Política / 3 de noviembre de 2017

Irurzun, el juez que abrió la puerta para detener a CFK

El presidente de la Cámara Federal fue quien encontró el argumento para las detenciones de Julio De Vido y Amado Boudou. ¿Un precedente peligroso para la ex presidenta?

Por

La reciente detención del ex vicepresidente Amado Boudou y la detención de la semana pasada del ex ministro de Planificación Julio De Vido tienen una coincidencia que alarma al entorno de la ex presidenta Cristina Kirchner. Se trata de una cuestión técnica, pero vital para que tanto los jueces Ariel Lijo, Luis Rodríguez y Claudio Bonadio avanzaran con la prisión preventiva para ex funcionarios K.

En ambos casos se tomó como referencia un fallo de la Sala 2 de la Cámara Federal y en especial el voto del camarista Martín Irurzun, uno de los tantos enemigos de CFK en Comodoro Py, donde establece nuevas pautas sobre los motivos que llevan a decidir una prisión preventiva.

Irurzun avanza un paso más sobre los motivos que llevan a una prisión preventiva, que hasta hoy solo se fundamentaban en el peligro de fuga del imputado o el entorpecimiento de la investigación.  En su fallo sobre la detención de Julio De Vido en la causa conocida como Río Turbio Irurzun afirmó: “resulta especialmente relevante determinar si existen datos reales, concretos y objetivos que permitan razonablemente presumir que los lazos funcionales tejidos al amparo del acuerdo criminal se encuentran aún vigentes y pueden estar siendo utilizados en perjuicio de la investigación penal”. Es decir que todo funcionario que haya ostentado un alto carago jerárquico podría aún hoy conservar cómplices dentro de la estructura del Estado que podrían estar colaborando para entorpecer la causa.

Ese párrafo de la resolución de Irurzun fue citado por el juez Lijo en su pedido de detención a Amado Boudou en la causa por Enriquecimiento y por el juez Bonadio cuando pidió la detención de De Vido en la causa de compras de barcos de Gas. Ambos jueces, no solo encontraron respaldo en la Cámara Federal para sus pedidos de prisión preventiva, también se garantizaron que ante una apelación a la cámara para pedir la excarcelación de los detenidos, el pedido rebotará porque son los mismos camaristas quienes sentaron el precedente.

En esta lógica, Irurzun abrió la puerta para que cualquier juez que tenga la convicción de detener a la ex presidenta Cristina Kirchner puede hacerlo ya que ella ostentó el máximo cargo del poder ejecutivo y también pudo haber “tejido lazos funcionales” que podrían estar vigentes y permitirle entorpecer la investigación. Lo complejo será encontrar los datos reales, concretos y objetivos que permitan justificar esa medida.

Tanto Cristina Kirchner, Amado Boudou, Julio De Vido y el resto de los ex funcionarios detenidos merecen ser juzgados por todos los casos de corrupción por los que fueron denunciados, entre otros por la revista NOTICIAS. Pero sería más sano para la república que eso suceda mientras están en el poder y con todas las garantías de la ley.

 

6 comentarios de “Irurzun, el juez que abrió la puerta para detener a CFK”

  1. Julio , que pasa ¿ estas nervioso ?.
    Te ayudo ,que te puedo, ayudar la interminable lista de horrores y desatinos del ciclo de facto culminado en 1983 le ha sucedido un proceso de características afines en lo atinente a la definición y ejecución de políticas igualmente erráticas e inconducentes cuya continuidad sigue siendo gravosa y nociva para los intereses del país, sumido en una profunda e integral decadencia no sólo económica, sino abarcativa de lo político-institucional, ético-moral, educativo, cultural, jurídico y social. El extravío intelectual y político de los liderazgos recurrentes y sus burocracias, por lo general ineptas, atisban personalidades de una marcada estrechez mental, debilidad moral, egocentrismo e hipocresía de por sí inhabilitantes y que no tienen disculpa en aquellos que integran la mal llamada “clase dirigente”. Remedos de liderazgos y magistraturas de excelencia que conocimos en otros tiempos, incapacitados para recrear el trazo estratégico de una política nacional de corto, mediano y largo plazos, ofician hoy de meros repartidores de dineros en muchos casos sospechados de espurios y de gestores de beneficios, subsidios y otras canonjías con los que conquistan voluntades y simpatías procurando asegurar el próximo resultado electoral, reciclando de este modo una suerte de huida hacia adelante en un quehacer carente de sentido, que no constituye garantía ni destino cierto para casi nadie, excepción hecha de los protagonistas y beneficiarios de un régimen que se extingue víctima de sus propios errores, vicios y excesos. Protagonistas de una nueva y escandalosa frustración, su empinamiento marca el contraste grotesco con dos generaciones de argentinos arrojados a la periferia de un consumismo estéril, un materialismo frustrante, una cultura relajada y decadente, una violencia criminal insólita, un submundo marginal potenciado por el fenómeno narco inimaginable pocos años atrás, una comunidad fracturada entre “derechas e izquierdas”, ricos y pobres, civiles y militares y un hondo y marcado pesimismo, junto con la pérdida de valores esenciales para la vida política, social y productiva y la perspectiva de un futuro incierto y riesgoso; conformando una realidad a la medida del diseño y la necesidad de alguna exótica potencia, que ejercita su imperium y control sobre el país a partir de un ejército de burócratas sin conciencia, enquistados en unos “cotos” cerrados e inabordables llamados “partidos”. El espectáculo tragicómico de la Argentina de este tiempo se corresponde con la alegoría de aquella visión de José Manuel Estrada, en su discurso del 13 de abril 1893: “…Veo bandas rapaces movidas de codicia, la más vil de todas las pasiones, enseñorearse del país, dilapidar sus finanzas, pervertir su administración, chupar su sustancia, comprarlo y venderlo todo, hasta comprarse y venderse unos a otros a la luz del día. Veo más: un pueblo indolente y dormido que abdica de sus derechos, olvida sus tradiciones, sus deberes y su porvenir, lo que debe a la honra de sus progenitores y al bien de la posteridad, a su estirpe, a su familia y a su mismo Dios… Concupiscencia arriba y abajo… eso es la decadencia… eso es la muerte…”. Afortunadamente, muchos ciudadanos que conservan, reivindican y practican el reconocimiento y la gratitud a una patria pródiga y generosa como Argentina, forjados en la cultura del trabajo honesto y el esfuerzo constante como vehículos de la plenitud personal y social han comenzado –en cantidad y calidad– a “darse cuenta”. Revalorizando el acierto de la moraleja en la vieja fábula de Iriarte sobre el oso bailador: “Si el sabio no aprueba, malo… si el necio aplaude, peor”. Juan Manuel Castañeda,

  2. Cabe alguna duda que los poderes del estado estan infectados con personal adicto a la anterior gestion y que pueden obstruir la investigacion de hechos delictivos?

  3. ¿QUE HACER ANTE UN DAGNÓSTICO DE CÁNCER?

    SON TRES LAS DECISIONES QUE SE PUEDEN TOMAR. LA PRIMERA ES NO HACER NADA Y ESPERAR. LA SEGUNDA RALIZAR EL TRATAMIENTO TRADICIONAL PARA EL CÁNCER SUFRIENDO MUTILACIONES Y COMPLICACIONES QUE PROVOCA LA QUIMIOTERAPIA Y QUE EN POCAS OPRUNIDADES TIENEN REULTADOS MEDIANAMENTE POSITIVOS. LA TERCERA Y QUE ES LA ÚNICA QUE SE COMPROBÓ QUE ARROJÓ RESULTADOS POSITIVOS ES EL TRATAMIENTO NATURAL

  4. lo raro es mas bien que no este presa hace rato, una presidente que delega en jueces extranjeros el juicio de un atentado en su propio pais. Ademas de enorme enriquecimieto personal imposible de explicar con su sueldo de presidenta o presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *