Costumbres / 3 de Febrero de 2012

Del amor prohibido a la tragedia

Romances turbulentos de la historia argentina

Por

¿Cómo se conocieron Camila (foto) y el padre Gutiérrez? Existen varias versiones y no se sabe con certeza cuál es la verdadera. Entre las posibles, hay tres: por la asidua concurrencia de la familia a la iglesia, por la amistad que habría unido al hermano seminarista de Camila con Uladislao o porque ella participaba en el coro del Socorro.

Con muy poco equipaje y dinero, pero aferrado tres valiosas cartas de presentación, el novato sacerdote tucumano Uladislao Gutiérrez (22 años) arribó a Buenos Aires a comienzos de 1846. Lo primero que hizo fue entregar la correspondencia. Los destinatarios eran hombres muy poderosos en la ciudad: el Brigadier General y gobernador Juan Manuel de Rosas, al deán de la Catedral don Felipe de Elortondo y el potentado Juan Benito Sosa, comprovinciano de Uladislao. ¿Por qué el sacerdote tenía tan buenas recomendaciones? Porque era sobrino de Celedonio Gutiérrez, gobernador de Tucumán, federal y rosista.

Vea esta nota completa en la edición impresa de la revista NOTICIAS.

 

10 comentarios de “Del amor prohibido a la tragedia”

  1. La hipocresia de toda una sociedad, no solo del poder político y eclesiástico. Y la hipocresía aun persiste en esta historia y como costumbre humana de echarle la culpa a un visible gobernante y no a un padre de familia, a una institución corrupta o a pseudo y mediocres próceres como Sarmiento, que ateo y completamente amoral, se preocupaba por la Iglesia Católica y la moral cristiana que no existía, según él, en Buenos Aires. Que hubiera hecho el mismo Padre de la Educación Nacional, de haber sucedido esto durante su presidencia si pensaba que ” [h]a llegado a tal extremo la horrible corrupción de las costumbres bajo la tiranía
    espantosa del ´Calígula del Plata´ que los impíos y sacrílegos sacerdotes de Buenos
    Aires huyen con las niñas de la mejor sociedad sin que el infame sátrapa adopte medida
    alguna contra esas monstruosas inmoralidades”

    MUchas gracias y todos mis respetos al Sr Balmaceda

  2. Para ampliar el trabajo del Sr.Balmaceda pongo en conocimiento de los lectores que tengo publicado una investigación sobre Camila y Uladislao en http://www.goyaopina.com.ar. Entrar a la pestaña Colaboradores y buscar por orden alfabético de nombres el mío (Héctor Daniel De Arriba).EL perfil de mi trabajo es cómo el hecho fue tomado ,interpretado y recreado por las disciplinas artísticas( prosa,poesía,cine,pintura,teatro).Pueden dejar comentarios en cada uno de los capítulos.
    Héctor Daniel

  3. MUy buen informe , gracias por enseñarnos un poco más de la historia de mujeres argentinas ( que no fueron ni tan santas ni tan ato……)

  4. El trabajo de Daniel Balmaceda de ajustada veracidad histórica,aquí presentada, es una más de sus innumerables publicaciones . Con datos precisos de los personajes que la integran y de indentidades genealógicas que permite ubicarlos correspondientemente.
    Mucho me enorgullece hallar el nombre de mi Tatarabuelo Coronel Simeón Payba(con el tiempo parte de la familia comenzó a usar la grafía española Paiva)Sus ginetas militares provenían de sus arrojadas acciones en campos de batalla.De su bravura nos habla el hecho de habiendo sido Federal,era antirrosista,y estuvo en Caseros luchando contra Rosas.La gue
    rra de la Triple Alianza también lo cuenta como lider de la zona del Uruguay.Su famila poseía campos en lo que años más tarde sería la localidad de Alvear.Es ésta la razón,Balmaceda,que lo lleva a implementar un campamento militar en dicha contienda.Atte.MS

  5. VI LA PELICULA: HERMOSA, TIERNA, REALISTA…HOY NO SE PUEDE ENTENDER POR QUÉ UN GOBERNANTE TIENE QUE DECIDIR SOBRE LA VIDA PRIVADA DE LAS PERSONAS…EN FIN, TIEMPOS SUPERADOS (TEÓRICAMENTE), GRACIAS A DIOS…

  6. Una verdadera historia de lo que puede el amor, los abusos del poder y la hipocresía de los hombres de la Iglesia que guzgan la conducta de los demás y cometen peores pecados de aquellos quienes son juzgados y condenados como estos dos seres humanos que se amaron de verdad. Hoy, a pesar del tiempo, seguimos igual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *