Friday 19 de July, 2024

RESTAURANTES | 08-03-2024 20:02

El mundo en una barra

Asiaka. Soler 4767, Palermo. 11.2492-8244. Lunes a sábados de 11.30 a 23.30 horas. Domingos cerrado. @asiakapalermo. Precio promedio: $ 17.000.

Cocina ***

Servicio ***

Ambientación ***

 

Palermo está lleno de extranjeros y la barra de Asiaka los congrega. Es el lugar para descansar de las medialunas y los choripanes, y probar algo de nuestra pesca local en formato hand roll (rolls abiertos, hechos en el momento), sushi, poke o simplemente en un plato de cocina de inspiración asiática. Los precios son aceptables, y se puede picar algo y seguir, sin mucha ceremonia. Un concepto muy cosmopolita, bien ejecutado.

La especialidad son los hand Rolls, que están de moda en Buenos Aires (arranca uno y le siguen todos… ¡cómo somos!), y vienen en combos de 4, 6 y 8 unidades. La crocante alga nori envuelve pesca bien fresca -corvina, lenguado, chernia, langostinos, vieiras, ostras, trucha y salmón, entre otros- y opciones vegetarianas con variedad de hongos, algas y vegetales de estación. Cada roll se termina con salsas, fermentos, hierbas frescas o especias que realzan el sabor. 

También hay sashimis y niguiris (el arroz tiene buen punto y está a buena tempatura) y ceviches y tiraditos para pedir a la carta o en versión omakase, es decir, dejando la elección en manos del itamae Daniel Avico. Avico tiene una gran trayectoria en restaurantes de cocina asiática, incluyendo su paso por las cocinas de Pablo Nohara y Edgar Kuda, dos grandes itamaes que dominan el arte de combinar el producto nacional con la técnica y los ingredientes japoneses.

Hay especiales de cocina como el Kare Rice (curry estilo japonés), vieyras gratinadas con parmesano (un manjar de la cocina nikkei –fusión con peruana), y edamame (vainas de soja de las cuales se comen solo los porotos) con salsita picante.  

Tienen una buena selección de sakes, con distintas características y precios variados. Le recomendamos que se deje aconsejar e incursione en la sutileza y la potencia de este “vino de arroz” que puede beberse frío o caliente. 

De día, Asiaka es una gran pecera llena de luz donde sumerjirse y recuperar fuerzas para seguir el día. De noche, la iluminación no es su fuerte, pero las voces de los comensales del mundo y la acción detrás de la barra, lo mantendrán muy entretenido.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Cayetana Vidal Buzzi

Cayetana Vidal Buzzi

Crítica gastronómica.

Comentarios