Menú
Política / 12 de junio de 2019

“Cristinamente” y “Mentirosamente”, los libros que se cuelgan del éxito de CFK

Por

A pocos semanas de la publicación de “Sinceramente”, el libro de  Cristina Kirchner que revolucionó las librerias a fines de abril, un ejemplar similar, pero de tapa roja, se exhibe para confusión de los clientes. Se titula “Cristinamente”, en la misma tipografía cursiva que usa la ex presidenta, pero lleva un subtítulo irónico: “Fernández-Ferández. Seré presidenta y vice”.

“Cristinamente” (Catarsis) fue escrito en un mes por Carlos Reymundo Roberts, del diario La Nación, para ofrecer una supuesta verdad que Cristina no escribió. “La idea surgió de la editorial, al ver el fenómeno de Sinceramente en la Feria del Libro, decidieron hacer un ‘contra libro'”, contó el periodista.

Tiene dos prólogos: uno escrito imaginariamente por CFK y el otro, por el autor. “En estas conversaciones con Roberts, al que convoqué para que vean que respeto la libertad de prensa y estoy abierta incluso a representantes del peor gorilaje, me van a ver sin maquillaje. Por momentos puedo parecer demasiado vehemente, brutal, despiadada. No lo parezco. Lo soy. No permití que me editaran, me corrigieran, me suavizaran, me adecentaran”, dice el personaje creado por Roberts.

Otro inspirado en el best seller de CFK es el diputado bonaerense de Cambiemos Daniel Ivoskus, autor de “Mentirosamente”, que también repite la tipografía de la ex presidenta. El libro aborda un tema que atraviesa la política y el periodismo actual: “¿Cómo descubrir y combatir las fakenews?”.

“Las ahora llamadas fake news transforman mentras absolutas en verdades relativas. Son cuchillos que van socavando la credibilidad y que potencian las consecuencias de las campañas ‘sucias'”, sostiene Ivoskus, quien también es presidente de la Cumbre de Comunicación Política.

El dirigente del PRO terminó de escribir “Mentirosamente” el 7 de junio pasado y lo envió rápidamente a imprimir para compartir estante en las librerías con el libro más buscado del año. Y subirse a la ola del éxito.