ON DEMAND | 20-02-2019 13:18

Sex Education: la empatía conmoveodra

Los personajes son creíbles, el sexo supera el estadio de única obsesión entre ellos, apuesta por una enorme ternura y no elude los problemas que el tema presenta.

**** La relación adolescentes-sexo en la pantalla suele tener pocas variantes, apenas por encima del aspecto “Porky's” del asunto. “Sex Education” no es una serie sobre cómo unos adolescentes generan, a partir de la fortuita circunstancia de que uno de ellos es hijo de una sexóloga, una “consulta virtual” por dinero, sino de cómo salir de la “picardía” idiota que suele asociarse al tema.

Y lo logra porque los personajes son creíbles, porque el sexo supera el estadio de única obsesión entre ellos, porque apuesta por una enorme ternura y por no eludir los problemas que el tema presenta. Eso y una puesta en escena precisa que permite sacarle el jugo a cada una de las situaciones.

(Leer también: Alessandra Rampolla: consejos de seducción en tiempos de feminismo)

El otro tema importante de la serie, y lo que la hace recomendable, es que no trata la adolescencia como algo horrible o romantizado, sino como una etapa que todos pasamos y de la que, a veces, no terminamos de salir. Allí es donde la empatía que genera el asunto se multiplica y transforma la visión en algo conmovedor donde el chiste fácil queda rápidamente desubicado.

(EE.UU., 2018) Comedia. Creada por Laure Nunn. Con Asa Butterfield. Netflix.

por Leonardo D’Espósito

Galería de imágenes

Comentarios