Wednesday 17 de April, 2024

RESTAURANTES | 04-01-2024 12:41

Revolución en la boca

Ácido. Charlone 999, Chacarita. Lunes a viernes de 20 a 23:30. Sin reservas. @acido_ba. Precio promedio: $ 20.000.

Cocina ****
Servicio **
Ambientación ***

 

Nicolás Tykocki es joven e hizo mucho. Empezó en Aramburu, se fue a Europa, trabajó en España y en Dinamarca, volvió a Argentina, a La Pebeta… y en cada lugar aprendió algo que fue moldeando la idea de lo que quería que fuera su propio restaurante. Cuando llegó la hora de abrirlo lo llamó Ácido, una declaración de amor a ése sabor que, tal como aprendió en sus comienzos genera, en sus palabras, “algo de revolución en la boca”.

La carta es corta, con ocho platos y postres en los que se yuxtaponen sus gustos y los de su equipo con las cocinas del mundo, sin otro dogma que no sea la presencia contundente del sabor. La fórmula funcionó: a tan solo ocho meses de su apertura son uno de los recomendados de Buenos Aires de la prestigiosa Guía Michelin.

Cada uno de los platos de la carta forma, tal como lo define Tykocki, “una playlist de lo que me gusta”, y eso incluye los sabores que lo acompañaron en su vida. El keppe crudo que comía en Sarquis de chico, el pollo frito que comía en la Florida, cerca de Miami, donde vivió durante su adolescencia, las sardinas asadas y el tocinillo del cielo que aprendió a hacer en su paso por España.

También están los aportes de su equipo, como los calamares a la putanesca, picantones y sabrosísimos; el tteok caccio e peppe, una cruza loca de los “ñoquis” de arroz coreanos (teokbokki) con el queso y la pimienta de la tradicional preparación italiana; y el ssam, más que un plato, un ritual coreano en que se envuelven distintos ingredientes en hojas de lechuga. Esta impronta está presente en todos los platos de Ácido, que vienen acompañados de otros platitos más pequeños con ingredientes para combinar con el producto principal.

Para beber hay una buena selección de vinos jóvenes a precios variados, cervezas y vermuts. Los camareros no se caracterizan por la amabilidad ni la flexibilidad, así que pida sin chistar y prepárese para pagar, porque no es barato. El espacio es agradable y relajado, con mesas mesas afuera, perfectas para el veranito. No aceptan reservas y son un éxito así que vaya tempranito o ármese de paciencia.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cayetana Vidal Buzzi

Cayetana Vidal Buzzi

Crítica gastronómica.

Comentarios