lunes, diciembre 9, 2019

PERSONAJES | 16-07-2019 17:24

Florencia Bertotti: "Voy a ser una madre culposa hasta que me muera"

Miedos, maternidad, pareja, necesidad de crear, vida en el campo y la posibilidad de despedirse de los escenarios. Florencia se confiesa.

Tiene una sonrisa que contagia. Es charlatana, reflexiva, curiosa e inquieta. Por primera vez en su trayectoria, protagoniza una obra para adultos: “100 metros cuadrados”, de Juan Carlos Rubio, que ella misma adaptó con el director Manuel González Gil. Además, la canción de la obra es de Florencia Bertotti.

Multifacética, le cuesta salir de su casa y despedirse sin culpas de su hijo Romeo (11) para subirse al escenario del Multiteatro. “Pedí que las funciones sean temprano, a las 20, para volver a darle el beso de las buenas noches a mi hijo”, cuenta la actriz que dio sus primeros pasos en TV a los doce años. En pareja desde hace ocho con Federico Amador, cuenta intimidades de la vida conyugal y familiar.

Noticias: ¿Por qué, con más de 20 años de carrera, nunca había hecho teatro para adultos?

Florencia Bertotti: Es increíble. Nunca había sentido que me convocara una idea tanto como para pensar si me podía organizar. Imaginarme saliendo de mi casa a la noche era un plan no compatible con mi vida doméstica y materna. Además, pensaba que era un embole hacer teatro porque me gusta lo que siento la primera vez que hago una escena. Quizás porque nunca estudié teatro.

(Te puede interesar: Gonzalo Heredia: “Ir al teatro es un acto de fe muy grande”)

Noticias: ¿Nunca hizo un taller de actuación?

Bertotti: Nunca. Mi entrenamiento fue trabajando. Al faltarme esa experiencia, no tenía el hábito de estudiar, de repetir. Empecé a los doce y nunca paré. Pero apareció “100 metros cuadrados” y me encantó porque es un subibaja de emociones. Me gusta el mensaje, hay humor y te deja reflexionando. Me animé a probar algo nuevo y me di cuenta de que no es hacer siempre lo mismo. Es una obviedad, pero cada función es distinta porque el público es diferente y uno mismo también. A veces me emociono en lugares que me sorprenden. Hacer teatro es como tirarse a la pileta y esto no me había pasado nunca.

Noticias: ¿Ya no siente culpa al despedirse de su hijo cada noche?

Bertotti: No. Estoy entusiasmada con la obra, pero dejo con culpa a Romeo. Voy a ser una madre culposa hasta que me muera. Si llego tarde, trato de almorzar con él, para compensar. Cuando llego después de la función, Romeo ya debería estar durmiendo pero me espera, charlamos, le hago mimos. Salgo rápido de la obra para tener ese ratito con mi hijo. Me gusta lo que pasa en el teatro, pero con emociones encontradas.

Noticias: Su personaje es muy estructurado, aparentemente opuesto a usted.

Bertotti: Mi personaje es el deber ser y no se anima a salir de su zona de confort, a pesar de su infelicidad. No tengo mucho que ver con eso. Hacer teatro, justamente, fue salir de mi zona de confort. Cuando sentí irreprimibles las ganas de actuar, aunque siempre hago cosas ligadas al arte, decidí volver. Había posibilidades de hacer televisión pero no me generaba nervios.

(Te puede interesar: El lado B de ser mamá: una nueva mirada desmitifica la maternidad)

Noticias: Adrián Suar la convocó para una tira, ¿le va a decir que no?

Bertotti: Me llamó para una comedia, “Divorciadas”, pero se atrasó y sería para noviembre. Estoy en el proyecto desde el primer momento pero en el medio decidí hacer teatro y no voy a a poder hacer las dos cosas. Le dije a Adrián que tengamos un plan B.

Noticias: ¿La frena no querer resignar su vida familiar o hay algo más?

Bertotti: Es muy importante. Los fines de semana hay encuentro familiar, con Federico y sus hijos, Vito (12) y Ciro (9) y con Romeo, claro. En este tiempo creé mi marca de ropa para chicos, Pancha, es mi PyMe. Y diseño sin haber estudiado. Además hago canciones (el tema que canta Stéfano de Gregorio en la obra es suyo y de Willie Lorenzo), compuse la cortina del nuevo programa de Adrián. A fin de año voy a dirigir un espectáculo a beneficio, un megaevento para inaugurar el estadio el Buenos Aires Arena.

Noticias: Trabaja mucho detrás del escenario: produjo “Niní” y dirigió “Simona” en teatro. ¿Piensa despedirse de la actriz?

Bertotti: Si, lo pensé. Vivo más tranquila estando detrás de escena, me puedo organizar y hacer más cosas. Pero me gusta actuar y no lo puedo evitar aunque organizarme es complicado. Por eso acepto cosas aisladas. Necesito hacer y alejarme. Actúo casi a mi pesar porque vivo más tranquila cuando estoy en la periferia y no en el foco. Cuando dirigí “Simona” y sacaban del teatro a los chicos como si fueran los Guns N' Roses, me acordaba de mi época de “Floricienta” y sentía felicidad saliendo tranquila por otra puerta, tomándome un cafecito en el bar. En este momento de mi vida siento que estar detrás del escenario va más conmigo.

Noticias: Es actriz sin haber estudiado teatro, diseña sin haber pasado por la universidad y contó que estudió Psicología. ¿Terminó la carrera?

Bertotti: ¡No! Hice dos materias. En Biología me saqué 0,25. ¡No podía creerlo! Había contestado todas las preguntas. Evidentemente el estudio no es lo mío. Mi motor es confiar en mí, siempre supe que iba a encontrar mi camino, hacer algo que me gustara y vivir de eso. Hoy siento que puedo moverme bien en la popularidad y también amo mi vida en el campo, con mi familia.

(Te puede interesar: Virginia Innocenti: “Todos tenemos la inocencia herida”)

Noticias: ¿Cómo es esa vida suya que desconocemos?

Bertotti: Tenemos una casita en las afueras de Buenos Aires, con plantas, huerta, caballos, sin wifi ni cable. Hay que ir debajo de un ombú para tener señal de teléfono y en una hamaca, apenas un poco de señal de wifi. Los chicos piden venir a la ciudad pero les hace bien la naturaleza. Cuando oscurece, vemos películas que tenemos en el teléfono o en flow. Cocinamos, comemos, caminamos. Fede está con sus plantas y me tiro a leer, los chicos juegan. Cada uno tiene su espacio. Nos conectamos con esa paz.

Noticias: ¿Cuánto costó el ensamble de la familia?

Bertotti: Se dio naturalmente, con amor, tiempo, dedicación, objetivos, prioridades.

Noticias: ¿Cómo es hoy la relación con Guido Kaczka, el papá de su hijo? Fue una separación que dio mucho que hablar.

Bertotti: Sí, pero no consumí eso, no veía ni leía nada. No estoy al margen de todo, pero elijo cuidarme. Hoy tenemos una excelente relación con Guido. Separarte es un cimbronazo, un reacomodamiento, un dolor, un desgarro. Cada uno hace lo mejor que puede y no hay que castigarse. Hoy estamos bien, cada uno con su familia, sus hijos y el vínculo es bueno. Trabajamos para el bienestar de nuestro hijo y de nuestra familia. El cariño que nos tenemos es genuino. Sé que Romeo entiende y eso me deja tranquila.

(Te puede interesar: Guido Kaczka: el ganador menos pensado)

Noticias: Está hace ocho años en pareja con un galán que es objeto de deseo. ¿Es celosa?

Bertotti: Fede tiene un rol de galán y es un bombón. Siempre digo que me tocó un bombón por adentro y por afuera y aprendí a convivir con eso. Muchas veces vienen mujeres a pedir sacarse una foto con él y no me molesta porque desde el primer día supe que estaba con un galán. Fue solamente acostumbrarse. Era más celosa al principio, cuando empezamos a salir, y después fue un crecimiento y un aprendizaje. Es terrible ser celosa; la pasás mal. Y hay otra seguridad como mujer que vas encontrando con el tiempo. Cuando sos más chica, pensás otras cosas. Recuerdo que le miraba el teléfono y preguntaba quién era tal o cual. Después te das cuenta de que esas cosas no construyen, que no hay un fundamento, que el amor es otra cosa. Entendés que la pareja se construye de otra manera y la tranquilidad y la confianza pueden mucho más. Tenemos un vínculo estable y fuerte. En estos ocho años que estamos juntos fuimos encontrando una manera de libertad que tiene que ver con el crecimiento. El amor, el entendimiento y la piedad con el otro te hacen sobrevivir. Somos muy compañeros, hablamos mucho, decimos lo que pensamos, nos permitimos reflexionar. Fuimos encontrando una forma que nos hace bien.

Noticias: Pasaron la comezón del séptimo año, ¿hay una manera de no caer en la rutina?

Bertotti: Creo que todo el tiempo se va repactando la pareja, se van haciendo nuevos acuerdos y que uno, a veces, tiene que tener la piedad y la inteligencia de darse cuenta de que un acuerdo que se hizo hace un tiempo, ya no funciona. Y permitirse aceptarlo. Nos fuimos readaptando y estamos atentos al otro. Nos damos mucho espacio juntos, tenemos nuestros días solos, nos cocinamos, salimos, somos muy novios. Somos amigos, nos gustamos, nos disfrutamos, tenemos mucha empatía y cuando algo hace cortocircuito, los dos nos damos cuenta y frenamos. Podemos bajar un cambio. En una época éramos más chispas pero entendimos que perdemos tiempo enojándonos por orgullo, porque no sirve para nada.

Noticias: Ambos son padres, ¿les gustaría tener un hijo juntos?

Bertotti: Los dos somos padres y enseguida fuimos un familión. Hace tiempo que estamos con ganas. Siempre queremos pero aparece algo y va pasando el tiempo. Pero nos encantaría tener un hijo.

Noticias: ¿Cómo está hoy su relación con Cris Morena? En su momento ella le hizo una demanda por plagio porque “Niní” se parecía demasiado a “Floricienta”.

Bertotti: Con Cris está todo bien. Tema cerrado. Lo pasado, pisado. Me llamó hace poco para un proyecto. A “Floricienta” le tengo mucho cariño. Es un gran recuerdo que tengo diariamente presente por el cariño que recibo de la gente.

Por Liliana Podestá

@lilianapodesta

Galería de imágenes

Liliana Podestá

Liliana Podestá

Periodista.

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario