viernes, diciembre 13, 2019

DEPORTES | 20-07-2012 12:15

Las finanzas, en el descenso

Independiente, endeudado, afronta un año clave. La gestión de Comparada, en la mira.

Javier Cantero nunca imaginó que iba a estar sentado allí. En el sillón por donde pasaron Pedro Iso, Herminio Sande y Julio Humberto Grondona (antes de desembarcar en la AFA). Acaso, tres de los presidentes durante la época dorada de Independiente. Eran tiempos donde la mística le permitía ganar partidos al Rey de Copas. Hoy esa imagen es un recuerdo, un retrato en sepia que se descascara en el portarretratos de cualquier hincha del Rojo. Cantero, para darse el gusto de ser candidato, tuvo que torcer la resistencia de su familia. “Si total no voy a ganar”, les confesó. Hasta que en diciembre pasado, sin aparato político, se encontró ungido como presidente y, en la parte roja de Avellaneda, la mayoría que lo votó se esperanzó con regresar a los primeros lugares.

Situación crítica. La ecuación de la felicidad cambió por completo cuando la nueva comisión directiva entró en funciones. Recibieron una institución con sus finanzas en ruinas y decadente en lo deportivo, con un promedio cada vez más asfixiante. Este año comenzaron últimos entre los equipos de Primera, por encima de Quilmes y River, los recién ascendidos. Además, encontraron un club colonizado por la impunidad de los barras. En lo macroeconómico, el pasivo es de 328 millones de pesos, de acuerdo con la auditoría que realizaron, con un 80% exigible durante 2012. Una deuda creciente con la AFA de 55 millones de pesos, dado que, en lo que va del año, la casa mayor del fútbol doméstico le tendió una soga para pagar deudas con el plantel por 3,5 millones.

Más información en la edición impresa de la revista

por Damián Cáceres

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario