COSTUMBRES | 15-11-2019 15:43

Urbanismo: furor por la arquitectura

El éxito de Open House es prueba de la tendencia. Este año, en su séptima edición, abre las puertas de edificios icónicos. Novedades e imperdibles.

De un tiempo a esta parte, la arquitectura está de moda. Florecen los tours con ese foco, programas como “El Arqui” copan las pantallas de la TV abierta y los influencers arquitectónicos bullen de seguidores que encuentran en sus fotos el fondo de pantalla perfecto. Y el broche de oro de este renovado amor por el patrimonio urbano lo puede dar Open House, el festival que abre las puertas de edificios reconocidos de la ciudad y este año está celebrando su séptima edición. 

Hitos de hoy y de siempre. Reconocida mundialmente y también realizada en Nueva York, Londres, Oslo, Milán, Zúrich, Dublín, Lisboa y Tel Aviv, entre otras ciudades, en Buenos Aires esta cita ha ido creciendo cada año en popularidad y convocatoria. Por eso en cada edición también se intenta subir la vara de los espacios abiertos, permitiendo acceder a hitos arquitectónicos que por lo general solo pueden ser admirados desde afuera. Teatros, bancos, palacios, casas privadas y departamentos diseñados por profesionales reconocidos son algunos de los puntos en los que se ancla el festival, que además de contar con la guía de voluntarios también lo hace con dueños o arquitectos a cargo de esos espacios. De entrada libre y gratuita, hace falta anotarse (aunque este año solo 40 de los 142 lugares requerirán inscripción previa)

urbanismo

Entre los edificios destacados para conocer en detalle se encuentran el Planetario, la Escuela ECOS, la Biblioteca Nacional, el Edificio Comega, el Banco Hipotecario y el Polo Científico Tecnológico. Aunque para muchos, el gran interés estará en las novedades: “hay un crecimiento grande en la cantidad de espacios, pasamos de 109 a más de 140. Entre ellos resalta el Barrio Parque Los Andes, que vuelve a participar después de algunos años de ausencia. Y también la incorporación de muchas viviendas privadas, que son las que le dan el verdadero sentido a Open House”, describe Santiago Chiban, arquitecto e integrante de Cohabitar Urbano, la asociación civil sin fines de lucro que organiza el evento. En este sentido, algunas de las casas que invitarán a ese placer colectivo de “ver cómo viven los otros” serán la original Casa Betbeder en Belgrano, el Edificio Maure con sus aires de jardín vertical en Colegiales, los muy industriales Floralis Apartments en Palermo y el moderno pero cálido PH Larsen en Villa Pueyrredón. 

Muchos caminos. Consultado acerca de cómo eligen los lugares a mostrar, Chiban explicó que es un proceso de selección muy complejo pero amplio a la vez. “El primer criterio es que el espacio tiene que tener algún valor arquitectónico, cultural o patrimonial. Incluso en alguno de los casos los espacios no son elegidos por la arquitectura en sí, sino por la actividad que se desarrolla en ese edificio o por alguna particularidad que puede llegar a tener”, apunta. Un ejemplo de esto es la Fundación IDA, primera institución en el país abocada al trabajo de archivos y colecciones sobre diseño argentino, ubicada en Colegiales. “A la vez, tratamos de abarcar la mayor diversidad posible en cuanto a épocas, usos, estilos y hasta ubicación en la ciudad”, sintetiza el arquitecto. 

Urbanismo

Y dado el gran interés por la arquitectura desde diversos ámbitos y públicos, el festival también propone actividades complementarias. Así, existe Open Bici, para recorrer ciertos espacios en bicicleta; Open Muro, con foco en el arte urbano; Open Foto, que propone un concurso fotográfico y también el ingreso a “La cámara oscura”, una sala donde se proyectan imágenes de la ciudad; y Camina Buenos Aires, que propone hacer caminatas urbanas con itinerarios innovadores para interactuar con el entorno. 

Urbanismo

“Mucha gente que tal vez no viene de este rubro, a partir de conocer y poder vivir espacios a los no que están acostumbrados a entrar, empiezan a generar un interés que los sorprende a ellos mismos”, sostiene Chiban. Las opciones son muchas y la cita es el 9 y 10 de noviembre para que, en tiempos de renovado amor por la arquitectura, cada quien pueda encontrar el camino de llegada que mejor le siente.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario