personaje mediático. No quiero hacer escándalos o criticar vestimentas. Voy a estar en la tele siempre y cuando pueda aportar algo. Me interesa hacer docencia o coaching pero no criticar los vestidos de una gala. Muchas veces, cuando termina el programa, me acerco a los participantes para ampliarles la devolución.

(Te puede interesar: Diseño: el boom de la moda en secreto)

Noticias: Hace veinte años que está en pareja con Charly Fonseca, que además es su socio. ¿Cómo es convivir y trabajar con la misma persona?
Zitta: Cuando empezamos a salir, yo era medico y él, abogado. Después se me ocurrió hacer esto y me siguió. Charly hace todo lo que no hago: prensa, números, marketing. En general, ya no llevamos los problemas del trabajo a casa. Salvo que sea necesario. Es positivo tener un socio que está en mi mismo barco, los dos luchamos a la par. Todo es nuestro y queremos lo mismo. Es mucho más tranquilo que yo, quien me baja a tierra.

Noticias: ¿Alguna vez quisieron ser padres?
Zitta: Lo hablamos pero nos pareció que no lo necesitamos. Si uno de los dos hubiera querido, el otro se hubiese adaptado. Somos muy independientes, nada simbióticos. Eso nos funciona muy bien. Las relaciones no avanzan cuando la otra persona empieza a dejar de hacer sus propias cosas. Nos casamos hace siete años pero no estábamos expectantes, simplemente queríamos darle un marco legal a una relación de tantos años. Fue íntimo y divertido, con amigos, en casa, después del civil.

Noticias: ¿Los fines de semana se escapan siempre a Lobos?
Zitta: Sí. Cuando creí que me volvía loco entre la medicina y el diseño, pensé en tener un recreo. Tenemos amigos en Lobos, compramos un lote y nos hicimos una casa. Vamos todos los fines de semana y es otro mundo. Llegás y ya estás en versión campo, con jogging y zapatillas. Ahí controlo las plantas y hago algún mantenimiento.

Liliana Podestá
@lilianapodesta
Fotos: Juan Ferrari.