Martes 9 de agosto, 2022

SOCIEDAD | 28-12-2019 19:57

Gustavo Arce: "No puedo creer cómo terminé preso veinte días"

El dueño de la firma Agustino cayó por una causa caratulada como Lavado de activos y evasión, por una presunta deuda que su empresa mantiene con la AFIP, que rondaría los 14 millones de pesos. Ahora rompe el silencio y se confiesa. Su relación con Jorge Rial, su ex socio.

El viernes 27 de noviembre, la calle Tránsito Cáceres Allende al 400 en el barrio Nueva Córdoba, amaneció convulcionada. Como si se tratara de una película de Hollywood, la manzana se llenó de camiones de asalto, patrulleros, policías de la División General de Investigaciones Criminales y del Equipo de Tácticas Especiales Recomendables, armas largas, perros, cámaras de televisión. Así irrumpieron en la Torre Duomo y los vecinos sorprendidos, imaginaron que tanto despliegue era para apresar al segundo en la línea de sucesión del Chapo Guzmán, o algún integrante de una célula terrorista internacional. Por eso llamó la atención que despues de cinco horas, el único detenido que salió por la puerta principal fuera Gustavo Arce, un cordobés de 51 años, esposo de Margarita, papá de dos hijos, el dueño de la firma Agustino. El hombre que supo vestir celebridades de la talla de Mick Jagger o Marcelo Tinelli; caminaba esposado, con una campera negra que le cubría la cabeza, y custodiado por cuatro agentes del ETER. De esa forma ingresó al camión de traslados que primero lo llevó a la Jefatura de Policía y luego a la cárcel de Bouwer.

Tras las rejas. Según datos de la Procuración Penitenciaria Nacional (PPN), siete de cada 10 presos federales en la Argentina no tienen condena firme. Y según un informe de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), de los presos federales detenidos en Bouwer el cálculo asciende a 8 de cada 10. Y entre ellos, hace tres semanas, se encontraba Gustavo Arce, acusado de “lavado de activos y evasión por un monto que rondaría los 14 millones de pesos, según palabras del fiscal federal Nº 2 Gustavo Vidal Lascano. Luego de una denuncia que se realizó en la AFIP en agosto de este año, además del arresto del empresario, el juez federal Alejandro Sánchez Freytes, también ordenó diez allanamientos simultáneos. En total, el empresario estuvo detenido tres semanas, pero como tanto el fiscal como el juez determinaron que “no entorpecía en la investigación de la causa y no había peligro de fuga”, el dueño de Agustino recuperó su libertad. Nadie se imagina el daño que me hicieron. Imagen, reputación, problemas en mi familia… En un país que hace siete años vive en crisis y en recesión, una argentina en la que cerraron miles de empresas que dejaron tanta gente en la calle, a mí me metieron preso por una deuda de 13 millones de pesos… Es increíble. No puedo creer cómo terminé preso veinte dias"”, confiesa Gustavo Arce en la oficina del primer piso que tiene en el barrio de Pueyrredón. Allí es donde funciona su empresa que actualmente empléa a unas  40 personas.

NOTICIAS: ¿Por qué lo detuvieron Gustavo?

Gustavo Arce: La verdad, no lo sé… Lo que te puedo decir es que me siento dolido y consternado por todo lo que pasé. Fueron a mi casa a detenerme con personal antiterrorista de la policía. Y todo porque tengo una deuda con la AFIP. Me parece mucho.

NOTICIAS: ¿Quién es Gustavo Arce?

Arce: Un empresario que apuesta al país, un hombre que no tiene un solo peso o una propiedad en el exterior, una persona que provee, entre locales propios y franquicias, unos treinta locales en todo el país. También te agrego: alguien a quién nunca le perdonaron el éxito.

NOTICIAS: ¿Quién siente qué no le perdonó el éxito?

Arce: Mucha gente, de lo contrario no se entiende como se cometió esta injusticia. Yo salí de Quilino, un pequeño pueblo del norte de Córdoba. Mis papás tenían una pequeña sodería familiar, pero la plata no alcanzaba. Yo a los ocho años arreaba unas cabras para ganar algo de plata y ayudar con los gastos de la casa. Trabajar está en mis genes, por eso me duele todo lo que estoy viviendo…

NOTICIAS: ¿Pensó en algún momento en vender la marca y retirarse?

Arce: Te confieso que cuando estaba detenido, lo pensé… (hace un largo silencio). Pero además de empresario, soy un artista, un creador de mis colecciones, un hombre que vive para el trabajo. Cuando salí de prisión, me fui a la empresa para poner todo en marcha. No me van a sacar la motivación porque no soy un delincuente: soy un empresario que le da trabajo a 200 familias argentinas.

Gustavo Arce junto a empleados de Agustino

NOTICIAS: Al principio me dijo: “Me hicieron mucho daño” y me nombró a su familia: ¿Qué pasó?

Arce: Para la familia fue un golpe durísimo. Fueron 20 días de angustia e incertidumbre. Porque no terminó todo con mi detención. Por ejemplo, a mi hijo Agustín que tiene 23 años y está en quinto año de abogacía –su otra hija se llama Florencia y tiene 13 años–, una persona que en su vida pisó una comisaría, le pusieron como sospechoso porque: ¡qué tenía muchos viajes a Panamá!

NOTICIAS: ¿Por qué viajó tanto a Panamá su hijo?

Arce: ¡Nunca viajó! Según ellos el dato se lo había brindado el Servicio de Inteligencia de la Policía de Córdoba, pero él siempre estuvo como pasajero en tránsito porque Panamá es la escala que hace el avión cuando va, por ejemplo, a los viajes que hacemos en familia para irnos de vacaciones.

NOTICIAS: ¿Convenció a los policías?

Arce: ¡Cómo no los va a convencer si nunca ingresó! Les dejó el pasaporte sellado y con eso se acabó la investigación. Pero esas son las cosas irrisorias que tiene esta causa. Por ejemplo, lo que vivieron mis empleados el día del allanamiento, tampoco se entiende.

NOTICIAS: ¿Qué les pasó?

Arce: La mayoría llevan más de diez años trabajando para Agustino. Y cuando llegó la policía, los maltrataron, los desnudaron, y les palparon hasta las partes íntimas. ¿Te imaginás si vos tuvieras a tu mamá o a tu hermana, y por trabajar en una empresa en la que el dueño tiene una deuda con la AFIP le pasa algo así? No es justo…, yo soy un hombre que pasó los 50 y entiendo las reglas de juego. Pero no acepto que se metan así con la gente que quiero y que hace tanto trabaja para mí.

NOTICIAS: ¿Es verdad que a muchos le secuestraron los celulares y todavía no se los devolvieron?

Arce: Sí, es así como decís. ¿No es una locura? ¿Qué se creen qué van a encontrar además de fotos de sus familias? La causa está caratulada como “Lavado de activos” porque hice un canje con una compañía de seguros y les regalé a mis empleados más antiguos el seguro del auto. Un mimo que les hice después de tantos años de trabajo codo a codo. Los seguros estaban a nombre de Agustino porque mi empresa fue la que hizo el canje publicitario. Y para la justicia eso es sospechoso…

NOTICIAS: ¿Qué le dice la gente en la calle, sus empleados, proveedores, clientes?

Arce: La gente que me conoce me grita “¡Fuerza Gustavo, estamos con vos!”. Aunque yo hubiese preferido que no me tengan que decir nada. Hace unos meses lancé al mercado la línea Agustino Home y fue una explosión en todos lados. Por ahí muchos se preguntan: “¿Dé donde saca plata para hacer una línea nueva, otro desarrollo?”. Y eso creo que me convirtió en sospechoso. Pero lo que no entienden es la misma estructura que utilizo para hacer el cuero de las carteras, me sirve para hacer los sillones.

NOTICIAS: ¿Siente qué esto pudo haber acelerado la decisión del juez?

Arce: Puede ser…, aunque tengo información que el juez Alejandro Sánchez Freytes, no estaba convencido en firmar mi detención con los argumentos que le presentó el fiscal, pero no es algo que te pueda asegurar. Yo en Córdoba armé un local con estilo europeo, pero con los recursos que tengo en mi empresa. La inversión que hicimos fue mínima y estamos al nivel de Armani Home.

NOTICIAS: ¿No tiene miedo qué todo este revuelo ahuyente a futuros clientes o a posibles compradores de franquicias?

Arce: No porque en muchos casos, se dio todo lo contrario. Teníamos cuatro interesados en comprar franquicias que, por la situación del país, estaban evaluando si era el mejor momento o no. Y esta semana me llamaron y me dijeron: “Armá todo los papeles que lo vamos a hacer”.

NOTICIAS: ¿Le dolió el tweet de Jorge Rial, hombre que hace algunos años fue su socio?

Arce: ¿De Jorge Rial? No leí nada… ¿qué dijo?

NOTICIAS: Uno de sus seguidores le preguntó si seguía siendo socio suyo y él respondió: No. Desde hace tres años. Cuando descubrí los negocios turbios que tenía en Cordoba con la policía y el inicio de sus problemas con la Afip”.

Arce: La verdad, no lo vi… Pero no creo que él haya escrito eso, las redes no son confiables. Cuando Jorge se casó en abril con Romina, Morena me escribió para ver si podía vestir a algunos familiares, cosa que accedí de inmediato. Si Jorge tuviera algún problema conmigo, esto no hubiese pasado.

NOTICIAS: ¿Por qué habla de “Negocios turbios con la policía de Córdoba”?

Arce: Primero, como te dije en un principio, no sé si realmente el tweet lo escribió Jorge, y lo de la policía es algo que alguien inventó con mucha malicia. En octubre de 2016 le vendimos al gobierno de Córdoba 1500 camperas para vestir a la policía caminera. Por la calidad del producto que le dimos, el precio era el mejor del mercado. Pero como acá todos sospechamos de todos, algún legislador salió a protestar. Por eso nunca más le vendimos nada al estado.

Gustavo Arce, dueño de Agustino

NOTICIAS: ¿Se siente perseguido?

Arce: En parte sí, pareciera que en Argentina no te perdonan ser un empresario exitoso… Yo celebro la llegada de Alberto Fernández porque en su discurso habla de “Apostar a la industria nacional”. Eso me entusiasma y me dan ganas de abrir más negocios en los shopping, en todos los aeropuertos del país para que el turista compre cuero y producto argentino, en tener locales en las principales avenidas. Pero por otro lado hay gente que cuando siente que alguien creció un poco “más de lo permitido”, te pone palos en la rueda.

NOTICIAS: ¿Nunca imaginó qué lo iban a detener?

Arce: Jamás… Reconozco que tengo una deuda con la AFIP, como la tenemos muchos empresarios argentinos, pero hace ocho años que estoy a disposición y siempre presenté la documentación que me pidieron. Esa deuda esta siendo sometida a un control por parte de mis contadores y por parte del perito de parte. Acepto que el estado y la AFIP cumplan con su tarea. Acepto que el juez y el fiscal, hagan su trabajo. Pero pido respeto y la defensa de mis garantías individuales.

NOTICIAS: Por momentos cuando habla lo veo desanimado, con ganas de “colgar los botines”: ¿es así?

Arce: Es que todo fue muy reciente y aunque me muestre fuerte para afuera, a veces me quiebro… Pero como te dije antes, a los seis años arreaba unas cabras para poder llevar algo de plata a casa y ayudar a mis papás… Y eso es lo único que sé hacer. Por eso la mejor terapia y la única manera que encuentro para superar esto es hacer lo mismo que hago todos los días: levantarme a las siete de la mañana para ir a trabajar.

por E. Z.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios