Menú
Opinión / 29 de agosto de 2019

“No demasiado lejos del default de bonos de largo plazo”

La calificación de S&P indicando que la Argentina ha caído en default selectivo no es mucho más que una anécdota a esta altura.

Por

La calificación de S&P indicando que la Argentina ha caído en default selectivo no es mucho más que una anécdota a esta altura. No cambia nada en lo material y muy difícilmente tenga un efecto negativo en los ya masacrados títulos de deuda.

Esto demuestra una vez más que las calificadoras de riesgo llegan tarde; van detrás de los hechos. Si su función se supone que es la de prevenir a los inversores acerca de la calidad de la deuda, esto no agrega nada. Pero el caso de la Argentina no es el único: siempre han estado detrás de los acontecimientos. De manera similar, solo ponen recomendaciones de vender en acciones que ya se encuentran un 90% por debajo de sus máximos.

La única declaración relevante de default es la que determina el ISDA (International Swap and Derivatives Association). ¿Por qué? Porque si esta entidad considera que hubo un evento crediticio, se dispara el pago de los seguros de default (CDS).

Esto no ha sucedido porque la deuda de corto plazo del Tesoro no forma parte del conjunto de bonos pasibles de esta declaración. Distinto sería si determinados bonos argentinos si se consideraran en default. ¿Estamos lejos de ahí? Probablemente no demasiado. Pero no hemos llegado.

En esta nota: , , , ,