EN LA MIRA DE NOTICIAS | 10-12-2019 15:15

Para nombrar su avanzada judicial, Alberto Fernández cambió el “Lawfare” por el “Nunca Más”

El Presidente anunció una inminente reforma del sistema federal de Justicia. La ovación K y la letra chica del pacto con Cristina.

Fue el tramo del discurso que despertó la mayor ovación del recinto. Más que el hambre, que Malvinas, que la Educación. La tribuna oficialista en el Congreso explotó de euforia con el anuncio de una avanzada conducida por Alberto Fernández contra la persecución judicial con fines políticos.

“Hemos visto el deterioro judicial en los últimos años. Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes y silenciadas por cierta complacencia mediática. Por eso hoy vengo a manifestar frente a esta Asamblea y frente a todo el Pueblo Argentino, un contundente Nunca Más”, leyó Fernández, y anticipó que en los próximos días enviará al Parlamento “un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia”.

Pero a diferencia del relato kirchnerista, que desde la campaña electoral viene etiquetando como “Lawfare” a la guerra judicial que amenaza a Cristina Kirchner y sus exfuncionarios, el Presidente prefirió no usar esa terminología inglesa para resumir el fenómeno. Alberto optó por el simbólico “Nunca Más”, identificado como emblema de la lucha por los Derechos Humanos.

De hecho, justo antes de referirse a la cuestión de las persecuciones judiciales que denuncia el kirchnerismo, el Presidente se refirió a los juicios de 1983 y desde 2003 contra el terrorismo de Estado, y recordó que hoy es el Día Internacional de los Derechos Humanos. 

Tampoco habló expresamente de “presos políticos”, esquivando así otra muletilla controversial que utiliza la militancia K para reclamar la inmediata liberación y absolución de los exfuncionarios acusados –justa e injustamente según los casos- de delitos de corrupción en la administración pública. Ese matiz discursivo de Alberto Fernández no es menor, teniendo en cuenta una de las menciones especiales que hizo el Presidente sobre el final de su mensaje.

“Quiero recordar a Esteban Righi, quien me inculcó como nadie los mejores valores del Estado de Derecho”, dijo Fernández sobre el cierre, evocando emocionado a su mentor judicial, en el mismo segmento en que homenajeó la memoria de sus padres y de Néstor Kirchner. Righi fue ministro de Héctor Cámpora en los ´70, y en la década K fue Procurador de la Nación hasta 2012, cuando el entonces vicepresidente Amado Boudou lo acusó de lobbysta de Comodoro Py y lo hizo renunciar, en medio del escándalo judicial por el caso Ciccone. Por esa causa, el exvice de Cristina fue condenado y hoy integra la lista informal de los presuntos “presos políticos” que defiende el kirchnerismo.

Este matiz discursivo que plantó el Presidente en su discurso de asunción tal vez marca la delgada línea que separa su posición de la del kirchnerismo más duro en la revolución de Comodoro Py. Queda por ver de qué lado está la Vicepresidenta, según la letra chica del acuerdo original entre ella y Alberto Fernández, respecto de su futuro judicial. Por ahora, todos quedan amparados bajo el paraguas simbólico del “Nunca Más”, usado ahora para combatir el Lawfare enemigo.

Galería de imágenes

Silvio Santamarina

Silvio Santamarina

Editor Ejecutivo y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario