POLíTICA | 28-10-2019 01:40

Rodríguez Larreta, el único que le dio una alegría a Cambiemos

Mientras Macri y Vidal perdieron ante los candidatos del Frente de Todos, el jefe de Gobierno porteño fue reelecto con más del 50% de los votos.

Horacio Rodríguez Larreta festejó. En la semana Diego Santilli aseguraba que irían a ballotage. Pero el temor se depejó a mitad de la tarde. El boca de urna le daba al jefe porteño por arriba del 50%. Su círculo íntimo lo confirmaba apenas pasadas las 20 horas, cuando el recuento ya había avanzado.

Los funcionarios de la Ciudad de Buenos Aires estaban tranquilos. Los puesto de trabajo asegurados tras la confirmación de que no serían desplazados para hacerles lugar a los que migraran de la provincia y la nacional. La pelea debía ser por la pelea de las intendencias del conurbano, La Plata y Mar del Plata. María Eugenia Vidal se jugó allí su territorialidad.

La gobernadora bonaerense festejó la elección de Guillermo Montenegro (Mar del Plata), de Néstor Grindetti (Lanús), de Julio Garro (La Plata) y de Diego Valenzuela (Tres de Febrero). Al cierre de esta edición Nicolás Ducote peleaba voto a voto en Pilar. Esos bastiones serán su base para pensar en una vuelta en dos años. Y, tras entregar el mandato, la gobernadora lanzará una fundación para construir un espacio de pensamiento propio: ya piensa en el 2021.

Con Horacio y Lilita Carrió, a quienes agradeció especialmente en su discurso post derrota, Vidal imagina una conducción colegiada de lo que quede de Juntos por el Cambiemos. Pero habrá que ver cuánto está dispuesto a ceder en poder el gran triunfador de la noche, Larreta.

Héctor “Toty” Flores, diputado nacional por Cambiemos, hacía esa lectura desde el bunker de Juntos por el Cambio. El presidente Mauricio Macri se relanzó como líder de la oposición. Pero el verdadero triunfador de la noche es Larreta, primer jefe porteño electo en primera vuelta, un reconocimiento de los porteños a su gestión y virtud de, entre otras cosas, haber acercado a Martín Lousteau, a quien el radicalismo tiene como eventual líder jóven. Y  quien los rupturistas como Federico Storani y Ricardo Alfonsín lo quieren como abanderado para un nuevo armado. Pero el ahora senador prometió seguir en el espacio.

Quienes conocen las internas de la política porteña aseguran que Larreta hasta habría terciado en el armado de la fórmula opositora, Matías Lammens y Gisela Marziota, excluída de los festejos en el bunker del Frente de Todos, a pesar del digno resultado que obtuvieron. Y confían que el Jefe de Gobierno porteño tendrá una relación menos conflictiva con el Presidente electo, Alberto Fernández, que la que supieron tener Cristina Kirchner y Macri.

Funcionarios albertistas festejaban la victoria de Larreta (molestos con el ex presidente de San Lorenzo). Y funcionarios del larretismo no esconden los canales ya abiertos con la nueva gestión nacional: el viernes se cruzaban en el festejo de cumpleaños de un empresario que abre puentes para los dos bandos.

El optimismo de Macri plasmado en su discurso, entienden, tiene que ver con el haberse sacado un peso de encima: La primera dama, Juliana Awada, sembró esa idea, cuentan. Vidal en el cierre de su campaña en Vicente López ya mostró lo que será su armado propio. Y Larreta, sin traicionar al Presidente, se valida con el voto porteño como el heredero en el manejo del Pro.

 

Foto: Juan Ferrari.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Maximiliano Sardi

Maximiliano Sardi

Editor de Internacionales.

Comentarios