Menú
Cultura / 31 de agosto de 2019

“Malena”, el libro del momento

Por

Parece imposible que Alberto Fernández tenga tiempo para algo más que no sea estar en campaña. Pero él mismo se esfuerza por mostrar una vida casi normal que incluye pasear a su perro Dylan, dar clases en la UBA y leer una novela que una editorial (Sigilo) le mandó de regalo a la casa. El libro es “Malena, una tragedia argentina”, de Edgardo Holzman, un abogado argentino que vive hace casi 50 años en Nueva York y que fue traductor del ex presidente Roberto Viola, sucesor de Jorge Rafael Videla.

“La lectura es una forma de escaparse y relajarse, pero este (Alberto) es un hombre que está en medio de una crisis”, dice el autor a NOTICIAS, sorprendido por su lector estrella. A Fernández lo conoce sólo por los medios y aunque nunca votó en las elecciones argentinas, asegura que esta vez le daría su apoyo. “Por lo menos para pasar a otro esquema que cambie de rumbo”, fundamenta Holzman, de visita en Buenos Aires.

Trama. La charla transcurre en la tradicional confitería Las Violetas, en Almagro, mientras Daphne, la esposa de Holzman, lee en inglés. Lo curioso es que en ese idioma fue escrita durante casi dos décadas “Malena”, publicada por primera vez en 2012 en una pequeña editorial de California y lanzada en la Argentina en julio pasado a través del sello Sigilo, para lo cual tuvo que ser traducida al español.

La novela es un thriller ambientado en 1979 y protagonizado por dos hombres rivales en el amor y afectados por un dilema moral. Uno es un militar argentino obligado a participar en oscuras tareas en la dictadura. El otro es un álter ego del autor: un traductor que escucha conversaciones que lo estremecen, pero que no puede revelar.

Realidad. Durante los días en que Holzman ofició de intérprete de Viola en Washington, en marzo de 1981, dos temas marcaron las conversaciones del sucesor de Videla. “Con Reagan trataron el apoyo militar en Centroamérica, porque el Gobierno estadounidense tenía prohibido por el Congreso enviar más ayuda y pretendía que los militares argentinos aplicaran su experiencia en ese vacío que quedaba. El otro tema fueron los desaparecidos: Viola repetía la historia oficial”, recuerda el autor.Holzman desconfió entonces (y en estricto silencio) de las respuestas de Viola sobre el paradero de miles de argentinos: decía que habían elegido pasar a la clandestinidad o caído en enfrentamientos. La percepción del intérprete tenía una historia.

A los 27 años, Holzman fue uno de los abogados enviados por la Comisión de Derechos Humanos de la OEA para recorrer las cárceles chilenas, a un año del golpe de Pinochet. “Me ayudó a ver la distancia que media entre el relato oficial y lo que realmente sucede”, asegura.

“Malena” encabeza una saga aún sin completar. La segunda entrega (inédita) relata la lucha de las Madres de Plaza de Mayo. Cuando se publique, quizás Alberto realmente ya no tenga tiempo para leer ficción