Sociedad / 31 de mayo de 2018

El padre Pepe, durísimo contra el Gobierno: “El FMI es aborto”

El cura villero expuso en Diputados un discurso contra la despenalización del aborto y aseguró que el FMI lo pide. “El aborto es una muerte con receta”.

Por

Un discurso resaltó en la última jornada de exposiciones por el debate sobre el aborto. La alocución del Padre Pepe di Paola, en la Cámara de Diputados, tuvo de todo: criticó fuerte al Gobierno por su acuerdo con el FMI, aseguró que la idea de despenalizar el aborto viene promovida por el organismo financiero, y hasta citó a Eva Perón. “El FMI es aborto y el aborto es el FMI”, dijo el cura villero.

Además del religioso, hoy también dieron su punto de vista el actual ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, y el hombre que ocupó ese cargo durante la presidencia de Néstor Kirchner, Ginés González García. A la hora de los números la votación es una incógnita: según la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito al día de hoy hay 120 votos a favor, 110 en contra, y menos de 30 indecisos. Más allá de las matemáticas, el Padre Pepe dejó en claro la posición de la Iglesia. “¡No necesitamos agregar más muertes! Nuestros barrios necesitan propuestas de vida digna y una sociedad que proteja a los más débiles, no que los descarte como residuos patológicos. Poco sabe el FMI del amor de nuestras mujeres por el hijo que llevan en sus entrañas, incluso en circunstancias duras, difíciles”.

El texto completo
Señores legisladores:

El presidente de la Nación, al inaugurar las sesiones ordinarias sorpresivamente dio luz verde al itinerario legislativo de proyectos de ley que proponen distintos grados de liberación de las prácticas abortivas.
Digo sorpresivamente porque este tema tan importante no fue comunicado a sus votantes en la campaña presidencial y menos aún en las recientes elecciones legislativas de octubre 2017.
Se prefirió ocultar, lo mismo podemos decir de muchos que pertenecen a fuerzas políticas importantes que velaron su opinión.
Nadie, por lo tanto, les otorgó directamente el acuerdo a tamaña decisión que atraviesa lo más preciado que tiene todo ser humano que es la vida. Sin la vida, ni ustedes ni yo estaríamos acá.
Deberíamos recordar la defensa de la vida de tantos argentinos, en particular la de los débiles y sojuzgados, haciendo un homenaje a las mujeres secuestradas en la ESMA y en otros lugares de detención clandestinos, por resistirse a abortar y defender la vida aún en las terribles condiciones que les tocó vivir.
Los curas villeros hemos expuesto nuestro parecer en un documento donde queremos dejar bien en claro que la sociedad genera una suerte de gran hipocresía, donde aparece una clase burguesa que propone el aborto supuestamente en beneficio de los más pobres.
No es la primera vez que se esgrimen propuestas utilizando a los pobres.
Es decir: que el criterio de los poderosos, de los fuertes que deciden sobre los que menos posibilidades tienen, es la lógica dominante. Y esto también se traslada al niño por nacer.
Somos muchos los que trabajamos en el campo popular y no podemos dejar pasar por alto dos hechos que sin duda están íntimamente vinculados y que se ha querido mostrarlos, con campañas mediáticas fuertes, como independientes, inconexos entre sí.
No es inocente que este año se instale el aborto desde la política para acercarse a aquel que lo promueve en todo el mundo: el FMI.
Señores legisladores: a muchos de ustedes los veo preocupados y manifestándose contra el FMI y al mismo tiempo inclinándose a aprobar una de sus mayores exigencias, el aborto. Controlar quién nace y quién no en los países que deben acatar sus normativas. Les ruego no caer en la hipocresía.
Recordemos en este momento al ex Secretario de Defensa de los EE.UU., Robert Mc Namara, responsable de los bombardeos más despiadados en Vietnam. Siendo presidente del Banco Mundial, planteó entre otros puntos, aumentar los caudales de préstamos a los países pobres del Tercer Mundo bajo fuertes condicionamientos y uno de ellos no era nada más ni nada menos que el aborto, a los que agregaba otros suplementos coloniales. Su plan era en todo sentido un monumental atentado contra la vida.

Desde ese momento hasta hoy las campañas siguieron su curso. No podemos dejar de mencionar a John Davison Rockefeller, quien desde su fundación ha apoyado, promovido y financiado las campañas pro aborto en el mundo entero, incluyendo a nuestro país.

Aborto es FMI y FMI es aborto.

En los escritos de su fundación encontramos los mismos argumentos que hoy se utilizan en la Argentina.

Aborto es sinónimo de FMI le guste o no al mundo conservador que no ve con malos ojos que los pobres tengan la menor cantidad de hijos o que no los tengan y también al mundo pseudoprogresista que levanta las banderas de una presunta libertad de las mujeres para disponer de su cuerpo, pero que sabe que este genocidio además es inspirado y promovido por el Fondo Monetario Internacional.

Hablar de aborto ahora es sorprendente ya que en el 2015 se sentó jurisprudencia sobre que hay persona desde la concepción y en el embrión, mientras se aplaudía la valiente decisión también de extender la Asignación Universal al Niño por Nacer. No pueden olvidar esto, señores diputados, es verdad que no se hablaba de FMI.

Señores diputados el presidente de Ecuador, Rafael Correa en el año 2013 amenazó con renunciar a su cargo si prosperaba una propuesta de incluir en el Código Penal la despenalización del aborto. El presidente de Bolivia, Evo Morales expresó: “el aborto es un delito”.
El Comandante Hugo Chávez sobre la despenalización dijo:”En otras partes, aplican el aborto. Califíquenme de conservador, pero no estoy de acuerdo con el aborto para detener un parto. Sencillamente nació el niño ahora hay que darle amor”
Aborto es sinónimo de muerte con receta. ¿Será que muchos legisladores y funcionarios preocupados por el tema social ya se hayan resignado y dejaron de buscar soluciones reales para las mujeres pobres en la dura vida que llevan, en los pequeños niños abandonados o subsumidos por el narcotráfico o la preocupación valiosa de los famosos NI – NI (Jóvenes que Ni estudian, Ni trabajan)?
La receta indica que así serán muchos menos a los que deberían dar respuestas.
Hemos visto hace poco un informe exhaustivo de TV sobre Serbia y el FMI.
Serbia pidió asistencia al FMI en el 2009,quien otorgo créditos Stand By.
Según estadísticas de salud pública de dicho país, anualmente son 23.000 los niños víctimas del aborto.
Cifra anecdótica muy por debajo de las que documenta la Unión Europea que habla de más del triple. Haciendo que Serbia tenga, gracias al FMI un promedio de nacimientos menor que el resto de Europa.
En América Latina resuena el famoso grito de “No Matarás” de monseñor Romero Obispo Mártir de El Salvador cuando exhortaba a los militares a no reprimir a su propio pueblo y con el mismo fervor agregaba: “si sentimos la represión, porque nos mata a jóvenes y gente que ya es grande, lo mismo es quitar la vida en las entrañas de la mujer. También el niño en las entrañas es un hombre que con el aborto es asesinado”.
Los planes del FMI y sus imposiciones terminaron con la vida de Monseñor Romero y muchos niños en nuestra América. Especialmente nuestra América más profunda, la silenciada.
FMI es aborto y hay diputados que quieren lo que ya se da en nuestras Islas Malvinas, usurpadas por el Imperio británico donde se estableció una base de la OTAN y donde el aborto es libre, seguro y gratuito.
A lo largo de 50 años este equipo de sacerdotes de las villas ha sido testigo de muchas propuestas de muerte.
Han muerto catequistas, religiosos y sacerdotes por la dictadura, por el tráfico de armas y drogas, y continúa con la muerte de adolescentes y jóvenes.
¡No necesitamos agregar más muertes! . Nuestros barrios necesitan propuestas de vida digna y una sociedad que proteja a los más débiles, no que los descarte como residuos patológicos.
Poco sabe el FMI del amor de nuestras mujeres por el hijo que llevan en sus entrañas, incluso en circunstancias duras, difíciles.
Concluyo invitando a los señores diputados a seguir el ejemplo de dos grandes mujeres: Madre Teresa y Eva Duarte de Perón, ambas defendían la vida aun en los momentos más difíciles y nunca se apartaron un centímetro de sus convicciones. Siguiendo este camino podemos ser más feminista cuando reivindicamos los derechos de la mujer y cuidamos la vida.
Gracias por su atención.