Martes 21 de septiembre, 2021

SOCIEDAD | 08-05-2019 15:20

El verdadero rostro de Jesús no es ni parecido al de la iconografía clásica europea

Richard Neave, ex profesor de la Universidad de Manchester, construyó un retrato más probable y lejos del treintañero alto, de rizos rubios y ojos celestes del cine.

Los evangelios no hacen ninguna descripción física de Jesús. Pero lo que es seguro es que no se pareció en nada al de la iconografía clásica europea, exaltada en el cine con la figura de un treintañero alto, de rizos rubios y ojos celestes.

Richard Neave, ex profesor de la Universidad de Manchester, construyó un retrato más probable de Jesús, empleando métodos generalmente utilizados para identificar víctimas de crímenes. Además se basó en estudios de esqueletos de judíos de esa época, cuya altura media era de 1,60 metros y poco más de 50 kilos de peso. Y examinó tres tipos de cráneos semitas hallados en toda Galilea.

(Leer también: María Magdalena no era la prostituta que quisieron hacer creer)

Para esbozar el rostro, Neave utilizó la tomografía computarizada para tomar imágenes con rayos-x de los cráneos, con las que evalúa el espesor del hueso y recrea la piel y los músculos de ciertas áreas de la cara. El resultado es el retrato que se utiliza en el fotomontaje de tapa de esta edición.

(Leer también: Santiago el Justo: ¿el hermano de Jesús?)

También te puede interesar

por R. N.

Galería de imágenes

Comentarios