domingo, diciembre 8, 2019

PERSONAJES | 28-11-2019 13:13

Daniela Lopilato: "Si no sos buena, no sirve el apellido"

Nutricionista, sacó su segundo libro y planea un programa de TV. La estafa de las etiquetas y el peligro de los influencers de salud.

La respuesta la impactó. En un año de crisis general, pero en especial fuerte para el mundo editorial, su primer libro, “Comer es un placer saludable” llegó a reimprimirse cuatro veces. Cuando aún estaba asimilando la noticia, Planeta le ofreció escribir el segundo. Entre atención en su consultorio, la crianza de sus hijos Daira y Benicio y hasta la búsqueda de vías en las que decantar también su pasión de actriz nació entonces “Comer contentos”, un título dedicado a esas madres que la contactan en redes sociales para pedirle asesoría sobre la alimentación familiar.  “Creo que a los libros les va bien porque hablo de nutrición con claridad y términos comunes”, apunta. En tiempos en los que muchas figuras sin papeles buscan erigirse en gurúes de la alimentación, la de Daniela Lopilato pretende ser una voz que aporte conceptos lejos de los extremos. “No concibo que todo se viva como un River-Boca”, sentencia. 

Noticias: ¿Cuáles son las consultas que ve más repetidas?
Daniela Lopilato: Dudas como “mi hijo no come”, “come pero muy poco” o cómo hacer para incorporarles alimentos nuevos a los chicos. Las mamás se desesperan y la hora de comer se vuelve una batalla campal. Además, la alimentación cambió mucho en los últimos años. Está toda la onda orgánica y saludable y del otro lado todo lo ultra procesado, con miles de aditivos y conservantes perjudiciales para la salud. También hay cosas que se ponen de moda, como la leche de almendras y la guerra a los lácteos. El otro día atendí a un adolescente y me dijo que nunca había probado la zanahoria. No quiero echarle la culpa a los padres, pero los chicos copian conductas... Si no contribuís a los correctos hábitos de alimentación, eso empeora con el tiempo. ¡Un chico de 17 años no me puede decir que no conoce el gusto de la zanahoria! 

Noticias:¿Pasa que los padres terminan siendo los propios instauradores de ciertos mitos?
Lopilato: Sí, muchos dicen “no le gusta la zanahoria, no le des”. Y eso se arrastra a través de los años. Hay conductas que se imitan desde la mesa familiar. A mi hija le pido siempre que no haga juicios de valor delante de su hermano, porque si no, la copia. Y alguna vez usé eso a favor y le pedí que dijera que la gaseosa es un asco y que prefería agua, y ahora Benicio pide agua. También me gusta enseñar desde mi experiencia, porque no soy la nutricionista perfecta. Te doy otro ejemplo: hace poco mi hijo llegó del jardín y me dijo “no me gusta el tomate”, cuando la noche anterior lo había comido. Así que lo miré y le dije “bueno, hoy no tenés ganas”. No le di tanta importancia, entiendo que son cuestiones de moda o de ver a un amiguito y copiarlo. La ciencia dice que hay que exponer al niño hasta 15 veces al mismo alimento, y muchos padres se cansan antes. 

Noticias:¿Qué hay que tener en cuenta con la alimentación adolescente?
Lopilato: Es un tema controversial y de discusión, porque hoy entre los adolescentes está de moda hacerse vegetariano o vegano. No es cuestión de “sacarles el diablo de adentro”, pero sí de que sean responsables con su alimentación. Primero hay que preguntarles por qué quieren serlo, si es para perder peso o por convicción. Hay que explicarles que ser vegetariano es un cambio completo en la alimentación, y llevarlos a un nutricionista que les enseñe y acompañe. Más aún si quieren ser veganos, porque no es una alimentación que aporte proteínas completas. Yo no recomiendo ninguna de las dos, los niños tienen que comer de todo para desarrollarse bien. Si hay falta de vitaminas y nutrientes, puede haber carencias irreversibles. 

Noticias:¿Las generaciones jóvenes están más abiertas a lo saludable?
Lopilato: Están abiertos, pero a través de los influencers también reciben mala información. Soy de las que piensan que es peor estar mal informado que no estarlo. En ese caso es mejor no saber. Si no sabés y encima te dicen cosas erradas, como que si te hacés vegetariano vas a bajar de peso, es peligroso. Atiendo muchísimos vegetarianos con sobrepeso y obesidad. 

Noticias:¿Qué siente cuando ve que hay lugar en los medios para este tipo de personajes no informados?
Lopilato: Es intrusismo, y hay mucho de eso. Cualquier persona que no es profesional de salud hoy habla de cómo alimentarse o qué hacer para tener el cuerpo ideal, sin tener conocimiento científico. ¿Cómo no va a haber cada vez más chicos con trastornos alimentarios? Ahí también entra en juego lo que hacen los padres… 

Noticias:¿Y qué rol le otorga al mercado?
Lopilato: Creo que hay que cambiar mucho del código alimentario, porque si cualquier cosa se llama alimento, estamos equivocados desde la base. Aditivos y colorantes no son alimentos. No digo que dejemos de comer papas fritas, pero el mercado de lo ultraprocesado debe regularse. Las etiquetas no se entienden. Parece que algo no tiene azúcar pero tiene sacarosa, que es lo mismo. Hay agregados de este estilo, como el glutamato monosódico, que es un realzador del sabor pero además desencadenante de enfermedades. Son pésimos y los siguen usando bajo otros nombres, pensando que un poco no hace nada. Pero hace. La verdad es que los alimentos reales no tienen etiquetas. 

Noticias: ¿Y cómo se lleva usted con su cuerpo?
Lopilato: Soy sincera incluso con eso con la gente. En este momento, por ejemplo, tengo tres kilos de más. Y no me hago problema, el tema es tener 10. La vida no es lineal, uno aumenta y baja de acuerdo a situaciones de estrés y ansiedad y a lo que te suceda. Si bien me cuido y hago todo lo que les enseño a mis pacientes, tengo momentos en los que llego a casa y no tengo ganas de seguir esos lineamientos. Lo que trato es de tener el tope de control. El cuerpo es inteligente, y escucharlo ayuda a volver al eje. No te sentís igual después de comerte una pizza que de comer algo saludable. Te cambia el humor, la energía. Tengo esos momentos en los que no me puedo cuidar lo suficiente porque estoy a mil y no puedo planificar tanto, como ahora, pero no me obsesiono. Además, cada uno tiene su propio cuerpo, y hay que tratar de buscar la mejor versión propia, con un objetivo alcanzable. No es “me quiero parecer a Luisana” (ríe). 

Noticias: ¿Qué fue primero, la actriz o la nutricionista?
Lopilato: La actriz. Hice el CBC para Bioquímica, pero al terminarlo me di cuenta de que no quería trabajar de eso y que lo que me había gustado en realidad era la química de los alimentos. Al mismo tiempo, desde chica hice cursos de teatro. Pero iba a los castings y aunque de cinco quedaba en tres, sentía que era una pérdida de tiempo hacer colas, y tampoco me gustaba que me faltaran el respeto y tener que agachar la cabeza. A veces en las producciones hay eso de que si no te callás, no podés pertenecer, y yo contesto y choco. De los tres hermanos siempre fui la que tuve la personalidad más al frente y peleadora. Pero nunca dejé de estudiar teatro, incluso hice clown y acrobacia, porque creo que aunque haya carisma, hay que potenciarlo. Muchas veces me preguntan si me ayudó ser Lopilato, y puede ser en algún punto, pero si no demostrás que lo que hacés es bueno, no sirve de nada tener un apellido conocido. Es más, a mí durante mucho tiempo me pesó. Hoy ya no, porque forjé mi propio camino, pero durante mucho tiempo fui “la hermana de Luisana”, ¡y después hasta fui “la cuñada de Michael Bublé”! Me hacía su gracia, pero llega un momento en el que pensás en todo lo que hacés e hiciste y querés desligarte. Por suerte hoy voy a programas y ya no me preguntan por mi familia. 

Noticias: Pero le costó. 
Lopilato: Un montón, no me voy a hacer la canchera con eso. Por suerte hoy somos todos conocidos, incluso nos conocen como “los Lopis”, y nos piden mucho hacer algo juntos. Nos divierte, aunque Luisana vive lejos y es difícil. No es algo que descartemos, a la tele y a la gente le gusta esto de la familia, ver nuestros códigos e intimidad, porque somos como nos mostramos. Tenemos mucho de los Argento en la vida real (ríe). 

Noticias: ¿Y considera seguir haciendo algo de actuación a futuro?
Lopilato: Es una de las cosas que me gustaría para el año que viene. Me propusieron hacer un tercer libro, pero voy a tomármelo con más calma. Ahora estoy con un proyecto encaminado para un programa por Internet, un magazine en el que voy a poner mi cuota de humor además de ser nutricionista. Me preguntan seguido si disfruto más la nutrición o ser actriz, pero cuando voy a la tele a hablar de alimentación, un poco estoy siendo actriz. Es como unir ambos mundos. 

Noticias: ¿Qué hubo en esa familia que los hizo a todos tan histriónicos?
Lopilato: A mi papá le gustaba mucho la actuación, es un personaje. Lo cargamos con que se parece al marido de Adriana Aguirre porque le encanta agarrar el micrófono y es el alma de las fiestas. A la vez, somos una familia unida que conserva los valores, y que cuando puede come junta. Hay estudios que hablan de esa importancia, de que incluso hay menos incidencia de alcoholismo y drogas cuando las familias comen juntas. Nosotros siempre lo hicimos, y recuperar esos condimentos familiares suma.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario