lunes, octubre 21, 2019

MUNDO | 23-05-2019 15:45

Cataluña: cuál es el futuro del separatismo

El ensayista Jordi Gracia analiza la coyuntura política española post elecciones.

Las elecciones del 28 de abril en España abrieron un nuevo mapa político que significó un amplio triunfo socialista y el derrumbe del Partido Popular, tradicional espacio conservador que sufrió una histórica caída. El fin del bipartidismo y la fragmentación tanto dentro del socialismo como de la derecha produjo un doble fenómeno. Por un lado, la posibilidad de tener un gobierno de coalición y progresista entre el PSOE y Podemos; algo poco explorado en España. Por otro, el ascenso de la ultraderecha con VOX.

En medio, la incertidumbre respecto a Cataluña hace crecer la polarización nacionalista. Jordi Gracia, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Barcelona y autor de varios libros sobre la historia intelectual de España, reflexiona sobre el panorama actual de ese país. “Creo que ahora habrá una socialdemocracia exigente. Tanto los socialistas como Podemos han reajustado las posiciones y me parece que será un gobierno que no cederá, no acabará convertida en una muleta de un neoliberalismo abrasador”, señala.

Noticias: ¿Por dónde cree que debería ir la alianza del PSOE?

Jordi Gracia: No estoy seguro de que Podemos hoy pueda exigir de forma categórica un lugar en el gobierno, pero no pasaría nada si lo tuviese. El candidato óptimo, que era Íñigo Errejón ya no está. De estar sería muy sencillo: ya sería ministro. Pero dado que España no tiene la menor tradición de gobiernos de coalición, este sería un buen momento para ensayarlo. Hace falta una potencia de verdad para un asunto como el de Cataluña. Haría falta que Podemos dejase de hablar. Si mantiene como condición inexcusable un referéndum de autodeterminación, tenemos un gravísimo problema porque eso va a la destrucción de la convivencia. Prefiero apelar a la razón política que ha defendido Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para que sean ellos quienes promuevan una negociación en los términos que proponga un Estado democrático: no con el chantaje independentista, sino con la voluntad de resolverlo para todos los catalanes. De hecho ahora el independentismo institucional está dividido porque hay un sector mayoritario con vocación de pacto, que parece veraz, y otro irredentista que es el que encarga Puigdemont. Irredentista y unilateralista, es decir, dispuesto a hacer la independencia tanto si son mayoría como si no, lo cual es un disparate democrático.

(Te puede interesar: España en crisis: Cataluña entre juicio y elecciones)

Cataluna

Noticias: ¿Cree que puede haber una rectificación de parte de los independentistas?

Gracia: Sí, la rectificación se llama "el unilateralismo no es una vía democrática". Punto.

Noticias: Cuando escribió su libro Contra la izquierda. Para seguir siendo de izquierdas en el siglo XXI, el panorama era totalmente distinto. En ese momento hacía críticas porque estaban basando su estrategia en una utopía, y eso les implicaba una crisis de credibilidad. ¿Cree que lograron bajar esas ideas a la realidad?

Gracia: Yo creo que mi libro ha quedado totalmente caducado -(ríe)-. Ha pasado lo que yo pedía. Creo que sí, claramente han podido. En Podemos existía la plena conciencia sobre los instrumentos reales de transformación del Estado. Por eso siempre he creído que son social demócratas exigentes, pero no revolucionarios. El discurso que necesitaban para acceder a la visibilidad pública era el discurso del Che Guevara, de Venezuela, de las banderas revolucionarias, pero nadie se las creía. Se trataba de emerger dentro de la izquierda en el momento de mayor desarraigo y debilidad del partido socialista. Dijeron: tenemos que acceder ahora como un discurso redentor, estimulante, movilizador, a través de grandes palabras revolucionarias.

(Te puede interesar: El camino del PSOE en España: muerte y resurrección)

Noticias: ¿En qué puede modificar a España la posibilidad de un gobierno de coalición?

Gracia: La desigualdad ha sido galopante en los últimos diez años. La crisis del 2008 en España fue más lesiva que en el resto de Europa: se trata de revertir lo que fueron las políticas de recorte salvaje que aplicaron las derechas. Ese es un asunto absolutamente central. El segundo es Cataluña.

cataluna

Noticias: ¿Cómo cree que se debería encarar el problema de Cataluña?

Gracia: Se hubiese resuelto de una manera tan simple como desplazar algunas de las instituciones a otras ciudades. No sería ningún disparate trasladar grandes instituciones en un Estado federal. Con este gobierno se podría activar esa forma de reconocimiento fáctico de la naturaleza federal del estado autonómico.

Noticias: ¿Ve factible que se pueda hacer y que haya aceptación?

Gracia: No solo lo veo factible, lo veo imprescindible si no quieren que se vaya el 20% del PIP. Y como me imagino, el resto de España no lo querrá, pues que se pongan a trabajar para que eso no suceda. Los socialistas han de proponer otra forma de votación, una de un nuevo acuerdo de competencias, entonces Podemos encontrará la vía para decir: ‘Ya no hace falta el referéndum de autodeterminación’.

Noticias: Hay un avance de la derecha a nivel global pero en España está debilitada.

Gracia: Hay un retroceso claro de la derecha en España. Que Vox haya obtenido más de dos y medio millones de votos no significa que haya aumentado la derecha. Significa que dentro del partido conservador español clásico estaba oculto un voto de extrema derecha que votaba con el PP pero a disgusto, porque les parecía insuficientemente de derechas. La auténtica novedad es que se ha fragmentado ese voto. Ahora sale, porque es una derecha desacomplejada que ya no teme afirmarse en los mismos términos de Bolsonaro, de Salvini, de Trump. Por fin han reconocido a alguien que habla como ellos: con brutalidad, desconsideración, falta de tolerancia. Se han descarado, pero no ha aumentado la derecha: al revés.

Noticias: ¿Por qué cree que España va a contracorriente de lo que está pasando?

Gracia: Mi explicación real es histórica y es que la memoria de la dictadura está mucho más fresca en España que en ningún otro país europeo. España solo lleva 40 años de democracia. El resto de Europa, 80.

Noticias: ¿Le preocupa el lugar que puede tener VOX en el gobierno?

Gracia: Yo no comparto el alarmismo que en los medios de centroizquierda y de izquierda existe sobre VOX. Me parece que es parte de la integración natural de España en el sistema político europeo.

Galería de imágenes

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario