Opinión / 4 de abril de 2016

Barón-Osvaldo: El peligro de volver con un violento

Por Mabel Bianco (*) | A raíz del caso de la actriz y el futbolista, las contradicciones de las mujeres que sufren violencia de género. La mirada de los otros.

Reconciliados. Luego de haberlo denunciado, Jimena Barón se amigó con Daniel Osvaldo. ¿Hay riesgos?

La violencia contra las mujeres en el marco de las parejas es lo más frecuente y también lo más complejo de atender y entender. Una pareja como el caso de la actriz Jimena Barón y el futbolista Daniel Osvaldo, vuelve a poner sobre el tapete este tema ya que ella se reconcilió con él pese a las denuncias de maltrato que había hecho. Cuando quienes viven esto son las personas sin notoriedad, lo que ocurre frecuentemente es que una mujer denuncia a su pareja por violencia, se separa, él es obligado a no acercarse al domicilio de ella, pero el hombre insiste en continuar el vínculo. Frente a esto, en general, las mujeres viven sentimientos ambivalentes: entre perdonarlo y restablecer el vínculo o alejarse, desconfiar y protegerse. Esto es comprensible si esta pareja es el padre de hijos en común y es con quien convivió y a quien la ligan lazos afectivos, por eso a la mujer le cuesta alejarse, siente la culpa de no perdonarlo, de lastimarlo o de parecer egoísta porque no lo comprende. Visto de afuera la gente se pregunta: ¿cómo esta mujer no se da cuenta que no tiene que recomponer la pareja? Si ya lo denunció, ¿por qué levanta la denuncia y vuelve a convivir con él? ¿Si se sabe que la va a volver a maltratar por qué vuelve? Todas esas preguntas que los de “afuera” nos hacemos, no tienen lugar para esa mujer porque ella vive desde los sentimientos y la ¨supuesta ¨objetividad de los otros -que no siempre es así- no puede transferirse a ella. Se la debe comprender, no juzgarla, sino ayudarla a que no restablezca el vínculo, si puede, y si no puede, acompañarla para que no la lastime más ni física ni psíquicamente y que tampoco ella se juzgue y flagele si vuelve la violencia. Esto no es algo fácil de aceptar para quienes acompañan a estas mujeres ni tampoco para sus hijos que tienen la ambivalencia de saber que el papá lastima a la mamá pero que ellos lo quieren y además quieren volver a su casa, a sus amigos y a su entorno perdido cuando la mamá se fue.

La película “Refugiado” muestra esto y ayuda a entender lo que no es lógico ni racional, sino afectivo y por tanto no encuadra en la visión lógica. Si nos referimos específicamente a Jimena Barón y a Daniel Osvaldo es más complejo porque: en primer lugar, son dos “famosos” donde la repercusión de los actos de la pareja adquiere otra dimensión. La necesidad de estar presentes en los medios no es un dato menor ya que actrices y futbolistas necesitan vigencia para ser más valorados, entonces, a estos temas se les da mucha difusión. E incluso como personas acostumbradas a la vida publicitada tienen percepciones distintas sobre qué y cómo trascienden las cosas. Jimena Barón denunció a Daniel Osvaldo por violencia en todos los medios, algo que se difundió ampliamente y que resultó mas efectivo que una denuncia. Poco interesó saber si la concretó. Y si realmente lo denunció, tampoco interesó saber cómo fue el proceso. Ahora, cuando se reconciliaron y volvieron a vivir juntos la violencia no fue el tema central. Y en eso, a diferencia de si fueran personas ignotas, las reacciones de los otros son muchas y más cargadas de afectividad según con qué miembro de la pareja se identifique la gente. Esto no quiere decir que ellos no sufran y sientan lo mismo que la gente común, pero si todo se da a la vista de todos, eso tergiversa y cambia conductas y actitudes. Jimena tiene derecho a decir que no la juzguen y también a pedir que no la hagan hablar, pero es más difícil que el público se lo permita como si fuera una mujer común.

Entonces lo importante es llegar con un mensaje claro a quienes les ocurre lo mismo que a Jimena Barón y a Daniel Osvaldo: lo que parece tan claro para el de afuera, no lo es para las mujeres y sus hijos que experimentan violencia. Por eso la reconciliación tiene riesgos y no siempre es permanente pero las mujeres muchas veces no pueden eludirla, ante esto merecen afecto, apoyo y comprensión para poder pasar el trance acompañadas y estar más protegidas si todo sale mal.
(*) Médica, Presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer.

 

9 comentarios de “Barón-Osvaldo: El peligro de volver con un violento”

  1. No siento ninguna compasión por las mujeres que vuelven con un golpeador, poniendo, además en peligro la vida de sus hijos. Si los niños terminan siendo violentados también, ellas son cómplices, no victimas y también merecen ser penalizadas.

  2. Barón-Osvaldo: El peligro de volver con un violento

    La verdad que a las mujeres no las termino de entender. He visto infinidad de casos algunos de personas que he conocido y muchísimos por todos los medios, donde el final es siempre el mismo, o casi, una mujer muerta, atropellada, quemada, etc, etc. Tal vez se debería tomar mucho más en serio estas situaciones y cuando exista una situación de violencia física o psicológica intentar ayudar a esa persona y mostrarle otras salidas, no la que la conduzca al mismo final de todas. Para ello, debe intervenir el Estado fuertemente con campañas de prevención y ayuda y no, dejando abandonada a la víctima a su buena suerte. No hablo específicamente del caso Barón-Osvaldo, porque no lo conozco, pero, si en general. Se puede hacer mucho para lograr salvar vidas, pero todos deben ponerse las pilas y sobre todo, las policías y la justicia, a las cuales considero verdaderamente inoperantes e inútiles para estos casos.

  3. Doña Mabel,defender a una mujer que el esposo estaba estrangulando,primero lloraba y me besaba las manos,se arreglo con el tipo y con el pretexto que el barrio se entero,que se entero,estaban todos en la puerta salieron por los gritos de la hijita,bueno,me insulto en la puerta de mi casa,me amenazo,desaparecio mi perro y aparecio envenenado el Toto,una gata que encontre hambrienta y enferma y traje y cure en mi casa,y otras cosas mas,que dicen las vecinas?no hay que meterse,quizas tengan razon.

  4. Basar una nota sobre algo que no se conoce a fondo como puede ser la personalidad del señor Daniel Osvaldo no me parece correcto,es un supuesto , y si la señorita Baron es la violenta y ejerce la violencia a travez de denuncias supuestas tambien de abusos y demas? ,es perfectamente viable desde este punto de vista porque tampoco conocemos su personalidad a fondo como para decir absolutamente nada.
    Me parece una falta de respeto, y que deja mal parado a un tipo que a lo mejor no es perfecto, y como victima a una tipa que a lo mejor tampoco es perfecta, violentos y violentas hay al por mayor, lo que me extraña de esta nota es quien la realiza es una medica.

    1. A mi tampoco me parece seria la nota. Lo único que se sabe “mediaticamente” y habría que ver la veracidad de las fuentes, es que el futbolista le habría enviado un mensaje de texto insultándola en un contexto en el que se suponía un engaño. El insulto es violencia. El engaño de un lado y del otro, implica mentiras que si se vuelven sistemáticas, dañan, también se podría pensar como violencia. Ahora bien, como dicen más arriba, esta nota no es seria. Los profesionales mencionamos algún caso sin dar nombres, ni datos personales, después de que el paciente transitó muchas veces por nuestros consultorios e hicimos un estudio pormenorizado del caso. Solo para mencionar un ejemplo: muchas veces vemos que la violencia se ejerce en la pareja, de uno y otro lado. Y eso lo podemos saber si profundizamos en el caso particular. La mujer queda en un estado de mayor vulnerabilidad cuando hay violencia física, ya que corre peligro su vida. El hombre puede ser también víctima de violencia psicológica y resolverlo a través de quitarse la vida, como lo investiga el siguiente trabajo http://www.usta.edu.co/otraspaginas/diversitas/doc_pdf/diversitas_10/vol.6no.2/articulo_9.pdf
      HAY QUE VER EL CASO POR CASO. ES UN TEMA DELICADO Y REQUIERE DE UN POSICIONAMIENTO ÉTICO Y NO COMERCIAL

  5. Ella una parda del monton. El un narcisista que se la cree con eso lentes de nabo. Tenia que se jugador de correr la pelota. Y le dan prensa a estos …………. Gerardo: Presidente de la Fundación para el estudio de la pavada humana. Somos ONG, hacemos guita con tu guita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *