Política / 20 de septiembre de 2016

Causa Nisman: el amor de Ercolini, el juez que investigará la muerte del fiscal

Está casado con la vocera del ministro de Justicia de Macri, Germán Garavano. Llamado a Indagatoria de CFK y pelea con Lilita.

Por

Julián Ercolini con su mujer Julia Kenny. Él citó a declarar a Cristina y ella es la vocera del Ministerio de Justicia PRO.
Julián Ercolini con su mujer Julia Kenny. Él citó a declarar a Cristina y ella es la vocera del Ministerio de Justicia PRO.

Por decisión de la Corte Suprema de Justicia, el juez Julián Ercolini será el encargado de investigar la muerte del Fiscal Nisman. Además la semana pasada se convirtió en el segundo juez en llamar a indagatoria a la ex presidenta Cristina Kirchner. Pero la Justicia no siempre le trajo dolores de cabeza y tensiones. Gracias a sus amigos del Poder Judicial conoció a su actual esposa, la consultora Julia Kenny, quien hoy se desempeña como vocera del ministro de Justicia del Gobierno PRO, Germán Garavano. Es un dato desconocido que la defensa de CFK evalúa usar para poner en tela de juicio la imparcialidad del juez.

Julián y Julia se conocieron hace poco más de 20 años a través de una pareja de amigos: la periodista Laura Zommer, fundadora del portal Chequeado.com, y el actual fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Javier De Luca. Kenny fue compañera de facultad de Zommer y De Luca es muy amigo de Ercolini. Así fue como una noche, en salida de amigos, la pareja Zommer-De Luca los presentó. Con el paso del tiempo, el amor se consolidó y tuvieron dos hijos, mientras que los novios que les habían hecho de celestinos se separaron. Incluso el propio Ercolini también dejó de ver a De Luca, con quien comenzó a tener serias diferencias ideológicas luego de que este último se sumara a la agrupación Justicia Legítima. Otra amistad fracturada por la grieta.

Kenny comenzó trabajando como empleada en la Editorial El Derecho que en ese entonces manejaba el actual ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari. Luego se desarrolló como consultora especializada en temas de Justicia y tuvo a clientes como el estudio Julio César Rivera y al Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, donde conoció a Garavano.

A la par, Ercolini hacía carrera en el Poder Judicial, donde desde 1994 ya era secretario en la Cámara Federal. Luego pasó a trabajar en la Oficina Anticorrupción junto al entonces fiscal Manuel Garrido. En ese entonces, en paralelo, Ercolini también trabajaba como docente en la cátedra de Derecho Penal de Esteban Righi, donde conoció a Alberto Fernández. En el 2001 se casó con Kenny. Con la llegada del kirchnerismo, todos estos nombres se reacomodarían. Alberto Fernández fue jefe de Gabinete; Righi, procurador general, y Ercolini pasaría a ser juez a cargo del Juzgado Federal Nº 10. Su pliego se aprobó el 6 de octubre del 2004.

Sobreseimiento K. Uno de los pri-meros expedientes con los que se encontró Ercolini al llegar al juzga-do fue una denuncia por enriqueci-miento ilícito contra el matrimonio Kirchner. Era la primera denuncia en Comodoro Py que contaba cómo habían hecho su fortuna Néstor y Cristina. Ercolini los sobreseyó en marzo del 2005. El abogado del matrimonio Kirchner era Fabián Musso, socio de Esteban Righi en su estudio. En la actualidad investiga la causa Hotesur, también relacionada a la familia presidencial. Otro expediente sensible que tiene Ercolini en su juzgado es la causa Papel Prensa, y el ala más dura del kirchnerismo suele quejarse de que no ha habido mayores avances. En agosto de este año se conoció el peritaje que había mandado a hacer Ercolini para determinar el precio al que había sido vendida la empresa entonces integrada por los diarios Clarín, La Nación y La Razón. Según ese informe, “en ninguno de los casos, sea cual sea el método valuatorio escogido, el precio pactado en el contrato del 2 de noviembre de 1976 se ajustó al valor real de las acciones”. En abril de este año ordenó la detención del ex secretario de transporte, Ricardo Jaime, por la compra de trenes a España y Portugal a precios exorbitantes. Esas formaciones, además, nunca se usaron. En ese mismo mes, también salió sorteado para investigar la muerte del fiscal Alberto Nisman, luego de que el testimonio del ex espía Antonio Stiuso lograra el pase del expediente al fuero federal. La causa le duró poco tiempo. A los dos meses, la Cámara de Casación decidió que vuelva al juzgado de Fabiana Palmaghini. Ahora la Corte Suprema resolvió que la vausa quede en manos de Ercolini.

Lilita. En el Consejo de la Magistratura también tiene su legajo con cuatro investigaciones preliminares, casi todas iniciadas en el 2014 y una de ellas impulsada por la diputada Elisa Carrió. El motivo es la poca actividad que tuvo el juez en el expediente que se inició por una denuncia de Carrió en el que pide que se investigue al matrimonio Kirchner, Julio De Vido y Lázaro Báez como una asociación ilícita. Esta semana Ercolini pidió la indagatoria de CFK en una causa conexa a esa misma que denunció Carrió y es la que inició el gobierno de Mauricio Macri por irregularidades en las licitaciones de obras viales, donde se demostraba que Lázaro Báez no sólo era el mayor beneficiario sino que también tenía privilegios a la hora de cobrar los certificados de obra. Ercolini y los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques afirman que durante el kirchnerismo se ideó una maniobra que consistía en insertar a un amigo presidencial en el negocio de la obra vial, trasladar esa estructura provincial a escala nacional, concentrar la obra pública vial del país en Santa Cruz y direccionar esa obra para que la desarrolle Lázaro Báez.

 

 

Comentarios de “Causa Nisman: el amor de Ercolini, el juez que investigará la muerte del fiscal”

  1. JEJEEJ, YA NO SABEN QUE INVENTAR LOS GORILAS PARA OCULATAR QUE EL FISCAL ERA UN SIMPLE LAD.R.ÓN COR.R.UPTO en manos de la asociación ilíciga de: Stornelli (que quiso quedarse con información del Fiscal); Patcher (espía MOSSAD que supo de la muerte antes que abrieran la puerta del baño); Dir. de INFOBAE (quemó información que le entregó el Fiscal y despistó el allanamiento haciendo que entraran al departamento de a lado); Bullrich, Alonso (que acosaron a Nisman hasta el último minuto), todos deben ser investigados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *