martes, octubre 22, 2019

POLíTICA | 04-06-2019 14:49

El tironeo sin fin del Peronismo Federal

Culpan a Lavagna por atomizar el espacio y también desconfían de Massa.

Roberto Lavagna fue contundente con Alternativa Federal: “El rejunte no sirve, ¿cómo se gobierna después?”. Sin embargo, por lo bajo, los esfuerzos por mantener a flote un armado que parece naufragar continúan. Margarita Stolbizer y Miguel Lifschitz, en nombre del economista, tienen las líneas abiertas con los peronistas moderados para que la tercera vía no colapse. Pero los días pasan y las diferencias se hacen más grandes. Intentaron armar un espacio que supere la grieta, pero están cavando su propio foso.

“Estamos asegurándole el ballottage a Cambiemos y al kirchnerismo”, se queja a viva voz uno de los precandidatos de Alternativa Federal, por lo que considera una decisión insólita de Lavagna al presentarse en un cuarto espacio. Sabe que si no van juntos, los votantes apostarán a la polarización. Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto y Juan Schiaretti decidieron, el miércoles 29 en una cumbre en Córdoba, que habría internas en su partido y con eso sepultaron las intenciones de Lavagna de apelar al consenso pero bajo su liderazgo.

(Te puede interesar: El futuro del peronismo alternativo: laberinto federal)

El tiempo asfixia. El 12 de junio se presentan las alianzas. Allí se sabrá si el ex ministro de Economía se suma o no al peronismo no K. Apenas 10 días después cierran las listas. “No queda mucho tiempo. Lavagna está jugando a ver quién aguanta más”, analiza uno de los armadores de Alternativa Federal. Tiraron demasiado de la cuerda y ahora está a punto de cortarse.

En baja. De tanta rosca interna, el espacio que prometía sacar al electorado de la polarización se fue desdibujando. Así lo reconocen sus integrantes. Mientras Mauricio Macri ya está definido como candidato y Cristina Kirchner presentó su fórmula, la oposición moderada no logra llegar a un acuerdo.

A la disputa con Lavagna se le suma la desconfianza que le tienen a Massa. Ni siquiera la reunión del miércoles 29 de mayo, en la que les juró que estaban en el mismo barco y puntearon provincia por provincia los posibles candidatos, los deja tranquilos. “Es que te mira a los ojos y te dice que no se va a ir, pero cuando habla en público no tiene la misma contundencia”, dice sorprendido uno de los armadores peronistas.

(Te puede interesar: Urtubey o Massa, entre el voto elegante y el voto pillo)

La decisión del kirchnerismo de que Axel Kicillof y Verónica Magario sean candidatos a la gobernación de Buenos Aires ayudó a los peronistas moderados. Porque Massa, en teoría, se quedó sin espacio para emigrar. Aunque el jueves 30, en el congreso del Frente Renovador, sus dirigentes lo habilitaron para negociar un "frente opositor ámplio" con los K.

El problema mayor, sin embargo, es que Lavagna sigue firme en su decisión de no sumarse. Rompió relaciones con Schiaretti, a quien criticó en público; dejó mal parado a Pichetto (que era su principal defensor); y con Massa ya no tiene demasiada afinidad.

Tampoco supo manejar los tiempos. Después de generar mucha expectativa con su candidatura, terminó anunciándolo de manera apresurada y deslucida para no quedar debajo del escenario político, apenas 48 horas después de la sorpresiva jugada de Cristina de cederle la candidatura a Alberto Fernández.

(Te puede interesar: Massa y Cristina padecen la “gripe Randazzo” (cepa 2019))

En Alternativa Federal, algunos creen que va a terminar no jugando. De hecho, Urtubey ya estudia ir acompañado por un vice del lavagnismo para aumentar su caudal de electores. Stolbizer, Lifschitz o Alfonsín podrían ser compañeros de fórmula que sumen votos. No son los únicos que apuestan a que el ex ministro se baje. Antes de la cumbre radical, uno de los referentes del partido había esbozado la idea: “Va a terminar publicando una solicitada en los diarios, argumentando que no logró el consenso”, predice.

En Alternativa Federal se esfuerzan por mostrarse competitivos, aseguran que empezó la carrera tras la cumbre en Córdoba. Ahora hay reglas de juego y armado territorial, consideran. Sin embargo, muchos sienten que están jugando mal sus fichas. “Perdimos respeto político y mediático”, dice un peronista. Y le apuntan a Lavagna como el responsable, aunque entre ellos las cosas también estén poco claras.

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario