Personajes / 1 de febrero de 2016

Fernando “Pino” Solanas: “La gente no cree en el cambio”

Estrenó “El legado estratégico de Juan Perón”. Fracasos y frustraciones. La pasión por la historia y sus grandes amores.

Pino Solanas quiso ser pianista pero terminó tocando las teclas políticas y descubriendo que su don artístico pasaba por la mirada: le basta una vista rápida para saber dónde poner la cámara. Senador hasta 2019, acaba de estrenar “El legado estratégico de Juan Perón”, película con material inédito de las charlas que junto a Octavio Getino tuvieron en 1971 con el líder del movimiento peronista en Puerta de Hierro, y a partir de las que filmaron en forma clandestina dos documentales en la España franquista. “El cine, y sobre todo este tipo de cine testimonial, debe revelar realidades que interesen o que sean poco conocidas”, pregona.
Noticias: ¿Qué revela “El legado…”?
Pino Solanas: Es la síntesis de varias ideas: está mi memoria de mi relación con Perón. También está mi opinión. Desde hace años, me era recurrente esta idea pero no encontraba el marco plástico. Sentía la necesidad de hacer una película que recuperara de la falsificación las ideas esenciales del proyecto estratégico del último Perón, el más maduro, el que llama a la unidad nacional, el que logra el acuerdo económico social con todas las partes y el que convoca a todos los partidos a trabajar unidos para liberarnos del neocolonialismo.
Noticias: En “El legado” se escucha a Perón felicitándolos por el resultado de los documentales. ¿Usted es de los pocos que realmente entendió y defendió su pensamiento?
Solanas: Digo lo de las falsificaciones en cuanto a que en nombre de Perón se gobernó a la Argentina, no me refiero tanto a los estudiosos del peronismo. Menem hace el proyecto de los enemigos históricos de Perón, el de la UCD. Se lo usó para todo. Cuando el PJ se convierte en un instrumento de poder y empieza a tomarle el gusto al poder como territorio de negocios… Lo que no pudo hacer el genocidio de la dictadura, lo logra la corrupción y el olvido. No me hubiera perdonado no hacer esta película que recuperara lo que llamo “el legado estratégico”, con la idea de transmitirlo a una generación que no lo ha conocido.
Noticias: ¿Sigue siendo fundamental que los jóvenes entiendan la figura de Perón?
Solanas: La Argentina de hoy está muy degradada, hay un hondo vaciamiento político cultural; basta ver los discursos y debates de la campaña. Ves el discurso de Perón y lo comparás con los discursos de nuestros dirigentes, esta generación de chicos, que veremos si son buenos o malos gestores, pero tienen una chatura… Y ninguno de los temas grandes de la Argentina se ha tratado.
La expectativa familiar era que siguiera Medicina, la carrera de su padre, médico clínico de Olivos. Pero a Pino le tiraba el teatro, el cine, la filosofía y la música. “Me gustaban tantas cosas que pensaba que estaba loco”. Contra el deseo de sus padres, salido del secundario, decidió dedicarse íntegramente a la música.
Noticias: Reconoce que el Bombardeo del ´55 despertó su conciencia política. ¿Cómo se recuerda hasta entonces?
Solanas: Estudiaba composición y piano.
Noticias: Es profesor de piano, ¿no?
Solanas: No.
Noticias: ¿Pero se ganó la vida como profesor de piano?
Solanas: Me gané la vida… (se ríe) Era malo, era un apasionado de la música pero era más el amor que mis talentos. “Hay golpes tan fuertes en la vida”, decía César Vallejo (se ríe).
Noticias: Abandonar la música fue uno.
Solanas: ¡Tremendo! Porque había elegido la música contra la opinión familiar. La desorientación fue tremenda, la soledad, pero tenía grandes amigos. Tenía la costumbre de tocarles el timbre a las personas que admiraba, el filósofo Carlos Astrada, Scalabrini Ortiz, Piazzolla.
Noticias: ¿Le señalaron sus falencias musicales o se dio cuenta solo?
Solanas: Me metía en los ensayos de las orquestas y de las óperas en el Colón, vivía en el Colón. Una vez llegó un director, un muchacho de 22 años, uno o dos años más grande que yo. Iba a dirigir un concierto extraordinario, “La consagración de la primavera” de (Igor) Stravinski, obra dificilísima porque inaugura la polirritmia. Fui a ver el ensayo y (se ríe) fue demoledor… ¡Este hombre dirigió el ensayo sin la partitura! Lo tenía todo en la cabeza. Y un oído… Me di cuenta de que no era para mí. Por suerte me gustaban otras cosas, me encantaba el cine como síntesis de todas las artes, la poesía, la literatura, la mitología, la música y el arte escénico.
Noticias: Al contrario de la música, ha dicho que en el cine logró casi todo lo que se propuso.
Solanas: No, me propuse ser director de cine y lo logré. Hice 15 o 16 largometrajes pero hay 17 proyectos que no hice porque los escribí y fueron enormes fracasos. No tuve productores, me tuve que producir.
Noticias: ¿y cuánta frustración lleva a partir de su hacer político?
Solanas: (Piensa) Nunca me puse a pensar cuánto… Esto es como una rueda, uno se suma y le agrega algo a esa rueda que viene de atrás. La rueda más original que tuvimos fue el Plan Trienal de Perón. He trabajado con la ilusión de llevar adelante algo muy parecido a eso.
Noticias: Deber ser desgastante repetir lo mismo desde el ´92, cuando se postuló por primera vez.
Solanas: Por supuesto, el que tenga más paciencia, gana en esto.
Noticias: ¿Es sólo paciencia?
Solanas: El que resiste, con paciencia y voluntad.
Noticias: ¿Qué costo tiene resistir?
Solanas: Altísimos, se te pasa la vida.
Noticias: Hablaba de la ilusión de construir la unidad y ha intentando alianzas que se fracturaron.
Solanas: Forma parte de la actividad. Tenés un proyecto de ley y no tenés votos; o decís cosas y la gente no escucha. El Congreso sigue siendo una institución de levantamanos.
Noticias: ¡Qué impotencia e indignación debe generar eso!
Solanas: Por supuesto, por eso no es un menor la capacidad de resistir y perseverar.
Noticias: ¿Qué sintió cuando vio a quienes eran sus aliados, como “Lilita” Carrió y Ernesto Sanz, en el escenario de los triunfadores de noviembre del año pasado?
Solanas: Y… se dividieron los caminos.
Noticias: ¿Estaba en su casa viéndolo por televisión?
Solanas: Sí.
Noticias: ¿Qué le pasó viendo ese festejo desde el living de su casa?
Solanas: (Sonríe). Me pude haber reído, seguramente me reí.
Noticias: ¿Cómo vivió su reciente cumpleaños de 80?
Solanas: No he podido hacer una reflexión seria de esto. Febrero, y después de un cambio de gobierno, es cuando el Senado discute la actividad del año y se suma el estreno de la película, demasiado, no tengo tiempo para el balance.
Noticias: Siendo tan hiperactivo, ¿se da lugar para la reflexión?
Solanas: Tengo mis momentos de reflexión, de hacer diario.
Noticias: ¿Lleva un diario?
Solanas: Sí, no todos los días lo hago. Tengo vocación por la historia, recolectar cosas, cartas, reflexiones personales. Hay momentos a los que hay que volver. Cada idea o proyecto es un cuaderno.
Noticias: Tuvo muchas parejas. ¿Fue un hombre de grandes amores?
Solanas: Me casé a los 19 años. Con mi segunda mujer no porque no existía el divorcio pero fue la madre de mis hijos (Victoria y Juan Diego). Después, con Chunchuna (Villafañe), no hubo casamiento pero estuvimos 7 u 8 años. Nos tocó un momento atroz, habíamos vendido nuestros departamentos y comprado uno que se estaba edificando. Cuando nos mudamos, no lo habíamos llegado a vestir que me tuve que ir del país. Vivir en el exilio sin trabajo un mes equivale a dos o tres años de una vida normal. El desgaste monumental de estar metidos en una casa, con chicos, sin dinero y sin trabajo, sin identidad. Después empecé a dar clases de cine pero ella, pobrecita, salía a la calle en Buenos Aires y le tocaban bocina; allá, nada. Eso terminó en una separación. Después… (piensa) vagabundeé diez o quince años. Con Ángela (la actriz brasileña Ángela Correa), nos casamos en el ´93.
Noticias: Prepara una película sobre las consecuencias del modelo de los agrotóxicos en la Argentina. ¿Sigue con la actividad agropecuaria?
Solanas: No, tengo una chacrita, el campo lo he tenido arrendado y en este momento está como muerto.
Noticias: ¿No tiene actividad agropecuaria?
Solanas: Poca, además hay que dedicarse y no tengo tiempo. Pero en los momentos de distracción los fines de semana hago eso, planté los árboles, es un momento mío, personal, me encanta la naturaleza. No lo puedo ver como unidad productiva porque entonces no descansaría nunca en mi vida.
Noticias: Perón vino a decir en la película lo que quiere decir Pino, y a la inversa.
Solanas: Estas cosas las aprendí de él. Esta Argentina es cincuenta veces peor que la que recibió Perón. Argentina firmó 56 tratados de reciprocidad de inversiones que son tratados de coloniaje, entró en los tribunales del Banco Mundial cuyos fallos son definitivos y obligatorios, el 70 por ciento de las empresas están en manos extranjeras; la Argentina no tiene destino si no corta amarras. O aceptás que sos una colonia o la llama independentista sigue viva. Creo que este pueblo todavía sigue con ese anhelo.
Noticias: El anhelo seguro, hay que ver las posibilidades.
Solanas: Acá hay espectadores agnósticos y estos 20 o 30 años de traiciones y fracasos han generado una cultura de la derrota, la gente no cree en el cambio.
Noticias: El verdadero cambio es muy difícil de materializar, ¿no?
Solanas: Por supuesto, pero los agnósticos terminan diciendo eso y es autodigestivo: arman el paquete y justifican no moverse de la cuevita cómoda y cálida que habitan.

 

Comentarios de “Fernando “Pino” Solanas: “La gente no cree en el cambio””

  1. Fernando “Pino” Solanas: “La gente no cree en el cambio”

    Argentino preocupado: los políticos “que se dicen de la oposición” son de cuarta y vos también Pino. Al país lo dejaron hecho “damier” todos los kirchneristas-peronistas-sciolistas-ytodoslosistasqueseteocurran-.
    Por eso, aunque más no sea una vez en la vida, vos y todos los que han conspirado contra este bendito país, hagan algo para que alguna vez merezcan un mísero busto de homenaje.

    Pino te digo en serio, todos los políticos y lamentablemente debo incluirte, piensan con sus bolsillos y no en función de la gente necesitada. Quisiera verte a vos y a muchos políticos fascinerosos trabajando 10 ó 12 horas por día y cobrando 10 lucas mensuales y rogando con no enfermarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *