Sociedad / 23 de enero de 2018

Experto de la US Navy: “Nadie de Argentina intentó contactarme por el ARA San Juan”

Bruce Rule investigó la desaparición del US Scorpion, un submarino americano desaparecido en similares condiciones. Fue el primero en aventurar qué pasó con el San Juan.

Por

A los 27 años ingresó a la Oficina Naval de Inteligencia de Estados Unidos en el cargo de jefe analista acústico. Retirado desde el 2007 tras 42 años de servicio, publicó 120 artículos y dos libros gratuitos, uno sobre el primer submarino nuclear siniestrado del mundo, el USS Theresher, en 1963, y otro sobre el Scorpion, que derribó las teorías conspirativas sobre el siniestro. Foto de Jeff Cleary

La implosión del Ara San Juan fue más rápida que la salida de Usain Bolt en la final de 100 metros de los últimos Juegos Olímpicos. Así lo aseguró Bruce Rule, el ex jefe de análisis acústico de la Oficinal Naval de Inteligencia de Estados Unidos que elaboró el único informe detallado sobre la desaparición del submarino argentino. Por primera vez, el experto estadounidense detalla sus conclusiones en diálogo con NOTICIAS.

Noticias: ¿Cómo se interesó en el Ara San Juan?
Bruce Rule: Me involucré por dos razones. Primero me di cuenta de que la información publicada por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO por sus siglas en inglés) estableció de forma concluyente que la señal fue producida por el colapso del casco del San Juan a gran profundidad, a las 13:58 GMT del 15 de noviembre del 2017(10:58 hora local).Y la segunda, porque pude determinar que la duración del evento de colapso fue sólo de 40 milisegundos, un cuarto de segundo.

Noticias: ¿Qué implica eso?
Rule: Que el evento fue instantáneo y fatal. Usain Bolt tardó 145 milisegundos en reaccionar al sonido del disparo de largada en la final de los 100 metros lisos de las Olimpiadas del 2016, 3.5 veces más lento de lo que tardó en implosionar el submarino. Sentí que era extremadamente importante proporcionar esa información a amigos y familiares de la tripulación para que supieran que la muerte fue instantánea; nadie experimentó dolor o se ahogó.

Noticias: La última comunicación del San Juan fue a las 8:52 hora local y se dio aviso de un cortocircuito y un principio de incendio ¿Qué sucedió después?
Rule: Poco después del último mensaje se produjo la explosión de las baterías. Hizo que el casco del submarino sonara como una campana gigante pero no llegó a romperlo. Causó un daño enorme dentro del casco y probablemente mató a la mayoría si no a toda la tripulación. Los que no murieron no pudieron controlar el submarino, activar las válvulas para soplar los tanques de lastre ni lanzar las boyas de emergencia ubicadas en la proa y la popa. Mi opinión es que es muy probable que todos hayan muerto instantáneamente.

Noticias: ¿La explosión de las baterías fue detectada por las centrales hidroacústicas?
Rule: En el caso del San Juan, no. En el caso del submarino estadounidense Scorpion, sí se pudo detectar y se calculó el nivel de energía de la explosión de las baterías en aproximadamente 20 kg de TNT. Parece poco, pero eso es mucho si está contenido dentro del casco. Y mató al instante a los 99 miembros de la tripulación.

Noticias: ¿Qué sucedió hasta el momento de la implosión?
Rule: Continuó su descenso fuera de control hasta la profundidad en la que la presión del mar debilitó el casco lo suficiente como para permitir el colapso. Si el casco de presión que protege a la tripulación de la presión externa hubiera colapsado entre los mamparos de alta resistencia (diseñados para dividir la nave en paredes herméticas que establecen los compartimientos), no habría habido inundación secuencial dentro del San Juan. El nivel de energía con la que ingresó el agua pudo haber alcanzado los 900 metros por segundo.

Noticias: ¿Y luego?
Rule: Se hundió verticalmente a una velocidad estimada de 10 a 13 nudos (en promedio 20km/h), siendo su impacto con el fondo no acústicamente detectable a grandes rangos.

Noticias: ¿Cuál fue la profundidad de colapso?
Rule: Colapsó, según mis cálculos, a los 468 metros. La profundidad nominal máxima del San Juan era de 300 metros. El constructor del submarino consideró que la profundidad de colapso sería de 550 metros.

Noticias: ¿Se puede calcular cuándo explotaron las baterías sabiendo la profundidad y la hora de la implosión?
Rule: Estoy trabajando para saber en qué momento, después de la última transmisión, explotaron las baterías. El Scorpion tardó 21.8 minutos desde los 120 metros, donde se registró la primera explosión, hasta los 466 metros de la implosión. El problema es que no tenemos idea de la condición del San Juan tras la explosión interna. Una buena conjetura sería de unos 25 minutos desde los 40 metros, profundidad de navegación, hasta la profundidad del colapso.

Noticias: Usted menciona, en su libro La Muerte de un Submarino en el Atlántico Norte, que hubo teorías conspirativas indicando que el submarino Scorpion fue hundido por un torpedo ¿En el caso del Ara San Juan sucede lo mismo?
Rule: No hay, repito no hay, evidencia acústica para apoyar la salvaje e irresponsable conjetura de que el San Juan se perdió debido a un ataque.

Noticias: ¿Y la energía liberada?
Rule: El valor de la energía liberada derivado del análisis de los datos del CTBTO publicados en internet muestra que superó los 5.000 kg de TNT, exactamente equivalente a 5.216 kg de TNT. Eso es mayor al poder explosivo total de las cargas de torpedo de la mayoría de los submarinos. Esta energía no puede haber sido producida por ninguna fuente a bordo del San Juan, ni siquiera si hubieran estallado todos los torpedos juntos, que según se informa, el submarino no estaba llevando. NOTICIAS debe refutar a los teóricos de la conspiración.

Noticias: NOTICIAS busca la verdad, esa es la razón por la que lo contactamos.
Rule: Parece que tanto el Scorpion como el San Juan se perdieron por la misma razón: el gas hidrógeno emitido por las baterías explotó instantáneamente, asesinando o incapacitando a la tripulación. Posteriormente no hubo nadie a bordo que pudiera evitar que el submarino descendiera sin control hasta el punto de colapso.

Noticias: La Armada Argentina confirmó el ingreso de agua de mar al tanque de baterías del Ara San Juan.
Rule: Sí, había reportado inundaciones en el tanque de la batería, lo que redujo la energía de la batería disponible para la operación de sumergida que, según indicó el submarino en su última comunicación, comenzaría en breve. Cuando las baterías están muy cargadas eléctricamente, producen hidrógeno gaseoso que puede explotar si hay una chispa presente y el nivel de gas alcanza el cuatro por ciento de la atmósfera.

Noticias: ¿Es la única hipótesis?
Rule: Una posibilidad menos probable pero igualmente mortal es que las baterías hayan generado gas venenoso de cloro. Independientemente de qué evento ocurrió, la tripulación no pudo evitar que el San Juan se dirigiera al colapso.

Noticias: ¿Se comunicó con usted la Armada Argentina?
Rule: No he tenido comunicación con ninguna persona o actividad argentina directamente asociada al San Juan ni nadie de la Armada Argentina.

Noticias: ¿Y del gobierno?
Rule: Tampoco. Nadie del gobierno intentó contactarme.

Noticias: ¿Continúa trabajando para la Oficina Naval de Inteligencia de Estados Unidos?
Rule: No he tenido contacto con la Oficina de Inteligencia Naval de los EE. UU. (ONI, por sus siglas en ingles) sobre el San Juan o cualquier otro tema desde marzo del 2007, cuando me retiré. Resultaba agotador los 2.000km entre ida y vuelta desde Louisville, Kentucky, a Washington DC.

Noticias: ¿Estuvo la Oficina de Inteligencia Naval de los EE.UU relacionada con su reporte?
Rule: ONI no participó de ninguna manera en mi evaluación del evento del San Juan. No tengo idea si querían que publicara mi análisis.

Noticias: ¿Cree que la Armada debería contactarlo?
Rule: Lo que la Armada Argentina debe o no debe hacer con mi evaluación es su decisión. No ofrezco ningún consejo sobre ese tema.

Noticias: ¿Encontrarán alguna vez al submarino?
Rule: No puedo conjeturar los motivos por los cuales los restos del San Juan no se han encontrado ni puedo conjeturar si alguna vez se encontrarán. Como se indicó anteriormente, mi evaluación se basa en las características informadas de la señal acústica.

Noticias: Pero se encontraron restos del Scorpion, cuando la explosión fue mayor.
Rule: En este caso la ubicación no es lo suficientemente precisa. El naufragio debería estar en varias piezas y, si es muy profundo no proporcionaría un “objeto” lo suficientemente grande para identificarlo claramente. En el Scorpion se tenía una ubicación mucho más precisa que la del San Juan, estaba dentro de unas dos millas náuticas, y aún así tardaron hasta el 28 de octubre de 1968, si mal no recuerdo.

Noticias: ¿Por qué?
Rule: Para el Scorpion, las detecciones fueron hechas por un sensor al este y dos al oeste. En el caso del San Juan, había un sensor al norte-noreste y uno casi directamente al este. Si hubiera existido un sistema de detección hacia el oeste, cerca de Argentina, la posición habría sido mucho más exacta.

Noticias: En el caso del informe que elaboró sobre el submarino estadounidense Thresher, indica que fue fundamental el refinado análisis hecho sobre las detecciones acústicas originales ¿Se podría hacer lo mismo con el San Juan?
Rule: No habría cambios en mis conclusiones básicas, y es muy poco probable que la posición registrada de la implosión cambie por cualquier análisis adicional, pero sí, se requeriría el acceso a la medición del pulso burbuja de la CTBTO para un informe final y completo del desastre del San Juan.

Noticias: ¿Qué es el pulso burbuja?
Rule: Es la contracción y expansión del vacío creado en el agua por la fuerza del colapso. El número de veces que la burbuja se expande y contrae en un segundo se puede utilizar para determinar la profundidad del colapso y el tamaño de la energía liberada asociada a los kilogramos de TNT. Necesito la frecuencia de pulso burbuja, que no puedo obtener, para calcular el número final de profundidad de colapso del San Juan.

Noticias: ¿Podría Argentina pedir los registros completos?
Rule: El CTBTO sólo puede liberar los datos acústicos del pulso burbuja del San Juan a los países miembros de la Unión Europea que apoyan financieramente al organismo. Desconozco cómo podría solicitarlos el gobierno argentino.

Noticias: ¿Le gustaría colaborar con el gobierno para realizar un análisis refinado si le proveen más información?
Rule: Si la CTBTO proporcionara al gobierno argentino la frecuencia completa y el gobierno pudiera obtener el volumen exacto de presión que sufrió el casco de presión del San Juan, estaría dispuesto a proporcionar un cálculo en profundidad.

 

Agradecimiento a Gabriel Porfilio del portal Infodefensa.com

 

6 comentarios de “Experto de la US Navy: “Nadie de Argentina intentó contactarme por el ARA San Juan””

  1. John Craver desarrollo el plan para encontrar el submarino SCORPIO en 1968 y lo encontraron con la sabiduria de los grupos.APLICANDO EL TEOREMA DE BAYES.LES PASO UN LINK .Espero que le sea de utilidad. Les paso el fragmneto del libro cien mejor que uno James Surowieck que relata este hecho
    comienzo de esta introducción se ofrecía el ejemplo de un grupo dedicado a un problema sencillo: estimar el peso de un buey. Terminaremos con el ejemplo de un grupo que resolvió un problema de increíble complejidad: la localización de un submarino perdido. En uno y otro caso las diferencias son inmensas, pero el principio básico es el mismo. En mayo de 1968, el submarino estadounidense Scorpio desapareció, al término de una misión en aguas del Atlántico Norte, mientras regresaba a Newport News. La Armada conocía la última posición transmitida, pero no tenía ni la menor idea de lo que podía haberle sucedido al Scorpio, y sólo una vaga noción de la distancia que podía haber recorrido después del último contacto por radio. En consecuencia, la búsqueda de la nave se planteaba dentro de un círculo de veinte millas de radio y miles de metros de profundidad. Se hace difícil concebir una tarea más imposible. La única solución imaginable, pensaría uno, sería llamar a los tres o cuatro expertos más destacados en materia de submarinos y corrientes oceánicas, preguntarles dónde les parecía que pudiera hallarse el Scorpio y buscar allí. Pero como han contado Sherry Sontag y Christopher Drew en su libro Blind Man’s Bluf (El farol del ciego), un oficial de la Marina llamado John Craven sugirió un plan diferente. Ante todo, Craven proyectó una serie de supuestos o escenarios, es decir, explicaciones alternativas de lo que pudo ocurrirle al Scorpio. Luego reunió a un equipo de individuos que representaban una gama de conocimientos muy amplia, desde matemáticos e ingenieros navales hasta especialistas en salvamento. En lugar de pedirles que deliberaran entre ellos para alcanzar una solución, les pidió individualmente sus estimaciones acerca de la verosimilitud de cada uno de los escenarios. Para estimular el interés, presentó la cuestión como una apuesta, con botellas de Chivas Regal de por medio. De manera que los hombres de Craven apostaron a ver quién acertaba las causas de la emergencia, la velocidad que llevaría el sumergible en el momento de tocar fondo, la pendiente del descenso y así sucesivamente. Obviamente, ninguna de estas informaciones aisladas era susceptible de indicarle a Craven dónde estaba el Scorpio. Pero Craven tenía fe en que al reunir todas las respuestas y construir a manera de mosaico, como si dijéramos, la imagen de la muerte del Scorpio, se alcanzaría una idea bastante exacta de su situación. Y eso fue precisamente lo que hizo. Reunió todas las hipótesis y aplicó una fórmula llamada el teorema de Bayes para estimar las coordenadas finales del Scorpio (el teorema de Bayes es un procedimiento para calcular cómo las informaciones nuevas acerca de un acontecimiento modifican las expectativas presentes acerca de la probabilidad de tal acontecimiento). Lo que le condujo a lo que podríamos llamar la estimación colectiva del grupo en cuanto a la posición del submarino. El resultado obtenido por Craven no coincidió con ningún lugar que hubiera señalado ningún miembro individual del grupo. Es decir, ninguno de estos miembros del grupo tenía una imagen mental coincidente con la que construyó Craven a partir de las informaciones reunidas de todos ellos. La estimación final fue un juicio auténticamente colectivo, hecho por el grupo en conjunto, y cosa diferente en todo caso de las opiniones individuales de sus elementos más inteligentes. Cinco meses después de su desaparición, el Scorpio fue descubierto por una unidad de la Armada a doscientos metros del lugar donde el grupo de Craven dijo que estaría. Lo asombroso de este caso es que el grupo prácticamente no tenía nada en qué fundarse, salvo unos pocos datos fragmentados. Nadie sabía por qué se había hundido el submarino, ni qué velocidad llevaba ni con qué rapidez cayó al fondo. Y aunque ninguna persona del grupo conocía estos detalles, el grupo en su conjunto los conocía todos-

  2. EL TEMA DEL ARA SAN JUAN,,LA PISTA DE LA TRAGEDIA PUEDE ESTAR ENTRE LOS FAMILIARES DE LOS TRIPULANTES,en algún mometo habrán escuchado decir por los mismos,EL ESTADO DE LA NAVE,LA MISIÓN SECRETA A QUE LO MANDARON ,u otra información
    relacionada con el viaje al desastre-.

    1. Deja de fantasear con mision secreta.este submarino era una cagada y mision secreta es ver que pesquero estaba jodiendo dentro del area de exclusion.

  3. Buscar una supuesta eminencia para tapar un ataque es lo que hace la prensa amarillista . Y si lo atacaron a quienes van a ir a buscar a margaret?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *