martes, octubre 22, 2019

POLíTICA | 06-06-2019 16:33

Raúl Moneta: el hombre que se jactaba de ser “imbatible” en el terreno judicial

El fallecido empresario menemisa disfrutaba cada vez que le hacían un juicio. Sus herederos, contra su voluntad, los responsables del final de su mayor batalla.

El fallecido empresario menemista Raúl Moneta solía jactarse de que “el 70 por ciento” de su tiempo lo ocupaba en cuestiones judiciales, y “el otro 30” en sus negocios. Decía, además, que en el terreno de la Justicia era “imbatible”, y se jactaba de ser capaz de apelar a las maniobras más insólitas con tal de ganar un juicio.

Uno de sus últimas jugadas escurridizas le ocurrió hace unos años a un conocido estudio de abogados que le había iniciado una demanda civil por una nota periodística en “El Guardián”, revista que era de propiedad del empresario. En ese momento, el juzgado no pudo notificar a Moneta porque el domicilio de la “redacción y la administración” que figura en la publicación, en el departamento C del quinto piso del Pasaje Juan Llerena 1361, en San Luis capital, no pertenecía a su grupo de empresas.

(Te puede interesar: La palabra Moneta (Por Edi Zunino))

Una de sus mayores batallas judiciales, luego de la que tuvo que enfrentar por quebrar el banco Mendoza, por medio del extinto banco República, (de la que salió airoso y más millonario de lo que era antes), fue frente a quien fue su ex socio, el recientemente separado Matías Garfunkel, cuando este último era uno de los principales accionistas del grupo de medios K, “Veintitrés”. Y la misma terminó de una manera que Moneta jamás hubiera permitido, aunque sus hijos sí.

Garfunkel había denunciado al empresario menemista por estafa, luego de que fracasara una sociedad que habían conformado con la idea de comprar acciones de Telecom Italia. En ese momento, el fiscal que llevaba la causa adelante, Patricio Peres, había solicitado que Moneta fuera llamado a indagatoria. La hipótesis delictiva del fiscal partía de la “base de que Raúl Moneta –mediante engaños– había hecvho incurrir en error a Matías Garfunkel y así consiguió perjudicarlo”.

(Te puede interesar: La extraña enfermedad de Raúl Moneta)

Ese expediente indicaba que Moneta le habría vendido activos que no poseía a Garfunkel. Incluso habría llegado a venderle dos veces el mismo inmueble: le había transferido las propiedades ubicadas en Conde 935 y Freire 932, dos direcciones diferentes del mismo edificio. Sin ir más lejos, gracias a esta maniobra, entre sus allegados se jactaba de haber comprado, entre otras cosas, la radio "Rock and Pop" con la plata de Garfunkel.

La batalla judicial con Garfunkel llegó a su fin (como muchas otras) luego de que Moneta sufriera un ACV y que por ellos sus hijos se hicieran cargo de las empresas. Fueron sus herederos quienes a través de un acuerdo le devolvieron las radios que reclamaba ex socio de su padre, entre ellas, "Rock and Pop". Algo que el fallecido empresario jamás hubiera permitido, ya que, quienes lo conocieron aseguran que “Moneta disfrutaba cada vez que le llegaba una citación judicial y se divertía con las batallas judiciales”.

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario