Opinión, Política, Sitios Externos / 17 de diciembre de 2016

Caso Sala: Milagro, pero de veras

Presa o libre, el tema de fondo supera la situación personal de la jefa de la Túpac. Por Edi Zunino.

Por

Milagro Sala en su declaración ante la Justicia.

El kirchnerismo tuvo la virtud original de quitar de las calles y las rutas a los grupos piqueteros, grandes protagonistas de la súper crisis de 2001-2002 junto con la clase media de ahorros incautados. Lo hizo con un plan que, al principio, le otorgó amplio consenso social gracias a que sonaba creativo resolver situaciones de extrema (y en millares de casos repentina) pobreza con trabajo, viviendas y servicios encarados por los propios afectados.
El tiempo, las ambiciones de poder y los descontroles estatales en favor del financiamiento a oscuras de la política convirtieron la supuesta solución en parte central del problema. Los liderazgos sociales mutaron en caudillismos, acaso como subproducto de la concentración del mando a nivel nacional en los K. La democracia horizontal de base fue suplantada por autoritarismos personalistas verticales. La autogestión se volvió autocomplacencia. Los sueños compartidos terminaron en pesadilla.
El polémico encarcelamiento de Milagro Sala y su azarosa liberación son dos puntas del mismo iceberg. Ojalá la Justicia se mueva con independencia y buen tino: es hora de juicios justos. Acabamos de cumplir 33 años corridos de una democracia endeble, de bajísima intensidad y aún menores beneficios para las mayorías.
He ahí el problema de fondo. Un país con un tercio de la población bajo la línea de pobreza debería saber desmezclar a los eventuales malos dirigentes de las ideas auspiciosas. Contar con áreas de “economía social” podría ser de gran ayuda en materia de ingresos populares legítimos y una más amplia política de inclusión, cobijada bajo los techos de mejores casas, mejores escuelas y mejores hospitales que, en teoría (y sólo en teoría) deberían ser mejor cuidados por usuarios activos ya que sus propias manos estuvieron involucradas en el producto.
A nadie se le ocurriría dejar de hacer obras públicas con el aporte profesional y técnico de los empresarios privados por el solo hecho de que existieron Lázaro Báez o José López. Tampoco debería desmerecerse la idea de la “economía social” porque a Milagro o a Hebe se les soltó la cadena. Tanto en uno como en el otro caso, la solución es tan fácil de enunciar como difícil de aplicar: un Estado con mecanismos de control severos y funcionarios probos a tono con la necesaria transparencia en el manejo de los fondos públicos.
La Argentina necesita con urgencia crear y renovar infraestructuras portuarias, camineras, ferroviarias, energéticas, sanitarias…, obras de gran envergadura que sólo los privados pueden realizar. Millones de argentinos necesitan vivir mejor el día a día y son, a la vez, mano de obra calificada (o calificable si se apuesta a ello). ¿Por qué no pensar en que unos y otros, cada cual en su lugar de la cadena, pueden combinar esfuerzos con un Estado que planifique y delegue? Más sencillo suena ponerse del lado de la prisión o del lado de la libertad de Milagro Sala, es cierto. No sería poco definir el asunto, pero congela a la inmensa mayoría en el lugar de espectadores. 

*Jefe de redacción de NOTICIAS.

 

14 comentarios de “Caso Sala: Milagro, pero de veras”

  1. Zunino, que mal me cae este personaje, me parece que le queda grande su papel, una pena por el esfuerzo de la empresa que es muy valioso, pero este tal Edi, es desagradable, confuso y deshonesto ya que no dice realmente lo que piensa, lo camufla en juegos de ideas y palabras incoherente.

  2. Eduardo, te sigo hace años, pero lamentablemente pude ver como te convertiste en un mercenario periodístico…. bajando estrepitosamente al nivel de mauro Viale… Una lástima perder un periodista que antes… tenía criterio y mínima objetividad

  3. Sr. Un pormenorizado comentario que omite comentar el real conflicto de poderes que se nos plantea en Jujuy que empobrece la Democracia que supimos conseguir. Le pregunto ¿abona Ud., la idea de apresar a ciudadanos por la sola decisión caprichosa de un Gobernador? Si no estaría de acuerdo debería plantearlo de lo contrario la palabra democracia en su comentario carecería de sentido.

  4. Mi pregunta para Edi Zunino es como haces para que el estado crezca si cada vez lo hacemos más grande, más deficitario, haciéndose cargo de una estructura de empleos públicos enorme y a eso hay que sumarles los planes, etc, etc.. La unica exigencias que deberíamos exigirles a los gobiernos es que generen políticas empleos estables, fuentes de trabajo, que no roben, que no llenen de familiares y amigos dentro de la administracion pública, etc, etc. Me parece que tus ideas de izquierda te hace equivocar bastante seguido y la pifias a no ver como es la realidad. No hay país en el mundo que resista una política de estado como la que propones. Entendelo vos y todos los troskos como vos que pretende un estado socialista en donde todo es del estado, pero nada es tuyo. Sos cada vez desastroso opinando Edi Zunino. Hace rato que no leo esta revistas por las pelotudeces que publicas y como últimamente justificas los chorreo, la corrupción, etc, etc..

  5. HA LLEGADO EL MOMENTO QUE TODOS RESALTEMOS EL VALOR DEL SENTIDO COMUN, QUE JUNTO AL DE JUSTICIA ES IMPRESCINDIBLE PARA UN MUNDO MEJOR.

  6. Muy mala la nota, emerge de la misma una concepción de sociedad que nada tiene que ver con la idiosincrasia mayoritaria de este país. Describe tres o cuatro nombres que descubre la intencionalidad de no reconocer a los verdaderos saqueadores serial eternos, PRIVADOS, palabrita que les encanta, dentro de esos el actual excelentísimo presidente(Heredero, por su puesto, no le dá el piné para otra cosa).

    1. Así como criticas la concepción de la nota, es perfectamente criticable el lugar que le das al sector privado. Este país tuvo y tiene sus problemas entre otras cosas por este tipo de polarizaciones que planteas, no es un problema el sector privado, como tampoco lo es lo público, el problema es no saber separar, corregir y castigar la corrupción en ambos sectores, lo que nos hace falta como país es dejar de ver esto como un boca river. Viva la república, la división de poderes y muerte a los personalismos, Ni Macri Ni Cristina / Solo Argentina

  7. Muy mala la nota, emerge de la misma una concepción de sociedad que nada tiene que ver con la idiosincrasia mayoritaria de este país. Describe tres o cuatro nombres que descubre la intencionalidad de no reconocer a los verdaderos saqueadores serial eternos, PRIVADOS, palabrita que les encanta, dentro de esos el actual excelentísimo presidente(Heredero, por su puesto, no le dá el piné para otra cosa)

    1. Es notorio que para poder aprehender su pensamiento e ideas necesita de más especio. Este es un ejemplo de lo que puede realizar un periodista lúcido con visión holística de lo que nos pasó y nos está pasando. Una opinión digna de análisis
      ALFREDO

  8. Simplemente Edi, salí de Fantino, donde tenés un protagonismo exelente , pero defender a Chaves y Milagro….hacete un nuevo 6 7 8 y listo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *