Menú
Sociedad / 8 de agosto de 2019

Informe confidencial: cómo es la relación de los argentinos con las vacaciones

Nuevo sondeo exclusivo de la consultora fundada por Durán Barba sobre cómo somos los argentinos. Hoy: los días de descanso.

Por

Cuando hablamos de vacaciones, instantáneamente relacionamos esa palabra con una promesa de relajación, descanso, diversión. Sin importar cuanto duren, las vacaciones son un período en el que nos liberamos de las responsabilidades asociadas a las obligaciones, al trabajo o al estudio para poder realizar actividades que nos generan placer y que por diversos motivos no podríamos hacerlas o las hacemos con menor frecuencia e intensidad en otros momentos. Así también, lo podríamos identificar con la liberación del estrés.

Las vacaciones tienen tantas formas de ser aprovechadas como diversidad de personas hay en el mundo. Lo cierto es que pueden llegar a generar felicidad desde mucho antes de ser vividas. Algunos estudios sobre ellas afirman que la anticipación a algo deseado genera una ansiedad que provoca felicidad. Como cuando los niños cuentan los días que faltan para su cumpleaños. Funcionan también para reducir el estrés acumulado por las obligaciones y relajar la mente para afrontar lo que sigue. Para pensar con tranquilidad y mejor profundidad de reflexión. Al mismo tiempo el exceso de expectativas podría provocar frustraciones como lo estudia a fondo Desmond Morris en su libro “La Naturaleza de la Felicidad”.

(Te puede interesar: Exclusivo: cuál es la relación de los argentinos con la educación)

Los investigadores Amit Kumar y Thomas Gilovich de la Universidad de Cornell de Estados Unidos realizaron una investigación que compara la relación de las experiencias y la compra de objetos en la que determinaron que las personas son más felices cuando hablan acerca de experiencias que cuando lo hacen acerca de sus posesiones.

Vacaciones
Infografía: Fernando San Martín

Desde un punto de vista material, las vacaciones solo comprenden un tiempo determinado, por lo general corto, y por ello un objeto más durable como un teléfono celular o una prenda de vestir traerían un mayor beneficio concreto. Sin embargo, psicológicamente, el efecto es el contrario. Comentar con seres queridos la experiencia de las vacaciones hace que éstas duren permanentemente en la memoria, mientras que los objetos materiales tienden a “desaparecer” por un efecto de acostumbramiento hacia ellos.

(Te puede interesar: Nueva encuesta de Durán Barba: cómo es el ADN piquetero)

Con esto en mente, realizamos una investigación en la que nos preguntamos cómo prefiere la gente pasar sus vacaciones. Somos conscientes de que muchos no logran llevarlas a cabo por diversos motivos, particularmente por razones económicas. De todas formas las reflexiones sobre la felicidad de las experiencias y los objetos se mantiene en cualquier aspecto de la vida. Para casi el 70% de los argentinos a nivel nacional, la preferencia es viajar, mientras que en la Provincia de Buenos Aires este procentaje desciende a 65% y en la Ciudad Autónoma crece a 77%. Cuando analizamos los segmentos etarios nos encontramos que son los más jóvenes quienes buscan tener experiencias mediante viajes y especialmente aquellos que alcanzaron un mayor nivel educativo.

Vacaciones
Infografía: Fernando San Martín

Para la mayoría de la gente, la opción preferida es viajar a destinos nacionales. En el país y en la Provincia de Buenos Aires, más del 70% se inclina por esa idea. Sin embargo, en la Ciudad de Buenos Aires, en donde las condiciones económicas de vida en promedio son mejores que en la mayor parte del país, observamos un porcentaje mayor, cercano al 30% que prefiere conocer otros lugares del mundo. En todos los lugares estudiados, son los más jóvenes quienes aspiran a disfrutar sus vacaciones viajando fuera del país.

De cualquier modo, quedándose en su casa o viajando, dentro o fuera del país, lo importante es perseguir experiencias gratificantes.