Política / 8 de Marzo de 2012

Opinión

El legislador burlado

La Real Academia Española se opone a las reglamentaciones antisexistas en la lengua. Las feministas reclaman. ¿Quién tiene razón?

Por

Modas. El plural que diferencia géneros (“todos y todas”) como lo usa la Presidenta, es una práctica cada vez más usual. La RAE se opone.

La Real Academia Española se ha puesto nerviosa. Tal vez por eso el día 4 de marzo pasado el diario El País publica una nota firmada por uno de los académicos –el doctor Ignacio Bosque– aunque dice contar con el beneplácito del resto de los integrantes y de las Academias de otros países, la de Argentina incluida. El motivo: están muy enojados porque organismos gubernamentales españoles, de diferente nivel, han dictado sus propias normas lingüísticas con el objetivo de evitar el “sexismo” en la lengua.

No se trata de algo nuevo sino de algo que podemos comprobar a diario: escuchamos y leemos “todos y todas”, “los beneficiarios/as”, “los alumnos y las alumnas” y hasta grafías alternativas supuestamente no sexistas como “l@s docentes”.

Bosque repudia todas estas recomendaciones porque no han consultado a especialistas en lingüística para redactar estas propuestas o directivas, porque la forma (masculina) “todos” en una frase como “todos deben escribir bien el español” engloba de modo evidente a hombres y mujeres y porque la Real Academia Española es el único órgano que debe y puede decidir qué está bien o mal y cómo se escribe. En efecto, le parece terrible que una guía de normas de redacción de un ministerio de la Generalitat Valenciana explique que “un periodista no debe escribir ‘Los españoles irán a las urnas el próximo domingo’ porque las mujeres pueden sentirse discriminadas sino ‘La población española irá a las urnas el próximo domingo’”. Para Bosque y la RAE, con decir “los españoles” es suficiente; en caso de no sentirse incluidas las mujeres, parece ser su problema, o, tal vez, que no han estudiado gramática en la escuela.

No es este el lugar ni contamos con el espacio suficiente para discutir semántica con Bosque, pero sí podemos decir que piensa que el lenguaje es un simple instrumento de comunicación, que los hablantes pueden elegir de modo indistinto una forma u otra, como entre “perro” y “pichicho”, según la situación y el contexto. Sin embargo, el uso del lenguaje es altamente ideológico, se puede descalificar o valorar, por ejemplo si elijo decir “ese pibe me quiere sacar el puesto” en lugar de expresar “el arquitecto nuevo aspira a tener mi puesto”. En el primer caso es obvio que deslegitimo la actividad de mi adversario.

 

8 comentarios de “El legislador burlado”

  1. “Primero fue el Verbo”… Considero que el grupo social genera modos de comunicarse verbalmente, y la RAE “Limpia, Fija y da Esplendor”. A favor estoy siempre de la RAE, en contra de los demagogos de la Lengua, que pretenden y proclaman una supuesta inclusión, PERO a través del consentimiento del libertinaje en el uso del lenguaje, y proclaman inclusión contra una supuesta discriminación del lenguaje a manos de quien lo utiliza con libertad (de manera correcta), es decir, dentro del marco que establece la RAE; la RAE no inventa nada, los inventos los hace la sociedad y la RAE, LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR a esos inventos. Cuando los desautoriza (a los inventos de la lengua) lo hace con la autoridad de la Razón; pretender lo contrario es ser un vándalo o patotero o del lenguaje, como si el lenguaje fuese una cosa sin importancia. De hecho es tan importante que PRIMERO FUE EL VERBO, luego la Existencia, sin verbo no hay Existencia. Si los patoteros de la lengua manejaran a placer el lenguaje, el Caos social resultaría insoportable (al menos para los que no somos patoteros) ya que sería como permitir a cualquiera la “justicia” por mano propia; opino humildmente que el lenguaje es el tiempo primero, el origen y la esencia del Orden social. Si se permitiera cualquier atrocidad del lenguaje, con el tiempo se formarían quizás, facciones o patotas o tribus que manejarían un cierto cúmulo de lenguaje propio, una identidad linguistica que resultaría muy discriminatoria de otras contribuyendo a la desigualdad social que supuestamente se quiere evitar. La RAE, ordena, para evitar el caos. Si se Mezcla el análisis de la inclusión social con el análisis del lenguaje, encontraremos que la RAE evita desigualdades porque genera y establece un orden, no que las provoca; en cambio, si observamos el lenguaje que utilizan los Medios quizá encontremos allí el germen de la desigualdad proclamada; sin mencionar (pero mencionando) lo desagradables y chapuceros que aparentan ser, la mayoría de los medios gráficos del país que publican sus textos con errores de ortografía y tipográficos, casi todos los días, es una especie de falta de respeto al lector. En fin, la RAE no tiene por qué permitir la grosería linguistica de los hábiles que están en el poder, ni los de nadie; porque la RAE, LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR.

  2. Está en boga la expresión “violencia de género”, pero, en mi opinión, los correcto es decir “violencia de sexo”. Esto del “género” es un invento “progre”, es vocabulario “progre”, ideología o tendencia que todo lo inficiona y corrompe. Hasta el idioma. Los objetos tienen género. El cuchillo, masculino y la cuchara, femenino. Pero no tienen sexo. Las personas sí lo tienen, por eso deberá decirse, cuando ello ocurra, “violencia de sexo” y no “de género”.

  3. Si el “pibe” es un arquitecto y vos sólo un “maestro mayor de obras”, estás frito. El “pibe” te desbanca. Es la ley del más capacitado, o idóneo.

  4. Si a una Presidente, se le ocurre hablar así que lo haga. Pero no tiene por qué imponerlo. No tenemos obligación de ser “un ladrillo más en la pared”, en la infancia, mis maestros me enseñaron que en el genérico “todos”, se incluía a la mujer, y nunca me sentí discriminada por esa estupidez.

  5. Porque no dejan el idioma como está. Flaco favor le hacen “metiendo” por cuenta propia nuevas normas. Todos, comprende a todos. Hombres y mujeres. El invento de esa señora “figuretti” no tiene sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *