PERSONAJES | 29-05-2019 12:33

Laura Conforte: "La danza está en mi ADN"

Bailarina, actriz y cantante, protagoniza el musical “A Chorus Line”. Maternidad tardía, novio y carácter inestable.

"La vida no para de sorprenderme”, dice Laura Conforte al final de la charla con NOTICIAS en un bar de Saavedra, cerca de su casa, mientras toma las últimas gotas de su limonada con menta y jengibre. A esa altura, ya había hablado de su carácter inestable, los vaivenes de la maternidad, la pareja, su posición frente al aborto y, por supuesto, su exitosa carrera artística.

Comenzó a bailar a los cuatro años y a los seis decidió que sería artista, después de ver la película “A Chorus Line” ocho veces. A los doce dio examen para entrar al Teatro Colón. Soñaba con ser bailarina, pero la bocharon y su sueño se frustró. Después de un tiempo de duelo, volvió a bailar. “Está en mi ADN”, reconoce. Conoció el jazz, el teatro, el canto y encontró nuevas maneras de expresión.

Hoy es una reconocida bailarina, actriz y cantante. En su curriculum acumula varios éxitos y protagónicos: “Rent”, “La novicia rebelde”, “Vivitos y coleando”, “Casi normales” son algunos de una larga lista. Este año se destaca en su rol de Cassie –una bailarina de cuarenta y pico que quiere volver al ruedo y pelea por conseguirlo– en justamente “A Chorus Line”, el famoso musical estadounidense, dirigido por Ricky Pahskus en la versión local. Después de una temporada de verano en el Maipo, reestrena en el Metropolitan el 29 de marzo.

(Te puede interesar: Ricky Pashkus: “Conseguí mucho por ser obsesivo”)

En el plano personal, está en pareja con Pablo Cohen –organizador de shows para eventos– desde hace quince años y es mamá de Luca (6) y Teo (4) y según cuenta, hace malabares para cumplir con todos sus roles y que el caos cotidiano no la desborde.

Noticias: En su perfil de Twitter se presenta como cantante, bailarina, actriz y muuuy inestable. ¿A qué tipo de inestabilidad se refiere?

Laura Conforte: A mi humor, mi carácter, mi semblante. A veces estoy más pizpireta, pum para arriba y, a veces, más desganada. A veces tengo buen humor y, otras, mal humor. Iba a sacarlo para que no pensaran que estoy chiflada, pero no lo saqué.

Noticias: ¿Qué características suyas resaltaría y cuáles preferiría ocultar?

Conforte: Soy bastante jocosa, suelo tener buen humor, bastante tranquila para laburar, me refiero como compañera. Y no me gusta cuando me salta la térmica, cuando me enojo en mi vida cotidiana. Soy un ogro inmundo, me odio, me odio. Grito, insulto, puteo, le pego a la mesa y a los dos segundos me angustio y pido perdón. En el laburo lo manejo mucho mejor.

Noticias: Es sanguínea, apasionada.

Conforte: Sí y bastante impulsiva. Me cuesta frenar el primer impulso que siento. A la hora de decir cosas también, es un sincericidio. Alguna vez puedo controlarlo, pero muchas veces lo digo y ya es tarde.

(Te puede interesar: Javier Faroni: “El escándalo no vende entradas”)

Noticias: ¿Y cómo lidia con sus demonios? ¿Terapia, yoga, meditación, caminatas?

Conforte: Terapia dejé hace años y casi todos los días digo que tengo que retomar. Yoga hice muchos años, lo pasé genial, pero voy, vengo. Soy muy inconstante con todo. Antes era más metódica con mis espacios, mis clases, y ahora, con los pibes, estoy caotizada. No termino de organizarme. Me pospongo porque tengo que hacer mis cosas más las de ellos: llevarlos, traerlos, la escuela, fútbol, el taller de arte. Entonces, en ese desborde del laburo y ser mamá, postergo cosas que me encantaría hacer.

Noticias: La maternidad tiene un lado complicado del que no siempre se habla.

Conforte: Elegí ser madre de grande y durante 36 años hice lo que se me cantó. Fue mucho tiempo haciendo lo que quería. Después, el desorden me desestabilizó. Creo que con mi segundo bebé me equilibré un poco más. Por lo menos ya sé que es un quilombo. Además, está el estado de cansancio permanente. Me vuelvo loquita con el cansancio, con el hambre, con el sueño, me pongo de mal humor, soy como una niña con esas cosas.

(Te puede interesar: El lado B de ser mamá: una nueva mirada desmitifica la maternidad)

Noticias: ¿Qué rol cumple el papá de los chicos en esta dinámica familiar?

Conforte: Somos muy pareja, nos organizamos, nos complementamos, hacemos un equipo que fluye muy bien. Los dos hacemos todo. Bueno, quiero creer que hoy en día la mayoría de los padres dan de comer a los pibes, los bañan, cambian pañales. Si no es así, me tengo que “rajar un tiro”.

Noticias: Siempre se refiere a su pareja como su novio. ¿Por qué?

Conforte: Llevamos quince años juntos y no nos casamos porque nunca nos interesó. Nunca fue mi sueño la iglesia, no creo en eso y no creo en los papeles. Y no me gusta la palabra esposo o esposa, me parece una inmundicia. Tampoco la palabra marido. Yo sigo diciendo novio, me encanta.

Noticias: Es una activa defensora de la legalización del aborto. ¿Sus razones?

Conforte: Todas estamos rodeadas de abortos, lo hemos vivido de cerca, acompañamos a una amiga o estuvimos en esa situación y es un infierno. Todas sabemos la cantidad de mujeres que nos morimos por abortos clandestinos. Y es un disparate que la iglesia se meta con un tema que tiene que ver con salud pública. Me parece arcaico, que atrasa y es absurdo que no se apruebe. Pero no tengo la menor duda de que se va a aprobar. Espero que sea pronto para que no nos sigamos muriendo.

(Te puede interesar: Aborto: cómo es el plan celeste para blindar el Congreso)

Noticias: ¿Cómo es este momento de su vida?

Conforte: Me siento muy afortunada. Soy una chica con suerte. Muchas cosas que he deseado y soñado muchísimo me han pasado. Tengo una familia preciosa, un novio precioso, trabajo de lo que me gusta. Desde muy chica supe que quería ser actriz. A los 22 me fui a vivir sola y nunca tuve que pedir prestado, siempre viví del teatro. En un momento empecé a sentir que era poco desafiante seguir formando parte de los coros y los ensambles de los musicales y empecé a desear que viniera algún rol, algo interesante. Y vino “Rent”, vino “Evita” en Washington, “La novicia rebelde”, “Vivitos y coleando”. “Casi normales” me permitió mostrar mi paleta de actriz, estuvimos ocho años y se convirtió en una obra de culto. Y, ahora, estoy haciendo el rol de Cassie en “A Chorus Line”, un musical en el que quería estar. Cuando me enteré de que iban a hacerlo, le dije a Ricky (Pashkus) que yo quería estar, que quería bailar. Y aquí estoy bailando. No quiero parecer soberbia, pero las cosas se me van dando.

Noticias: ¿Cuánto hay de suerte y cuánto de trabajo?

Conforte: Es una mezcla. Trato de mantenerme entrenada, además de ser mamá y ama de casa. Tengo mi maestro de canto, tomo clases de danza o de yoga cuando puedo, estoy en movimiento y siempre en contacto con mi instrumento. No es que estoy en mi casa a ver qué pinta o tirada comiendo ravioles y engordando. Hay una parte mía de esfuerzo, el resto es suerte.

Noticias: ¿Es cierto que “A Chorus Line”, la película, fue decisiva en su decisión de ser artista?

Conforte: Sí, tendría seis años cuando mi vieja me llevó a ver esa película. Yo ya bailaba, bailo desde los cuatro, y salí del cine enloquecida, fascinada y con la certeza de que eso que acaba de ver, sería mi vida. No sabía si quería ser bailarina, actriz o cantante o todo junto. Y volví a ver la película todos los fines de semana que estuvo en cartel, la habré visto ocho veces. Mi mamá me esperaba afuera porque ya estaba cansada de verla.

(Te puede interesar: Javier Faroni: “El escándalo no vende entradas”)

Noticias: ¿Se siente identificada con Cassie?

Conforte: Sí, las dos somos bailarinas desde jóvenes y somos mujeres grandes que queremos seguir bailando. Y las dos audicionamos para conseguir un papel. Yo misma audicioné para ser Cassie.

Noticias: ¿Cómo fue su experiencia con las audiciones en general?

Conforte: De todo un poco. En muchas no me eligieron, muchas veces me sentí frustrada, pero nunca bajé los brazos. La única que me frustró profundamente fue la audición en el Colón, cuando tenía doce años. Quería ser bailarina clásica. Pasé tres de los cuatro exámenes y en el tercero me bocharon, ahí me deprimí. Era mi sueño. Dejé un tiempo y después volví a bailar, no podía evitarlo, está en mi ADN, y encontré otros estilos de danza. Tomé clases con Ricky (Pashkus), el jazz me volvió loca y eso me trajo el teatro y el canto.

Noticias: ¿Qué le gustaría hacer en el futuro?

Conforte: No tengo idea. Me gustaría que “A Chorus Line” esté todo el año en cartel y que se mantenga siendo un éxito. Es hermoso ser parte de un éxito. Hoy quiero disfrutar de esto. De elegir, me encantaría hacer teatro de texto, cine y tele depende qué. “Según Roxi” (Televisión Pública) fue una experiencia muy feliz. El futuro es algo sobre lo que me vengo preguntando hace años y la vida no para de sorprenderme.

Galería de imágenes

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario