domingo, enero 19, 2020

SOCIEDAD | 22-11-2019 14:46

Crisis en Cambiemos: La UCR cruzó a Mauricio Macri por el Protocolo de aborto no punible

Proponen el proyecto del diputado José Riccardo, quien aseguró: “Los radicales defendemos la honestidad intelectual de Adolfo Rubinstein”.

Las idas y vueltas que se generaron con la aprobación del Protocolo de aborto no punible y su posterior veto por parte del Poder Ejecutivo, no se detienen. Esta mañana, en paralelo a que se confirmara la renuncia de Adolfo Rubinstein a la secretaría de Salud, la Unión Cívica Radical presentó un proyecto en la Cámara de Diputados para que el Protocolo adquiera fuerza de ley de orden público. 

El diputado nacional por San Luis y presidente de la Comisión de Educación, José Riccardo, fue el autor del proyecto. Su objetivo, según aseguró en diálogo con NOTICIAS, fue respaldar la actuación del ahora ex secretario de Salud: “Como bloque legislativo queremos y como radicales, queremos defender y sostener la honestidad intelectual de Rubinstein”.

El último Protocolo a nivel nacional era del año 2015 y, para Riccardo, la actualización que vetó Mauricio Macri “es un trabajo extraordinario”. “Mientras estamos hablando, hay mujeres, niñas y jóvenes que deben acceder a la interrupción legal del embarazo y se encuentran con trabas burocráticas. A una chica violada, por ejemplo, le hacen demostrar como si fuera un juicio, cómo fue violada. Todo eso lo resuelve este Protocolo”, afirmó. 

El proyecto fue elaborado en el día de ayer y, según Riccardo, ya cuenta con el aval de los diputados radicales. En las próximas horas circulará entre los legisladores del interbloque conformado con Cambiemos. El objetivo es que sea discutido en las sesiones extraordinarias antes del 10 de diciembre aunque, según el legislador, “para eso es necesario que haya voluntad política”. 

Riccardo prefiere no hablar de “responsabilidades” a la hora de cuestionar el veto aunque reconoce que la presión religiosa puede haber influido. Sin ir más lejos, en la última sesión ordinaria de Diputados se frenó el tratamiento de la modificación de la ley de Educación Sexual Integral y el legislador señala a la Iglesia como un actor clave en el freno. “La influencia de la iglesia es tremenda y preocupante”, agregó. 

Crisis partidaria. El tema del Protocolo desató una crisis interna en Cambiemos. Según Riccardo, hubo un manejo “desprolijo”: “Al cierre de un gobierno, estas desinteligencias se acentúan”, agregó. 

Los cruces entre los radicales y los funcionarios del Pro se volvieron evidentes y la discusión sobre el Protocolo propició las críticas internas que fueron más allá del tema en cuestión: “No desautorizo la palabra del Presidente porque es nuestro presidente y nuestra institucion, pero está mostrando desinteligencias importantes. Desinteligencias como las que hubo en otros momentos. Errores de esta naturaleza hubo varios en nuestro Gobierno”, dijo el legislador y agregó: “La intervención de la Jefatura de Gabinete, en su momento, en la política del Banco Central fue otro hecho. Parece lejano pero fue un hecho desencadenante de una la falta de confianza de los actores económicos y políticos. Es decir, improvisaciones hubo”. 

A días de que termine el mandato de Macri, Riccardo descartó una ruptura total del interbloque aunque insistió en la necesidad de que el espacio recupere un sentido plural: “Soy más radical y más Cambiemos que nunca, pero en el culto a la diversidad de miradas sobre los temas”. “Como todo frente político, hay que tener reglas para dirimir las diferencias y no el dedazo de algunos asesores del Presidente a quienes no los eligió nadie. A Mauricio Macri sí lo eligió la gente, pero hay muchos asesores o personas de la Casa Rosada a las que nadie votó y se creen que sí”, cuestionó. 

Autocrítica. La defensa a Rubinstein no llegó sólo por parte de los legisladores radicales. El comité nacional partidario sacó una declaración en la misma línea y el propio Ernesto Sanz, armador clave de la alianza Cambiemos, se expresó en el mismo sentido. 

Para Riccardo, todas estas expresiones se corresponden con la intención del radicalismo de manifestar críticas internas: “En orden a una disciplina que parecía necesaria para formar parte de un gobierno que agarró una brasa caliente, nos quedábamos un poquito más callados. Esa es una autocrítica que nos estamos haciendo”, dijo. 

Tres años atrás, la entonces ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz, había firmado la adhesión al Protocolo Nacional de aborto no punible. Sin embargo, antes de que la adhesión llegara a publicarse en el Boletín Oficial, la gobernadora María Eugenia Vidal vetó la decisión. Siete meses después, la ministra renunció. 

La similitud de aquella situación con la actual es indudable. Sin embargo, en aquel momento, no hubo cuestionamientos fuertes por parte del radicalismo. Consultado acerca de esto, Riccardo reconoció: “Sí. Hubo muchos momentos en donde los radicales tendríamos que haber hablado más y no lo hicimos. Los diputados deberíamos haber sido más firmes en algunas decisiones y no lo hicimos porque creíamos que era lo mejor. Cuando se empezó a hacer, se empezaron a notar estas cosas. Cuando el presidente del partido, Alfredo Cornejo, planteó cuestiones que eran muy obvias como el tema tarifas o la necesidad de escuchar la situación social, empezó otra etapa”.

Galería de imágenes

Giselle Leclercq

Giselle Leclercq

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario