Martes 6 de diciembre, 2022

SOCIEDAD | 23-07-2016 06:30

Lanata le consiguió una entrevista con Macri a su novia-fan

Ella tiene 28 años, es antikirchnerista militante y trabaja para el diario ABC de Madrid. De vacaciones en Buenos Aires, logró "puentear" a la corresponsal española.

No es solamente un periodista. En la última década, Jorge Lanata se convirtió en una especie de celebrity vernácula que combina todos los condimentos necesarios para el show televisivo: masividad, polémica y drama personal. Todos quieren conocer la intimidad del conductor y más todavía si acaba de iniciar una relación amorosa. La novia en cuestión es Josefina Giancaterino Stegmann, una joven de 28 años que primero lo idolatró y luego lo conquistó.

En mayo se confirmó que Lanata se había separado de su esposa, Sara Stewart Brown. Por esos días abandonó el piso que compartían en Avenida del Libertador y comenzó una etapa de soltería que le duró bastante poco. El fin de semana pasado, el conductor de “Periodismo Para Todos” fue fotografiado en un restaurante junto a “Jochi” (como le dicen sus íntimos) en Punta del Este. La reciente pareja se hospedó en el hotel L’Auberge y a la vuelta Jorge invitó a sus suegros al programa.

Admiradora enamorada. Josefina es argentina pero a los 18 años abandonó el país tras enamorarse de un director de teatro de España. La joven se casó en Islas Canarias pero al poco tiempo se divorció. Instalada en Madrid, estudió Periodismo en la Universidad Complutense y desde hace más de tres años trabaja en el diario ABC.

Fue a través de su trabajo que conoció a Lanata: en diciembre de 2015 lo entrevistó y retrató el momento con una foto en su cuenta de Instagram. “Admiración y agradecimiento es poco. Gracias al mejor periodista por tanta generosidad. La humildad de los grandes”, decía al pie de la imagen.

Es que Josefina podría definirse como una especie de “fan” virtual del periodista. En marzo publicó en Twitter: “Bravo a los periodistas valientes que nos salvaron de los chorros” y felicitó al equipo de “PPT”, semanas más tarde agradeció la labor profesional del propio Lanata y pocos días después difundió una petición de Change.org en la que se le pedía a la Defensoría de la Ciudad de Buenos Aires y a la Legislatura que declararan a Lanata ciudadano ilustre.

Esta incipiente relación le sirvió a Josefina para dar un salto en su carrera profesional: hace poco más de dos semanas entrevistó a Mauricio Macri. Según pudo saber NOTICIAS, fue el propio Lanata quien llamó al Presidente para gestionar la nota.

La entrevista ya había sido solicitada a la Casa Rosada y se esperaba que fuera Carmen de Carlos –la corresponsal del diario ABC en Argentina– quien la hiciera. “Como hubo un llamado personal, se saltearon todos los protocolos y Josefina la consiguió”, cuentan fuentes cercanas a ese medio.

La “desprolijidad” con la que la joven consiguió entrevistar a Macri generó algunas molestias entre sus compañeros: “Ella había ido a la Argentina de vacaciones, no tenía ninguna obligación laboral. Hizo la entrevista sin consultar y la mandó”, afirman y agregan: “Se está abriendo un lugar en los medios a los codazos. Quiere ser famosa”.

Consultados por NOTICIAS, ni Lanata ni Josefina quisieron hacer declaraciones. Es que el célebre conductor, a pesar de lo que él mismo genera, prefiere preservar su intimidad. Por su parte, ella ya volvió a España y se encuentra realizando unos cursos de verano en la Universidad de Santander.

Mismo estilo. Lanata no sería ni la primera ni la última persona en repetir un patrón entre sus historias amorosas. Sin embargo, las similitudes entre Sara y Josefina van más allá de lo físico. Las dos eran muy jóvenes cuando lo conocieron (Sara tenía 21), los primeros contactos fueron gracias al trabajo en los medios y ambas compartían una profunda admiración por el periodista. Entre otras coincidencias, las dos tienen pasión por el running y compiten en maratones.

La relación entre Sara y Lanata comenzó a fines de los '90 y su historia copó la atención de toda la Argentina el año pasado, cuando ella decidió donar un riñón y someterse al primer trasplante cruzado de riñón de América Latina. Por aquellos días, desde el entorno del conductor agradecían el gesto de "Kiwi" (como la apodó el periodista) y subrayaban el amor incondicional que le tenía. De hecho, la influencia de ella habría sido tal que se la señala como quien lo ayudó a salir de las adicciones.

En las casi dos décadas que compartieron tuvieron una hija, Lola, y a pesar de haber tenido varias idas y vueltas siempre mantuvieron el perfil bajo. Los rumores de la separación se confirmaron en mayo. Fiel a su estilo, Sara, también ahora, prefirió no hacer declaraciones y sólo se limitó a contarle a NOTICIAS: “Lo único que puedo decir es que estamos todos re bien”.

Flechazo anti K. Antes de conocerlo, Josefina era parte de esa audiencia ignota que celebraba cada informe de “Periodismo Para Todos”. Es que la joven es una ferviente antikirchnerista, al punto que celebró el fin del gobierno de Cristina. De hecho, el 9 de diciembre tuiteó: “Voy a despedir a esta impresentable a la española. Con las doce uvas! #chaucalabaza".

Así como alguna vez abandonó su país natal siguiendo un amor, quizás ahora que encara una nueva relación, Josefina vuelva a cargar sus valijas y se instale en Argentina. Si su pareja la pudo ayudar a conseguir una entrevista, quizás le pueda abrir alguna puerta laboral. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios