domingo, noviembre 17, 2019

NOTICIAS URUGUAY | 09-05-2019 14:47

José Bayardi: “El pacto de silencio se rompió un poquito”

Asumió para poner la casa en orden tras una «tensión» en el Ministerio de Defensa por el caso Gavazzo. Dice que el Ejecutivo no se demoró y prioriza darle respuesta a familiares.

El propio presidente de la República lo llamó para explicarle que había tenido que cesar al comandante en jefe del Ejército -José González estuvo menos de 20 días en el cargo-, que relevaría a seis generales y también le pediría la renuncia al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, y a su vice Daniel Montiel. Así se enteró, el 1° de abril, que él era el elegido para suceder a Menéndez. José Bayardi no dudó porque haber rechazado el nombramiento, dijo, sería casi como desertar. Pero en su despacho del Ministerio de Defensa Nacional -que ya había ocupado cuando fue ministro de 2008 a 2009-, Bayardi le pone paños fríos a todo: dice que lo sucedido no alcanza a ser una “crisis”, apenas admite una “tensión interna”.

Y luego apunta que ni presidencia ni el ministerio actuaron tardíamente. Consultado por NOTICIAS respecto a la polémica decisión de Vázquez de destituir a Menéndez, a sólo días de morir por un cáncer que lo tenía agonizante, Bayardi afirma: “Probablemente, si yo hubiera sido Vázquez también habría tomado esa decisión, y si yo hubiera sido Jorge, probablemente también me hubiera dolido”.

De ahora en más, con menos de un año que tendrá en su gestión como ministro de Defensa, Bayardi priorizará la búsqueda de desaparecidos.

Noticias: En 2010, con la Ley de Defensa Nacional, quedó atrás la discusión sobre si el país debe tener Fuerzas Armadas. Pero ahora algunos precandidatos están planteando en campaña que habría que discutir qué Fuerzas Armadas queremos.

José Bayardi: Si vamos hasta 2005, Uruguay carecía de una ley general en materia de Defensa. Se elaboró el proyecto en 2007, en 2008 asumí yo como ministro y fuimos a discutir al Parlamento -con el subsecretario de la época, que era Jorge Menéndez- y se viabilizó la ley marco de defensa, votada por todo el sistema político. Hubo después un documento que era “la política de defensa”, y otro que era “la política militar de defensa”, que se elaboraron en el período 2011-2015.

A partir de ahí, las misiones están claramente determinadas. Lo que todavía no se ha definido en términos generales es la cantidad de recursos humanos que debería tenerse.

La ley de Defensa tiene un componente militar que es el que deben atender las FF.AA, pero la defensa militar del país exige también la capacidad de la población ante una eventual agresión externa.

Noticias: ¿Una guerra? Parece bastante improbable...

Bayardi: Uno diría que la probabilidad en términos generales es baja o muy baja. No obstante lo cual, todo país tiene que prepararse ante esa eventualidad.

Noticias: ¿Cree que hay que achicar las Fuerzas Armadas?

Bayardi: Soy partidario de hacer mayores inversiones desde el punto de vista tecnológico. Hoy tenemos un despliegue territorial que viene de un Uruguay del pasado. Creo que habría que replantearse un redimensionamiento del despliegue territorial. Ahora bien, también es cierto que en muchos departamentos del interior, ese despliegue territorial es un factor económico de reactivación del empleo, de consumo y de gasto en cada uno de los territorios. Mire que si sacamos algunos cuarteles en el interior, se insurrecciona la población.

Noticias: Le tocó asumir como ministro en un momento delicado. ¿Qué sacó en limpio del estado de situación en el Ministerio de Defensa Nacional tras sus primeros días en el cargo?

Bayardi: En este proceso se dieron un conjunto de elementos que llevaron a un estado de tensión interno, por decirlo de alguna manera. Acá no hubo una crisis, hubo sí tensión, porque termina dándose a conocer un documento, que es el del Tribunal de Honor y el accionar del Tribunal de Honor en relación al tema de (José Nino) Gavazzo y (Jorge «Pajarito») Silveira. Es un expediente que se movió, si le descontamos los fines de semana y los feriados de Carnaval, en 30 días.

Esa trascendencia dio lugar a una lectura en la que se pretendía presentar como de ocultamiento de los resultados, cuando en realidad el Ministerio (de Defensa) había estado trabajando, una vez que recibió la indicación, alrededor del 12 de marzo, en organizar lo que se iba a presentar judicialmente. Así que creo que hubo una repercusión externa que generó impacto -por la aparición de esas actas- que llevó sí a que se tomaran algunas resoluciones, pero creo que no hubo omisión ni de presidencia ni del ministerio. Se estaba actuando en hacer una presentación judicial de un expediente de 712 carillas.

Noticias: ¿Cómo puede ser que el expediente haya estado más de 20 días en presidencia y no haya sido enviado a la Justicia?

Bayardi: Estuvo desde el 18 (o 19 o 20) de febrero al 12 o 13 de marzo. Ese expediente, de todos modos, tenía varias partes. Una primera parte que fue la que secretaría de la presidencia atendió, que tuvo que ver con la carta del comandante Manini, que terminó en su relevo el 12 de marzo. Tenía otra parte que era el fallo de los Tribunales de Honor, y tenía otra parte que era la declaración de los imputados en el Tribunal de Honor. Acá en el Ministerio la mayoría de las cosas ya se habían procesado y estaban prontas para ser entregadas (a la Justicia), Por lo cual, cuando estuvo acá en el ministerio pasó con mucha más celeridad que en presidencia.

Noticias: Además de seis generales, Vázquez destituyó al ministro Jorge Menéndez y su vice Daniel Montiel. En su carta de renuncia, Menéndez confirmó que él se había apersonado en presidencia con dos abogados para sugerir que se llevara el expediente a la Justicia penal. Así y todo, incluso gravemente afectado por el cáncer, fue cesado, y murió unos días después. ¿Cree que hizo bien el presidente en destituirlo?

Bayardi: Le voy a decir lo que me dijo el presidente al mediodía del 1° de abril. Me dijo que estaba dolorido por tener que hacer estos cambios, que ya los tenía en mente, porque sabía que Jorge tenía una enfermedad terminal, que sería de rápido desenlace, y que le dolía tener que tomar esa decisión, pero que tenía que tomarla en ese momento. Termina de decirme esto y me pregunta si yo estaba dispuesto a asumir en el Ministerio.

Noticias: ¿No es cuestionable la oportunidad de esa destitución?

Bayardi: Podía haberlo hecho antes, esta es mi opinión... Jorge le había presentado, incluso, una carta de renuncia a su consideración y el presidente no se la había aceptado, y en todo caso, yo creo que el presidente estaba esperando hacer los relevos una vez que Jorge falleciera en el cargo. Esta es la sensación que me dio.

Noticias: ¿No hubiera sido lo esperable que hiciera cambios cuando Menéndez falleciera? Porque quedó como un castigo...

Bayardi: La lectura que se hizo fue la de un castigo, sí. Se interpretó así. Me consta, por lo que me dijo, que le dolía tomar la resolución, pero dada la actitud que se tomaba con el expediente con los militares, entendía que tenía que adelantar el cese y no esperar el desenlace de la enfermedad de Jorge para hacer los cambios. Yo no sé si lo calificaría como castigo. Yo comparto que las explicaciones de Jorge fueron tal cual, porque una vez que vine acá comprobé que lo que Jorge (Menéndez) había descripto en su carta de renuncia, efectivamente se había hecho así.

Noticias: Disculpe que insista, pero ¿usted qué piensa sobre la oportunidad de la decisión de Vázquez?

Bayardi: Probablemente, si yo hubiera sido Vázquez también habría tomado esa decisión, y probablemente si yo hubiera sido Jorge, también me hubiera dolido. Estábamos en una situación compleja, y el presidente sabía que el desenlace no iba a demorar.

Noticias: Curiosamente (o no tanto), Vázquez no asistió a su sepelio y la familia no aceptó las honras fúnebres, dos gestos que parecen bastante elocuentes...

Bayardi: Me consta el dolor de la familia de Jorge. Estuve en el sepelio (en Durazno). Probablemente al presidente también le conste. Y quizás ello mismo llevó a que él no estuviera presente en ese momento, por el momento de tensión particular que se podía vivir en el velorio y el entierro.

Noticias: ¿Y qué responsabilidad le cabe al propio presidente de la República, que homologó un fallo de actas que no leyó?

Bayardi: Él no leyó las actas de declaración y yo recién las estoy terminando de leer ahora (16 de abril), sí leyó las actas de deliberación y de fallo. La resolución de homologación o no la tomó sobre las actas de deliberación y de fallo, en las que se expresa en las actas del tribunal de primera instancia que «de acuerdo a lo recogido en el tribunal no estarían plenamente confirmados los hechos que dieron lugar al procesamiento» (cosa que declaran los imputados). Esto da lugar a que en la resolución de homologación se objete ese fundamento y no homologa el fallo del tribunal. Y en el caso de Gavazzo y Silveira, dado que hay una degradación, se objeta el fundamento de no reconocimiento de que los hechos estén probados, pero se convalida la degradación.

Voy a hacer una aclaración: se discutió si los tres ítems estuvieron en discusión, es decir: se homologan los fallos, se homologa uno y el otro no, o no se homologa ninguno. El presidente optó por homologar el fallo que degradaba (le quitaba el grado) a Gavazzo y Silveira, independientemente de que para mí la degradación debió haber sido por otro motivo. Cuando se habla de “afectar el honor” se habla de afectar el honor del Ejército o del cuerpo de oficiales. En este caso, el no haber declarado en la Justicia que alguien era inocente afectaba el honor del cuerpo de oficiales, pero quedaba eximido el del Ejército. Yo creo que acá, en las propias declaraciones de Gavazzo, en sus confesiones, se debió haber afectado el honor del Ejército.

Noticias: Pero no me contestó la pregunta. Le preguntaba qué responsabilidad cree que la cabe al propio Vázquez.

Bayardi: Él asume toda la responsabilidad política y se somete a la Justicia. Pero la Justicia va a fallar respecto a la flagrancia, a la flagrancia de no haberse cumplido el artículo 7 de los reglamentos de los Tribunales de Honor, que dice que “en conocimiento de un delito, hay que ponerlo a la orden de la Justicia”, en tanto es parte del mando superior. Porque el Tribunal de Honor tiene la primera línea de mando en el comandante en jefe, y la segunda línea de mando la tiene en el mando superior que lo integra el ministro de Defensa y el presidente de la República. A esta parte es que se somete a la Justicia. A mí me parece bien.

Noticias: Pero más allá de eso, ¿no cree que actuó tardíamente?

Bayardi: No, no creo que haya actuado tardíamente.

Noticias: ¿Cree que se rompió el pacto de silencio con las confesiones de Gavazzo, o fue algo aislado?

Bayardi: Es la primera vez que tenemos una confesión de que hubo detenidos muertos en unidades militares desde antes de la dictadura, esto pasó en marzo del 73, en boca de uno de los oficiales que ha estado más señalado por violaciones a los derechos humanos desde antes de la salida de la dictadura. Porque esto de Gavazzo y su accionar en Automotoras Orletti y la eventualidad de detenidos desaparecidos viene de la década del 80. Yo diría que para que se rompa el pacto de silencio debería el país haber avanzado por otros lados, y las FF.AA también avanzado por otros lados. ¿Qué quiero decir? Que acá la gran afectación del honor de las FF.AA le corresponde a los mandos militares de la época. Uno puede señalar desde febrero del 73, cuando desconocieron la nominación de un ministro de Defensa, ni hablar desde junio del 73 y durante la dictadura. Ya se venía afectando el honor de las FF.AA desde que el general (Esteban) Cristi dio la orden de hacer desaparecer el cuerpo en marzo del 73. No tengo ninguna duda que se afectó desde los mandos el honor de las FF.AA.

La máxima declaración que tuvimos en algún momento fue del general (Hugo) Medina, ministro de Defensa del doctor (Julio) Sanguinetti, que llegó a decir: «Se perdieron los puntos de referencia” (N. de la R.: fue una declaración de los comandantes en jefe realizada ante todos los líderes políticos). Esa pérdida de los puntos de referencia terminó llevando adelante la violación de los derechos humanos por parte de las FF.AA. Ahí está la primera mochila con la que cargan los actuales militares: nadie, antes que ellos, se paró a decir que la primera violación de los derechos humanos la dieron los mandos de la dictadura desde el 73 en adelante.

A partir de ahí, creo que también hay otras declaraciones ante los tribunales de honor, que -aunque sea mintiendo- hay una aproximación a la verdad. Eso de que un hombre de 24 años, sin patologías previas, muera en una silla... o que él lo haya cargado y arrojado al río solo, no es creíble. Y hay otros militares -que declararon en 2013- que vieron a Gavazzo sentado al lado de un hombre colgado de un caballete, que tenía cables y un teléfono cerca. Significa que él mintió, porque la causa de los 28 desaparecidos en el segundo vuelo fue derivando en el expediente hacia lo de (Roberto) Gomensoro. Porque el Tribunal de Honor fue por el procesamiento que se tenía adelante.

¿Si se rompió el pacto de silencio? Diría que se rompió un poquito, se rasgó un poco. Esperaría que en forma honorable otros militares estén en condiciones de decir mucho más de lo que se ha dicho hasta ahora.

Noticias: En el primer día de su asunción, el comandante en jefe del Ejército, general Claudio Feola, hizo declaraciones poco felices. Feola dijo: «No voy a repudiar hechos del pasado, porque no sé si están confirmados o no”. Después usted lo llamó al orden y le pidió que aclarara, cosa que él hizo en un comunicado. Pero en esa rueda de prensa se entendió que Feola decía “no tener comprobado” que hayan habido desaparecidos en Uruguay...

Bayardi: Cuando me enteré que dijo eso quedé sorprendido. La designación del general Feola fue del presidente de la República, que me lo comunicó en la conversación del 1° de abril. Yo lo llamé a Feola y le hice cuatro preguntas y del tenor de sus respuestas iba a depender que yo le sugiriera al presidente que si habíamos tenido un comandante en jefe que había durado 16 días, pudiéramos tener uno que hubiera durado menos de un día. Yo no lo estaba rectificando. Esperé sus explicaciones y cuando en sus respuestas me dijo que lo que había dicho eran en función de lo que estaba en el expediente, y me ratificó que él sabe que hubo desaparecidos en Uruguay (era ilógico decir otra cosa, cuando Ángel Bertolotti ya lo había dicho en nombre del Ejército en 2005, y aparecieron restos en unidades militares). La tercera pregunta fue: ¿usted cree que estas prácticas son rechazables? Me dijo que sí. La confusión de él la tuve clara cuando respondió mi primera pregunta: ¿usted estaba hablando de desaparecidos en términos generales o hablaba de lo que estaba en el expediente? Me dijo que estaba hablando de lo que estaba en el expediente. Entonces sí, le pedí que enviara un comunicado aclarando, porque se había entendido otra cosa.

Noticias: ¿Qué rol le cabe al general Manini Ríos, excomandante en jefe del Ejército y actual precandidato por Cabildo Abierto en este entuerto? Usted dijo que debió haber sido cesado con anterioridad...

Bayardi: Desde el punto de vista profesional, el general Manini Ríos es un militar muy solvente, basta ver su legajo (infante, paracaidista). Pero en un momento determinado deriva en un conjunto de posicionamientos políticos públicos donde ya venía con un altísimo perfil, que no era propio de los comandantes en jefe del Ejército que le habían precedido, incluso en situaciones álgidas y complicadas. Cuando se me preguntó cuál había sido el error que había tenido el Poder Ejecutivo en todo esto, yo dije que uno de los errores fue no haber relevado antes al general Manini, en función de los pronunciamientos políticos que había tenido. Después quedó probado que ese grado de protagonismo político podía tener alguna otra intencionalidad. Se supo que desde el comando del Ejército se había chequeado qué grado de aceptación tenía su figura en la opinión pública. La posibilidad de desembarcar en el escenario político ya la tenía planteada desde antes.

Noticias: En 2016 usted le dijo a El Observador que el gobierno ha tenido una “enorme incapacidad para construir relato” y que tanto el FA como fuerza política, como este gobierno, no han sabido comunicar bien. ¿Hubo una mala comunicación desde presidencia también en todos estos episodios derivados de las confesiones de Gavazzo?

Bayardi: Yo vine acá por primera vez el viernes 5 de abril y asumí el lunes 8. Hice algunas preguntas, el lunes asumí y ese día de tarde traté de hacer la composición de lugar de lo que había pasado. Creo que todo se hubiera arreglado si se hubiera tenido la capacidad de hacer un relato del proceso como el que yo formulé en el Senado el día martes 9. Porque ese relato lo construí sobre la base de los participantes. Si este relato hubiera estado de entrada, hubiera evitado lo que dio lugar a inconsistencias. El relato fue reconstruido por mí, porque sabía que en el Senado me iba a preguntar. No tengo dudas que hubo una mala comunicación.

Noticias: La organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos ha sido muy crítica con este Poder Ejecutivo, porque entienden que hay una pasividad en la búsqueda de desaparecidos y denuncian que este gobierno nunca les dio bolilla. ¿Habrá una mayor preocupación por la búsqueda de desaparecidos y por brindarle respuesta a estos familiares, en lo que le queda de su gestión?

Bayardi: Quedan 11 meses, pero uno de los temas que yo planteé en conversación con los comandantes es que pretendemos que se realicen los máximos esfuerzos para seguir dando respuestas en un tema de esta naturaleza y de esta sensibilidad. Y les dije que esperaba que hubiera cooperación de los mandos actuales respecto a tratar de profundizar en las respuestas que yo creo que son imprescindibles. Y no sólo por lo que implica desde el punto de vista ético, y humano, sino también porque es inconcebible que se pueda cumplir la función inherente a la defensa militar de los intereses estratégicos de los cuales hablamos, sin un grado de empatía y entronización de las FF.AA con el conjunto de la sociedad. La búsqueda de desaparecidos será una de las prioridades, según se lo expresamos a los comandantes.

-------------------------------------------------------------------------------------

No hablarán: la gran Manini

Noticias: Tiene poco tiempo de gestión. Además de darle respuesta a los familiares de desaparecidos, ¿qué se propone?

Bayardi: Lo otro central -porque en 11 meses no tengo tanto tiempo de gestión- es reafirmar el trabajo, y tratar de sacar el tema militar del escenario político. Por lo cual, hemos solicitado que los jerarcas militares no hagan declaraciones políticas.

Noticias: Que no hagan “la gran Manini”...

Bayardi: Exactamente, que no hagan la gran Manini. Porque cuando hay tensión en relación al Ministerio de Defensa mi lectura es que eso impacta en la sociedad de manera distinta a si hubiera tensión en otros ministerios. En el Ministerio del Interior y de Defensa impacta mucho más. Máxime en un año electoral hay que sacar el tema militar del escenario político, de campaña. Está bien que esté desde el punto de vista programático, pero no de temas de la coyuntura.

por César Bianchi

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Bambi: "Vuelve a casa"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario