Opinión / 16 de octubre de 2014

El camino del Arsat-1

El satélite que ubica a la Argentina en un selecto grupo de países es resultado de años de estudio. Y de un plan de desarrollo.

Por

El Arsat-1 per se es merecedor de festejos. Es el resultado de décadas de desarrollo e investigación de científicos locales que posicionan a la Argentina en un lugar en el que supo estar alguna vez: entre un puñado de países capaces de tener tecnología de punta de calidad, exportable y rentable. Arsat-1 es el resultado de un programa organizado para sustituir la importación de una tecnología que hoy por hoy es esencial para el desarrollo de un país medianamente moderno: las telecomunicaciones.

El Arsat-1 es un satélite de comunicaciones geoestacionario que fue construido por la empresa argentina de tecnología científica INVAP (que esta semana cumplió 38 años de existencia), y que será operado por otra firma nacional, la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (Arsat). Es el primero de los satélites del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, que contempla el desarrollo y fabricación de dos satélites más, el Arsat-2 y el Arsat-3. Básicamente, el nuevo satélite reemplazará a uno alquilado y ofrecerá un amplio rango de servicios de televisión, telefonía e internet a lo largo de toda la Argentina, además de Chile, Uruguay y Paraguay. Las diferencias respecto de la situación previa, son varias.

La primera y más obvia, es que tener un satélite de comunicaciones que cubra el territorio nacional ya no exigirá girar divisas al exterior para pagar alquileres. La segunda ventaja, y según lo afirmado por Matías Bianchi (director de Arsat), es que el satélite made in Argentina dará servicios de mayor calidad. De hecho, el Arsat-1 fue asegurado por una empresa especializada que antes de otorgar la póliza analizó cada aspecto referidos al diseño y a la construcción del satélite. Un trabajo conjunto entre Nación Seguros y la empresa multinacional de industria espacial International Space Brokers dio como resultado que el satélite obtuviera un resguardo patrimonial. Lo que implica que la Argentina no solo se convierte en el octavo país del mundo capaz de fabricar satélites geoestacionarios (el segundo en América, luego de los Estados Unidos), sino que además es marca de calidad garantizada.

La nueva plataforma va a transmitir señales de video y servicios de lo que se llama TDH (esto es, Televisión Directa al Hogar), de internet, datos y telefonía. Y se espera que la llegada abarque a todo el país, incluyendo zonas remotas, empresas de telefonía celular, 2.500 escuelas rurales, y cajeros automáticos ubicados en zonas remotas (traducido: no rentables) a las que no era posible dar cobertura con satélites alquilados.

El nacimiento de Arsat como empresa y como idea estratégica data del año 2006, cuando la empresa alemana Nahuelsat (que por entonces se encargaba de administrar las órbitas) comenzó a tener problemas de sustentabilidad. Si la firma llegaba a cesar en sus funciones, el país corría el riesgo de perder las dos posiciones orbitales geoestacionales que fueron asignadas a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), a la sazón deseadas por Gran Bretaña.

Fue durante la presidencia de Néstor Kirchner que se creó Arsat, bajo la órbita del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios (a cargo actualmente de Julio De Vido), habida cuenta de la experiencia que ya había en el país. Porque la Argentina como fabricante de dispositivos que orbiten el planeta desde el espacio no es una historia nueva: lleva ya un desarrollo exitoso de más de 20 años.

Corría 1990 cuando el cohete Ariane dejaba en órbita espacial al primer objeto argentino, el pequeño Lusat 1, obra de radioaficionados. Seis años más tarde, Víctor-1 era lanzado por un cohete ruso para hacer prognosis del clima. Hasta aquí, ambos eran ensayos, dispositivos para entrar en calor en aquello de lanzarse al espacio. El primer satélite profesional de aplicaciones científicas (nada menos que estudiar la física del sol) fue el SAC-B, lanzado dentro del plan Espacial de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), en 1996. El satélite no pudo desprenderse del lanzador, pero sirvió. Sirvió para mostrar que la tecnología que lo alimentaba era buena, y que INVAP podía construir satélites.

Luego vinieron otros: el SAC-A, en 1998; el SAC-C en el 2000; el Pehuensat-1, en 2001 (construido por alumnos y profesores de la Universidad del Comahue). La Argentina satelital no nació el 30 de agosto del 2014. Solo se consolidó.

 

 

22 comentarios de “El camino del Arsat-1”

  1. Vos tenés un auto nacional o importado, trabajo en la automotriz ford, cuantos automóviles de ford son nacionales, dos la Ranger y el Focus, luego los demás importados de Brasil y México. Ahora porque le decimos que es nacional, porque se esambla en la planta de pacheco, por eso ed nacional, pero… Todos los repuestos de la Ranger y el focus son importadas, no sean ignorantes y crean la necedades que leeb, obvio que arsat tiene componentes importados, como ford o argentina no tienen para hacer los módulos de alarma de las unidades, vienen de Inglaterra e incluso de sudafrica. ¿Entonces la Ranger es de fabricación nacional? Sí, con respuestas importados pero es de fabricación nacional, fabricar algo a partir del todas las partes. Basta de ignorancia y odio.

  2. La verdad del disparate de esta mujer que no tiene la menor idea de nada y habla hasta por los codos para autolagarse … pues para pensar … nada … está en en el siguiente trabajo del DIARIO EL PAÍS de España donde se explica que lo nodal del satélite fue hecho por organismos europeos que están súper desarrollados en la última tecnología y aquí nuestros muy buenos científicos del INVAP los ensamblaron http://elpais.com/elpais/2014/09/26/ciencia/1411754613_663536.html?rel=rosEP

  3. La base de la conae lleva como nombre Teofilo Tabanera, ingeniero que fue un impulsor de la coheteria en la Argentina, asisitio como invitado especial a muchisimos lanzamientos efectuados desde la NASA.
    Una prueba mas que esta actividad no es nueva en nuestro pais

  4. Cortenla con el argumento de que nos es 100% argentino, ningún país produce artículos 100% nacionales, existe la globalización, lo importante es que se diseño y armo aca, de acuerdo a nuestras necesidades, y lo controlamos desde argentina en la Estacion Terrena Venavidez, con científicos y técnicos nuestros, ese es el gran merito. Como dice la nota no es el primero argentino, pero si el primero geoestacionario y de comunicaciones.

  5. 1)) ¿¿¿ CUANTO CUESTA UN SATELITE = AL Q’ LANZAMOS ????

    2)) ¿¿¿ CUANTO NOS COSTO A TODOS LOS ARGENTINOS ESTE SATELITE ???

    ¿¿ SE ENTIENDE NO ?? // ¿¿¿ CUANTO SE ROBARON LOS ‘K’ ???

  6. Tomaron la nota de la TV pública???? Hay por lo menos más de 40 países que tienen satélites similares, y sólo 2 o 3 países tienen la tecnología necesaria para fabricar íntegramente un satélite. Es loable lo hecho por INVAP, que diseñó y armó el satélite incorporando tecnología y trabajo argentino, pero casi todo el instrumental fue licitado y comprado en el exterior. Tampoco es nuestro primer satélite en el espacio, sino el octavo, sí es el primero que lanza este gobierno, los 7 restantes fueron enviados al espacio entre 1990 y el 2001.Y los 8, incluído el Ar-SAT 1, no son industria argentina, pero si son argentinos, la diferencia es sutil pero importante.

    1. La Argentina tiene ademas la base de control del satelite. Si es tan facil licitar y comprar instrumental en el exterior por que no todos los paises arman satelites? Ponete una fabrica de autos total acá en warnes venden instrumental y no necesitas licitar nada

    2. EN NINGÚN PAÍS DEL MUNDO SE FABRICA ALGO 100% NACIONAL. ESO HAY QUE SABERLO, POR ALGO EXISTE LA DIVISIÓN NACIONAL DEL TRABAJO.

      1. Enterate chachito que en la Argentina la INFLACIÓN de más del 40% y la pobreza de más de DOCE MILLONES DE PERSONAS que no les alcanza para comer, es auténticamente 100% naZional y populachera. No te olvides.

    3. Agrego que el Ar-SAT 1 era un proyecto con otros países, en coordinación con tres satélites más que hace años mandó Italia. Por eso el Arsat tenía que estar listo para antes de 2010. Más vale tarde que nunca!!! De todos modos en Misiones, Chaco, Formosa, Tucumán, Salta, etc. sigue habiendo mucha gente analfabeta que muere por desnutrición… para qué carajo quiero un satélite?

    4. Desde un auto de calle y mas aun si hablamos de satélites ,una tecnología de punta,siempre son caseríos materiales importados sea por una ecuación economica o por ser caro su desarrollo.
      Lo importante,y que lo ha logrado INVAP es lograr el llamado “KNOW HOW” o sea como construir y ensamblar los componentes,importados o nacionales, para que un proyecto exitoso.

  7. JAJA COMO LE DUELE EL AGUJERO DEL OJEThE AL CACEROLERO MEDIO CUANDO TIENE QUE MASTICAR UN PLAN DE DESARROLLO EJEMPLAR COMO EL ARSAT-1. SIGAN CHUPANDOLA HASTA EL 2019, POR QUE DESPUÉS DE QUE SCIOLI LES ROMPA EL CULhO EN 2015 SE VIENE CRISTINA 2019

    1. Tu claro talante fascista asusta, nos hacés recordar un pasado amargo que creíamos ya superado. Por lo visto los intransigentes y sectarios como vos todavía pululan por este país. Sos patético.

    1. J Igual que tu celu hecho en tierra del fuego,o tu lcd o cualquier cosa que diga hecho en argentina claro que tiene componentes de afuera,o te pensas q aca hacemos transistores,iodos,pcl,micros,cuanta miopia dioooosssss

      1. Capo, no se pueden hacer “iodos”. El iodo es un elemento químico, y ya está hecho. Lo que sí se puede hacer son los diodos. También se puede leer un poco antes de opinar, salame

    2. MENTIRA!!! Es 100% argentino como dijo Cristina…. ES MAS, LOS PLANOS FUERON DISEÑADOS POR NESTOR KIRCHNER, UN GENIO!

      1. Luis como sabes que fueron disenados por Nestor? Linda pareja una arquitecta egipcia y un cientifico disenador de planos espaciales,jajaja me parece que te fumaste uno y bien grande,jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *