CULTURA | 16-07-2019 12:21

Marta Minujin: Menesunda recargada

Así se llama la muestra que la artista inauguró en New Museum de Nueva York. Una nueva versión de la mítica instalación del ‘65.

Con la fuerza de su talento y trabajo, la apasionada Marta Minujin (Buenos Aires, 1943) acaba de inaugurar “Marta Minujin: Menesunda Reloaded” (Menesunda recargada) en New Museum de Nueva York; debut norteamericano de la mítica instalación inmersiva “La Menesunda”.

Pionera e innovadora, desde el comienzo de su trayectoria la artista desafió las convenciones artísticas e instaló su arte y figura en los medios de comunicación cuando, junto con el belga Mark Brusse, creó “La pieza del amor” (1962), una de las primeras obras de arte de participación en el mundo. Antes que muchos, la artista realizó ambientaciones e instalaciones, trabajó con arte de la tierra y tempranamente percibió la importancia de los medios de comunicación y de la tecnología; en 1967 creó “Minuphone” (cabina de teléfono reproducida en 2010 en Fundación Telefónica) que, según el número discado, producía varios efectos sensoriales.

Su multifacética trayectoria de más de 60 años suma múltiples happenings, rutinas hippies, esculturas y videos, trabajos sobre vidrio en relieve, diseños de objetos cotidianos, intervenciones urbanas, arte público como “David”, que puede verse en la nueva estación Retiro de la línea E del Subte de Buenos Aires y reproduce la cabeza fragmentada en nueve partes del “David” de Miguel Ángel.

(Te puede interesar: Marta Minujín: “El amor es tan eterno como el arte”)

La Menesunda. El tercer piso del New Museum, prestigiosa y única institución de Nueva York dedicada exclusivamente al arte contemporáneo, alberga esta nueva recreación de la histórica ambientación transitable creada por Minujín y Rubén Santantonín (Argentina, 1919-1969) en 1965. Este camino laberíntico lleno de sorpresas, fue exhibido en 2015-2016 en Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, coproductor de la nueva presentación.

Precisamente, de allí viajaron a Nueva York la cabeza de la gigantesca mujer, junto a algunos artículos “vintage” como el túnel de neón, el disco de teléfono. Pero más del 70 por ciento de la instalación, de 300 m2, se generó junto al equipo del museo neoyorkino con quienes Minujin trabajó codo a codo. “Quedó muy impactante y creo que va a maravillar el mundo del arte de NYC”, dijo a NOTICIAS la artista.

Curada por Massimiliano Gioni y Helga Christoffersen, la obra no envejeció, sigue sorprendiendo e intrigando al visitante contemporáneo, aún cuando éste está sobre estimulado cotidianamente por múltiples pantallas. En lunfardo “menesunda” significa “mezcla”, “confusión”. Es cierto, las sensaciones se entreveran y las experiencias sensoriales se multiplican en los 11 espacios por los que transitan los visitantes (uno por vez) quienes, en su recorrido por pasillos angostos de distintas formas y texturas, se encontrarán con artistas en vivo y con elementos para activar a partir de sus reacciones.

Marta Minujin

Aquí y allá. Marta Minujín está feliz. Regresó por la puerta grande a Nueva York, una de sus ciudades preferidas. Y más aún, es significativo que su obra se exhiba en New Museum, usina de nuevas ideas alojado desde 2007 en un provocador edificio en Bowery, calle del Soho que fue durante décadas legendario refugio de borrachos.

(Te puede interesar: Homenaje: Leonardo Da Vinci por Marta Minujín)

Serena y satisfecha, Minujin es cada vez más reconocida, también en los Estados Unidos, como artista conceptual; ella también se registra como Pop, pero más que nada por los colores que usa y su “personalidad Pop”. En los años ‘60 y ‘70 exhibió extensamente en la “gran manzana”; en 1968 formó parte del cuerpo de profesores del área de “nuevos medios” de New York University. Frecuentó a Andy Warhol e incluso realizó una performance con el mítico artista.

Meses atrás vendió al Museo de Arte Moderno de Nueva York la instalación “Minucode”, filmada en esa ciudad en 1968. Su obra integró “WACK !: Art and the Feminist Revolution” (Arte y la revolución feminista), exhibición de arte internacional de mujeres presentada en Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, que comenzó a tapizar en 2007 la nueva ola del feminismo y giró por ciudades de los Estados Unidos y Canadá.

por Victoria Verlichak

Galería de imágenes

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario