martes, noviembre 19, 2019

SOCIEDAD | 23-12-2018 14:10

La polémica reinvención de Mauro Viale

El periodista se reposicionó con dos primicias. En busca de un rating histórico.

Las últimas semanas hubo dos entrevistas buscadas por todos los medios de comunicación y que, una vez hechas, fueron materia de discusión. Rodrigo Eguillor, el hijo de la fiscal acusado de abuso y el actor Juan Darthés, luego de la denuncia de Thelma Fardin, eran las voces que todos querían escuchar. Ambos reportajes fueron primicias de Mauro Viale. El periodista no sólo logró conseguir estos testimonios, sino que además le sirvieron para reposicionarse en el mundo periodístico.

(Leer también: La entrevista a Rodrigo Eguillor desató la guerra en América TV)

No exento de polémicas y reproches por parte de colegas y el público en general, Viale volvió al ruedo con información impactante. Es que aunque sigue trabajando en una pantalla caliente como América TV y también en A24, el conductor no gozaba del rating que había sabido conseguir tiempo atrás. Su pelea al aire con Alberto Samid, en 2002, era más recordada que cualquier otro suceso posterior. Sin embargo, un acierto fortuito de su producción y una antigua relación con Darthés le sirvieron para reiventarse en los dos temas más candentes.

Exclusivo. Según reveló Jorge Rial, la primera de las primicias que consiguió Viale costó sólo 400 pesos. Eso fue lo que habría abonado una de las productoras del programa al taxista que llevó a Rodrigo Eguillor hasta el canal. Según el propio conductor de Intrusos "cuando se dio cuenta de que estaba en América, Eguillor quería ir a lo de Pamela, pero Florencia, la productora, lo metió en el vivo de Mauro".

(Leer también: Caso Eguillor: madre fiscal, en crisis)

Pero el valor del testimonio se evaporó rápidamente para Viale, que fue muy criticado por su actitud complaciente durante el reportaje. Connie Ansaldi y Laura Ubfal fueron algunos de los que alzaron su voz. "No sé quienes son, qué hacen, dejalas", retrucó Viale, aunque se excusó de responderle a su compañero de canal Eduardo Feinmann, quien también había criticado con dureza el reportaje a Eguillor.

Pero, mientras duraba la polémica por la entrevista en la que Eguillor se peinaba y reía en cámara ante la mirada complaciente de Viale, la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés cambió el foco de atención mediática. La contundente acusación de la actriz hizo que el testimonio más buscado sea el del actor. El conductor de A24 lo logró debido a una antigua relación de amistad con Darthés. El reportaje, que se negoció que sea grabado y filmado en la casa del acusado en Nordelta, fue la única explicación pública que esbozó y tampoco estuvo libre de polémica.

En las redes lo atacaron por darle voz a Darthés, pero la mayor crítica volvió a ser la complacencia para con el entrevistado. En esta oportunidad, Viale sí explicó el motivo: "Desde que llegué a la casa, que me recibieron los dos hijos, hubo una enorme tensión", contó para explicar por qué había podido hacer algunas preguntas y otras no. Además, Mauro sacó a relucir su costado periodístico al defender su labor cuando, según dijo, los hijos del actor le pidieron eliminar la entrevista. "Me decían que no era lo que esperaban, que no lo favorecía al padre. Me dicen ‘la borramos’, yo les dije 'no, no me borran nada, yo no soy su vocero'", sacó pecho Mauro, quien agregó que se fue rápido de la casa de Darthés para evitar más discusiones y asegurarse la primicia.

(Leer también: Efecto Darthés: los ídolos caídos del post machismo)

Así, con dos exclusivas, Viale logró ser parte del centro de atención por un tiempo. Como si nuevamente estuviera junto a Samantha Farjat y Natalia Denegri hablando del caso Cóppola en 1996, el conductor entrevistó a los protagonistas que todos buscaban. Con su estilo y sus  métodos, siempre en el barro, siempre polémico y cuestionado Viale pudo volver a ser un hacedor de primicias.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario