Sociedad / 5 de diciembre de 2016

Actores panqueques: los K que saltaron al macrismo

Muchos artistas se muestran con el Gobierno y sus funcionarios. Los números: porqué no pueden vivir sin el Estado. La bonanza durante el kirchnerismo.

Por

Echarri con Macri en el 2014, en una reunión del Sagai con el entonces Gobierno porteño.

La recesión afectó a toda la economía, pero en uno de los lados donde más se sintió fue en las artes. “No fue un buen año para el gremio”, dice Osvaldo Santoro, que aparte de ser un exitoso intérprete es el secretario de la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes (Sagai). En todo ese mundo el impacto fue tremendo, sobre todo porque se habían acostumbrado a la bonanza y la sobreinversión durante el gobierno anterior.

La grieta, disimulada entre la malaria económica, sacó algunos trapitos al sol y dejó situaciones insólitas. “Él Árbol”, la productora de Echarri y Seefeld, que había nacido en el 2010, solo resistió cinco meses de presidencia del mejor amigo de uno de los fundadores. “Discutí mucho con Pablo de política”, le dijo el íntimo de Macri a NOTICIAS. Echarri también confesó: “Sería ridículo dejar afuera de los motivos de la separación las diferencias políticas”.

El actor, acérrimo kirchnerista, tuvo algunos mimos con Macri: el Presidente tuiteó su apoyó a la recién estrenada serie “La Leona”, que producía Echarri, quien agradeció públicamente la gentileza. Su antiguo socio Seefeld, ex compañero de jardín de infantes de Macri y “celestino” de la relación entre el Presidente y Juliana Awada, fue clave en ese acercamiento. Además, Echarri fue nombrado padrino del nuevo INCAA. También obtuvo esa distinción Mercedes Morán, otra simpatizante K, que sin embargo se retractó durante una entrevista: “Nunca dije que apoyaba al kirchnerismo”, dijo la actriz para sorpresa de varios. Andrea del Boca, Ana María Picchio y Víctor Laplace, otros artistas de Cristina, presentaron en septiembre el nuevo Plan de Fomento del INCAA junto al ministro de Cultura Pablo Avelluto y al jefe de Gabinete Marcos Peña. Florencia Peña ya confirmó su participación en la nueva tira de Pol-Ka para el prime time de Canal 13. Volteretas.

Números. Es entendible que muchos actores busquen de nuevo cobijo oficial. Es que el kirchnerismo invirtió durante su mandato no menos de 2.500 millones de pesos en este sector –monto más grande que el PBI de las Islas Salomón o el de la República de San Marino–. El área del gobierno que manejaba esto era el Ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido y según ellos, los planes de fomento a esta industria “generaron más de 8.000 puestos de trabajo genuinos y crearon 100 productoras” y para el INCAA fueron contratadas más de 100 mil personas de manera directa o indirecta. La gestión nacional anterior produjo 650 series, incluyendo shows multitudinarios, un repunte de los medios estatales –y otros paraestatales, como el ahora quebrado Grupo 23– y la creación de canales no tradicionales como la página Odeon, “El Netflix argentino”, entre otras cosas. Se triplicaron las películas nacionales estrenadas -en 2002 fueron 48 y en el 2015 150- y se dobló su público: de 3.468.896 en 2002 a 8.091.742 en el 2015. También crecieron los asistentes a películas extranjeras, de 34.905.737 en 2002 a 45.525.928 en 2014. El cine argentino, en ese año, tuvo un gran crecimiento: el 18% del total de las personas que iban al cine miraban trabajos de industrias nacional, registro que quedó sólo un punto abajo del récord histórico, en el 2000.

Un dato no menor: la mayoría de estos trabajos iban hacia actores simpatizantes, con Luis Machín, Alejandro Awada –el hermano de la actual primera dama– y Juan Palomino encabezando el ranking, con once, ocho y siete participaciones respectivamente. “Trabajé con actores K y nunca tuve ningún cuestionamiento. Igual es lógico que se junten entre quienes coinciden en su forma de pensar, es algo casi natural”, le dice a NOTICIAS el actor Oscar Martínez, que tuvo una reconocida posición de enfrentamiento con al gobierno anterior.

El Ejecutivo de CFK también auspició beneficios no tangibles: la ley del actor, que los sitúa como trabajadores en relación de dependencia –algo que hasta entonces era difícil de reglamentar en este negocio–, la ley del intérprete, que permite que los actores cobren por la repetición de sus trabajos en un medio y que es el sustento legal de Sagai, y la ley del doblaje, que obliga a que todas las películas que sean modificadas al idioma español sean hechas por artistas argentinos. La virtual desaparición de este gigantesco y costoso aparato, bajo la idea del recorte general de los gastos del Estado que pregona el macrismo, golpeó duro entre los intérpretes. Pero, como cantaba Enrique Pinti, los gobiernos pasan pero los artistas quedan.

 

 

4 comentarios de “Actores panqueques: los K que saltaron al macrismo”

  1. Por supuesto como siempre Noticias siempre amarillando. Un solo dato Islas Salomon tiene un PBI de U$S 1900 millones, San Marino uno de U$S 900 millones, que por supuesto es mucho mas que 2500 millones de pesos

  2. Es vergonzosa esta nota de Perfil. Tienen que ir a buscar trabajo de administrativos o de remiseros por que cambio el color político en el gobierno?. El Estado no es de Macri, es de todos.

  3. Esta foto tiene mucho tiempo. En esa época, Macri era “jefe de gobierno”.
    Aunque la realidad, sea que muchos son “panqueques” y chupamedias.
    Los ciudadanos queremos la verdad y que devuelvan lo robado, no importa el rango ocupado y del partido político al que pertenezcan o hayan pertenecido.
    Hasta diría, que no me interesa que fueran presos, lo importante es que DEVUELVAN lo que es del PUEBLO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *